Lección 6 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO

El sábado enseñaré...


Texto clave: Génesis 3:1-6, 15

Enseña a tu clase a:

 

Bosquejo de la lección:

  1. Saber: La dinámica del ataque original de Satanás
    1. ¿Qué podemos aprender, por medio de la historia de Eva, acerca de la dinámica de las tentaciones de Satanás?
    2. Del mismo modo, las tentaciones que Cristo soportó ¿qué nos revelan acerca de las estrategias de Satanás y del poder que Dios nos da para vencerlas?
  2. Sentir: Confiar en la Palabra de Dios por sobre nuestros sentidos
    1. ¿Cómo nos ayuda la historia de Eva a valorar más la Palabra de Dios?
    2. El fruto prohibido habría sido fácil de resistir si hubiera sido amargo o podrido. Pero, el pecado no sería tentador si no apareciera como dulce. ¿Cómo podemos cultivar dentro de nosotros un deseo de resistir esa "dulzura", no importa cuán atrayente pueda ser el pecado?
  3. Hacer: Consagrar nuestros caminos a Dios
      1. ¿Cómo puedes confiar en la Palabra de Dios más plena y completa­mente?
      2. ¿De qué formas puedes permitir que Dios viva su vida y su Palabra más plena y completamente en tu vida?

Resumen: El ataque original de Satanás sobre nuestro planeta revela algu­nas dinámicas importantes en el proceso de la tentación. Satanás hizo que Eva experimentara una disonancia entre sus percepciones del árbol prohibi­do y el mandato de Dios de abstenerse de comer de su fruto. La manera en que Eva trató con este conflicto nos muestra cómo podemos manejar bien o mal la tentación hoy.


Ciclo de aprendizaje

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Comprender los problemas y la dinámica que están presentes en todas las tentaciones nos equipa mejor para el éxito en la vida espiritual. Esta dinámica se destaca en la historia de la caída de Génesis 3.

{ 1: ¡Motiva! }

Solo para los maestros: Enfatiza a tus alumnos que nuestra com­prensión del pecado, de la salvación y de la dinámica de la tentación está afectada por la forma en que consideramos la historicidad del libro de Génesis.
La historia de Eva y la serpiente es clásica, aun en los círculos literarios seculares. La forma en que seremos impactados por ella será determinada, en gran medida, por nuestro concepto de su historicidad. Si Génesis 1 al 3 no se basara en hechos históricos, entonces significaría que el autor de Génesis estuvo construyendo sus propias creencias religiosas de alguna combinación de su imaginación y la cultura antigua. Esa construcción sugeriría, entonces, que nuestras creencias no están basadas en revelaciones divinas acerca de los acontecimientos, sino en la creatividad humana. En contraste, cuando tomamos Génesis 1 al 3 como históricamente exacto, Dios ahora actúa en la historia, revelando planes y propósitos para la humanidad, y teniendo a los humanos por responsables de la forma en que responden a sus comunicaciones.
Génesis 1 al 3 desempeñan un rol clave en determinar cuánta autoridad tiene para ti, como creyente, la Palabra de Dios. La historia de la caída destaca una tensión que surgió entre la experiencia de las criaturas y la revelación divina. Esta dinámica de percepción versus la Palabra divina desempeña un rol clave en la historia de la caída, en Génesis 3.
Actividad inicial para analizar: Describe una situación en que hayas estado donde tus sentidos te engañaron: un momento en que viste, sentiste o percibiste algo que resultó ser equivocado. ¿Qué te dice esto acerca de la confiabilidad de las percepciones humanas?

{ 2: ¡Explora! }

• Solo para los maestros: La dinámica de la tentación en la caída de Eva proporciona ricas vislumbres para nuestra vida espiritual. Esa dinámica también se demuestra en las tentaciones que afrontó Jesús, y que se exploran en el siguiente comentario.


