Lección 12 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO - El sábado enseñaré...

Texto clave: Génesis 3:7-21

Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

  1. Saber: La creación y el plan de salvación
    1. ¿De qué manera tu creencia acerca de la creación o la evolución impacta en la doctrina de la salvación?
    2. ¿De qué modo afecta el evolucionismo nuestra necesidad de salvación?
    3. La forma en que Dios trató el pecado de Adán y Eva en el huerto ¿cómo revela su carácter?
  2. Sentir: Gratitud por el don de la gracia
    1. ¿Qué significa para ti la relación entre la justicia y el perdón, siendo que fuiste llamado a perdonar a los que te hieren u ofenden?
    2. ¿De qué manera el saber lo que Dios ha hecho para salvarte profundiza tu sentido de gratitud a él por el don de la salvación?
    3. ¿En qué formas puedes expresar tu gratitud a Dios por su gracia salva­dora?
  3. Hacer: Practicar un enfoque equilibrado

A. Cuando tratas con aquellos que pecan contra ti, ¿de qué modo puedes equilibrar la responsabilidad con la gracia, tal como lo hace Dios?
Resumen: Por medio de la expiación con sangre, Dios absorbe voluntaria­mente el costo de justicia para el pecador de modo que éste pueda renunciar a la rebelión y transformarlo en un ciudadano celestial que sea leal.

Ciclo de aprendizaje


Concepto clave para el crecimiento espiritual: La creación es vital­mente importante para el plan de salvación. De diversas maneras, el evolucio­nismo socava los fundamentos del plan de salvación.

{ 1: ¡Motiva! }

  1. Solo para los maestros: Como se vio antes, la creación está ínti­mamente vinculada con el resto de la teología bíblica. Ayuda a tu clase a recordar esta conexión al concentrarnos en el plan de salvación en el Edén.

La creación es vital para nuestra doctrina de la salvación. Dios creó con dise­ño y propósitos, pero los principios pueden ser violados. Los agentes morales libres pueden elegir rechazar los ideales de Dios y rebelarse contra su soberana voluntad. Por ello, hay un concepto básico de pecado que está enclavado en el orden creado. El pecado tiene que ver con la elección rebelde de rechazar los designios de Dios.
En contraste, si Dios "creó" el mundo por medio de los procesos no guia­dos y sin propósito de la evolución, no habría ideales objetivos que el ejercicio del libre albedrío pudiera violar. Y si no hubiera ideales divinamente dados que pudieran ser rechazados, ¿cómo podría existir la idea de pecado? El bien y el mal serían expresados solo en términos relativos al individuo. El bien y el mal tendrían que ser determinados, principalmente, por el interés propio percibido. Como tal, en un escenario evolucionista, es imposible que haya un sentido ver­dadero de pecado. Si no podemos tener un concepto significativo de pecado, entonces no tenemos necesidad de un Salvador. No habría necesidad de un Dios que se vacía y se sacrifica, porque no habría habido pérdida de los ideales que demandan una restauración salvadora. Entonces, la creación es vitalmente importante para nuestra comprensión de la salvación.
Analiza: Pide a los miembros de tu clase que compartan, en sus propias pa­labras, por qué una comprensión de la creación es tan esencial para la doctrina de la salvación.


{ 2: ¡Explora! }

  1. Solo para los maestros: La historia del juicio en Génesis 3 revela a un Dios que tiene por responsable a la humanidad, y a un Dios que desea salvarlos por su gracia.