Comentario de la Biblia

I. No solo de pan . . .
(Repasa, con tu clase, Gén. 31-6.)

En Génesis 2:16 y 17, Dios le dice a la humanidad que, si comen del árbol prohibido, "ciertamente morirán". La serpiente astuta hace una pregunta enga­ñosamente sencilla: -¿Prohibió Dios comer de todos los árboles?- para tentar a Eva a imaginarse la pregunta real: "¿Por qué Dios les prohibió comer solo de este único árbol?" El propósito de la pregunta era plantar dentro de Eva semillas de descontento contra Dios. Siendo que el árbol era un componente del orden creado que Dios había declarado bueno, ¿por qué Dios lo prohibiría?
Eva respondió a la serpiente, repitiendo la prohibición dada y su castigo, pero añade otra razón para no tocar el árbol: que ella moriría. La serpiente replica que no morirá, dejando implícito que Dios les había mentido para impedir que lograran tener una posición codivina con él. La serpiente le promete que, en su lugar, alcanzaría esa situación por medio de la desobediencia. Siendo que toda la discusión dependía de que Eva creyera que Dios la estaba engañando, ¿qué podría haber generado que Eva aceptara el argumento era verdadero?
En Génesis 3:6, Eva analiza el árbol prohibido. Observa que el árbol es "bue­no para comer... agradable a los ojos, y codiciable para alcanzar la sabiduría". El árbol parece saludable, no mortal. Ella experimenta una disonancia entre sus observaciones y la revelación de Dios. Además, aunque no se menciona explícitamente en el texto, la criatura más astuta parece haber adquirido su capacidad lingüística por comer del fruto prohibido, haciendo que fuera más fácil para Eva llegar a la conclusión de que la Palabra de Dios había sido fal­sificada. El mensaje implícito de la serpiente es: "Si comer de este fruto me capacita para hablar, ¿qué hará para ti como la imagen de Dios? Llegarás a ser codiosa con Dios. ¡Mira lo que hizo por mí!" Para Eva, esta "evidencia" sería una contradicción muy poderosa de la veracidad de Dios. Así, Eva fue forzada a elegir entre sus observaciones y análisis, y la Palabra de Dios. Ella elige sus capacidades, rebelándose contra la Palabra y la soberanía de Dios.
Satanás trató de entrampar a Jesús usando las mismas tácticas. En la es­cena del bautismo de Jesús, en Mateo 3, Dios habla desde el cielo en forma audible, afirmando la identidad de Jesús como Hijo de Dios. En Mateo 4, Jesús va al desierto y no come durante cuarenta días. Uno tiene que presumir que, después de cuarenta días sin comer y sin el consuelo de otra criatura, Jesús no parecía ser el Hijo de Dios, ni sentía que lo era. De acuerdo con Elena de White, cuando Satanás apareció, lo hizo como un ángel de luz, tal como Pablo nos advierte que hará (2 Cor. 11:14). Se puede alegar que Satanás parecía ser el Hijo de Dios, y Jesús se parecía más a un ángel caído. El foco primario del ataque de Satanás era desafiar lo que Dios le había dicho a Cristo hacía seis semanas. Es como si Satanás efectivamente implicara: "No puedes confiar en lo que escuchaste hace seis semanas en tu bautismo. Haz algo material y milagroso para demostrarte a ti mismo que eres el Hijo de Dios". En sus límites humanos, todo lo que Jesús estaba observando y experimentando sugería que el anuncio en su bautismo estaba equivocado. Como pasó con Eva, Cristo tuvo que elegir entre sus percepciones y análisis, y la Palabra de Dios. Ahora podemos ver la importancia de su respuesta: "No solo de pan vivirá el hombre [por lo que ve y analiza], sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" (Mat. 4:4, el énfasis está añadido).
Considera: Dado que Cristo fue tentado en todo como lo somos nosotros (Heb. 4:15), ¿de qué modo las tentaciones de Eva y las de Jesús te ayudan a comprender mejor los problemas espirituales involucrados en tus propias tentaciones?


{ 3: ¡Aplica! }


• Solo para los maestros: Con las siguientes preguntas, guía a tu clase más allá de filosofar teóricamente para confrontarse con los límites de sus percepciones y análisis.
Preguntas:

  1. ¿Cómo trata Satanás de desmentir la Palabra de Dios para ti, a fin de conseguir que elijas tus propias observaciones y análisis por sobre la Palabra de Dios? ¿Qué elegirás, y por qué?
  2. ¿Son las observaciones y análisis humanos lo suficientemente confiables como para sobrepasar la confiabilidad de la Palabra de Dios? ¿Por qué sí, o por qué no?
  3. ¿Por qué es importante lo que elijo: mis observaciones o la Palabra de Dios? ¿Qué nos dice Génesis 3 acerca de rendir cuentas?
  4. ¿De qué manera se relacionan entre sí el tener que rendir cuentas y la gracia, en Génesis 3? ¿Cuál es el propósito de la gracia en ese capítulo?


{ 4: ¡Crea! }
• Solo para los maestros: Queremos terminar con una nota elevadora. Enfatiza la necesidad y el gozo de confiar en la Palabra de Dios.
Actividad para el análisis: ¿Qué puedo hacer que me ayude a confiar en la Palabra de Dios en forma tácita y plena, aun cuando esté en contradicción con mis sentidos?