Comentario de la Biblia

I. Nuestro Redentor lleno de gracia
(Repasa, con tu clase, Génesis 3:7-21.)

En Génesis 3, encontramos la caída de la humanidad, y la primera promesa del evangelio. Adán y Eva comieron del fruto prohibido y notaron que estaban desnudos. Cosieron hojas de higuera como delantales para cubrirse. Entonces, oyeron el sonido de Dios que caminaba por el jardín. La palabra para "oyeron" puede significar una voz, como alguien que llama y habla, o puede significar un sonido en general. De un modo u otro, Dios estaba haciendo alguna clase de sonido al acercarse a Adán y a Eva. ¿Por qué Dios sencillamente no le apareció de repente a la pareja?
El hecho de que Dios condujo un juicio "investigador" en los versículos si­guientes nos informa que él había venido realmente para que rindieran cuentas por comer del fruto prohibido. Sin embargo, el hecho de que Dios se acercara haciendo ruido, indica que Dios deseaba algo más que de pedirles que rindieran cuentas y luego castigarlos. Si el castigo hubiera sido la ÚNICA la preocupación de Dios, todo lo que tenía que hacer era aparecer de repente ante la pareja, y ellos habrían colapsado y muerto de terror. Pero, Dios estaba realizando un juicio para ayudar a la humanidad a ver su necesidad de un Salvador. Dios prefiere transformar a los pecadores en vez de meramente matarlos.
Así que Dios vino suavemente, haciendo preguntas, repasando la evidencia de que no les había mentido a Adán y a Eva. Lo hizo antes de imponerles cas­tigos, intentando renovar en ellos su confianza en sí mismos y en la Palabra de Dios. ¡Y funcionó! Además, Dios les hizo túnicas de pieles para remplazar sus delantales de hojas de higuera. Pero ¿cómo consiguió Dios las pieles?
Las pieles de los animales provienen de animales muertos. ¿Por qué, en­tonces, repentinamente tenemos animales muertos de la historia? Esta parece señalar que se ofrecieron los primeros sacrificios por el pecado. El hecho de que Abel sabía que tenía que ofrecer un sacrificio, fortalece esa conclusión. Así, ese mismo día, murió un sustituto para pagar la penalidad por Adán y por Eva, de modo que pudieran recuperar el compañerismo íntimo con Dios y vivir una vida de obediencia, nueva y transformada.
¿Significa esto que Dios está sediento de sangre, y demanda rituales crueles para calmar su ira? El suave y benevolente acercamiento de Dios contradice tal pensamiento. Además, la promesa de Génesis 3:15 asegura que Dios derrota­rá al engañador y redimirá la humanidad. De este modo, el sacrificio apunta a una verdad mayor. El perdón no se logra a expensas de la justicia. Más bien, el perdón resulta posible porque Dios elige absorber él mismo el costo de la justicia. La penalidad debe ser pagada o, de lo contrario, la Ley de Dios pierde significado. Las pieles, entonces, señalan no a un Dios sediento de sangre, sino a un Dios lleno de gracia, quien elige, voluntariamente, absorber el costo de la justicia para hacer posible que nosotros renunciemos a nuestra rebelión y nos alineemos otra vez con su soberanía sin haber sido ejecutados. En pocas palabras, el acercamiento suave de Dios, su promesa de aplastar la cabeza de la serpiente y su provisión de un sacrificio, todo apunta a su deseo de restaurar nuestra relación correcta con él. El propósito del juicio en Génesis 3 era redentor, a fin de abrir el corazón de Adán y de Eva al plan de salvación.
Considera: El perdón conlleva que la víctima se ofrezca para absorber el costo de la justicia y ofrecer, a quien cometió el delito, un medio de entrar en una relación nueva y saludable. ¿Qué significa para ti perdonar a alguien que te ha hecho algo malo?


{ 3: ¡Aplica! }

  1. Solo para los maestros: En la creación y en la caída, Dios se revela lleno de gracia, deseando lo mejor para sus criaturas. Al ser hechos a la imagen de Dios, cada uno de nosotros es llamado a mostrar a otros el carácter divino.

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿De qué modo la forma en que Dios se acerca a los pecadores en Génesis 3:7 al 15 nos muestra la manera en que debemos acercarnos a los pecadores cuando seguimos el consejo de Mateo 18:15 al 20?
  2. Compara y contrasta los propósitos de Dios al confrontar a Adán y a Eva con el propósito del procedimiento ordenado en Mateo 18:15 al 20.
  3. Cuando necesites confrontar a alguien acerca de un problema, ¿cómo puede tu actitud y acercamiento seguir mejor el modelo del carácter de Dios, revelado en Génesis 3:8 al 15?
  4. ¿Qué habría sucedido con la capacidad de Dios de gobernar si hubiera dejado de lado las acusaciones, en lugar de realizar un juicio? ¿En qué difieren la amnistía y el perdón? (Indicio: tiene que ver con el hecho de que la justicia sea satisfecha, y cómo lo hace.)

{ 4: ¡Crea! }

  1. Solo para los maestros: El evangelio en Génesis 3 muestra un equilibrio maravilloso entre Dios siendo justo -al tener a la humanidad como responsable por el mal- y siendo misericordioso - al pagar la penalidad de la transgresión de Adán y de Eva.