Lección 13 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Malaquias 1:11
1:11 Porque desde donde el sol nace hasta donde se pone, es grande mi nombre entre las naciones; y en todo lugar se ofrece a mi nombre incienso y ofrenda limpia, porque grande es mi nombre entre las naciones, dice Jehová de los ejércitos. 

Enseña a tu clase a

 

Bosquejo de la lección:

  1. Saber: Soltar el poder de Dios
  1. Sentir: Preparar al pueblo de Dios
    1. ¿Cuáles son los prerrequisitos para recibir la lluvia tardía? ¿Por qué no se ha derramado todavía el Espíritu Santo en la plenitud de su poder?
    2. ¿Qué es el bautismo de fuego, y cómo puedes recibirlo? ¿Es diferente el bautismo de fuego del bautismo del Espíritu Santo? Explica.
  2. Hacer: Se cumplen las promesas de Dios.
    1. ¿Qué rol desempeña el derramamiento del Espíritu Santo en la termina­ción de la obra de Dios en la Tierra?
    2. ¿Qué rol desempeña el pueblo de Dios?
    3. ¿Cómo podemos revelar su gloria y ser los instrumentos que él usa para completar su misión?

Resumen: Cuando Jesús ascendió al cielo, prometió que por medio de su Espíritu Santo les daría poder, a sus discípulos terrenales, para proclamar el
evangelio hasta el fin de la Tierra. Estas promesas alcanzan su cumplimiento completo en la iglesia de los últimos días, cuando el poder de la lluvia tardía des­cienda y su pueblo participe con él en la terminación de su misión sobre la Tierra.


Ciclo de aprendizaje


Pasaje destacado: Hechos 1:8


Concepto clave para el crecimiento espiritual: Cuando Jesús as­cendió al cielo, les prometió a sus discípulos el don del Espíritu Santo para proclamar el evangelio al mundo entero. Las palabras de Jesús se cumplieron en Pentecostés e iniciaron la iglesia cristiana; se cumplirán en abundancia en su iglesia de los últimos días por medio del derramamiento del Espíritu Santo en la lluvia tardía.


{ 1: ¡Motiva! }
• Solo para los maestros: Enfatiza que, aunque la tarea que hay ante la iglesia es grande, el poder de Dios es mayor. Haz una aplicación práctica a tu propia comunidad. Dios quiere hacer algo especial en la ciudad o el lugar donde vives. La misión de Dios para nosotros está siempre donde estamos. Él anhela derramar su Espíritu en tu iglesia a fin de dar poder a sus miembros para compartir el amor de Jesús en tu comunidad.
Hay historias asombrosas. Como muchos de los discípulos del siglo primero, las siguientes personas no aparecen como mejor equipadas para compartir la Palabra de Dios con otros. No necesariamente tienen las cualidades para ser testigos eficaces, pero tienen la cualidad que importa más: corazones entrega­dos, llenos del Espíritu Santo.
José creció sin la ventaja de una educación, en una pequeña comunidad rural en Sudamérica. Aun como adulto, no podía leer ni escribir, pero sus hijos sí podían. Los animó a leerle la Biblia. De este modo, memorizó centenares de textos bíblicos. Un día, el Espíritu Santo lo impresionó profundamente con la necesidad de compartir su fe con otros. Comenzó a visitar a otras familias de su comunidad con la Biblia en su mano, explicándoles que él no podía leerla y que le gustaría que ellos le leyeran la Biblia a él. Cuando aceptaban, los dirigía a textos específicos de un solo tema bíblico, tales como la salvación, la segunda venida de Cristo o el sábado. Al continuar con los estudios bíblicos, muchos mostraron interés en el mensaje adventista del séptimo día y finalmente fueron bautizados.
Sonia es ciega, pero tiene una visión espiritual real. Una de sus amigas le sirve de guía por las calles de su ciudad, en el sur de la India. Ella golpea las puertas de una persona tras otra, preguntándoles si quisieran que ella ore por ellas. Ha formado veintenas de amigos espirituales por medio de su ministerio de oración. Muchas de esas personas han recibido estudios bíblicos y ahora están bautizadas.

Las historias de José y de Sonia, que viven en continentes diferentes, comparten una verdad eterna con nosotros: Dios no llama a los calificados; él califica a los que llama. Él usa a los que están dispuestos, les da poder y los envía a dar testimonio de él. La Gran Comisión de Mateo 28 no es para unos pocos elegidos; es para la iglesia entera. Cuando salimos por fe, él nos usa con gran poder. Cuando Cristo tenga un pueblo completamente consagrado a él, y dispuesto a compartir su amor y su verdad, él derramará su Espíritu Santo con el poder de la lluvia tardía, para la terminación de su obra.
Analiza con la clase: ¿Cuáles son las cualidades que Dios busca más que cualquier otra para ser testigos efectivos de él?


{ 2: ¡Explora! }


• Solo para los maestros: Anima a tu clase con la seguridad de que Dios desea usar a cada miembro como un poderoso testigo de él. Señala que, aunque la tarea de proclamar el evangelio al mundo entero parezca imposible, no hay cosas imposibles para Dios. Por medio del derramamiento del Espíritu Santo con poder en la lluvia tardía, la obra de Dios sobre la Tierra será terminada, y Jesús vendrá.


Comentario de la Biblia


I. Su autoridad y su misión
(Repasa, con tu clase, Mateo 28:18-20.)

Jesús dijo: "Toda potestad me es dada [...]. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones". Como señalamos en la lección 4, la palabra para potestad también puede ser traducida como "poder", o "privilegio divino". En su vida, muerte y resurrección, Jesús triunfó sobre todas las fuerzas del mal, incluyendo a todos los malos espíritus, fuerzas demoníacas, enfermedades y muerte. Él es el Amo de toda situación.
La palabra exousía se usa en todo el Evangelio de Mateo para indicar la autoridad de Cristo sobre las fuerzas del mal en toda situación. En Mateo 9:6 y 10:1, Jesús tiene autoridad (exousía) sobre la enfermedad y los demonios. Cuando salimos con fe para compartir el mensaje de Jesús con otros, vamos con la autoridad y el poder de Jesús. Él nos da sabiduría, fortaleza y valor. Él triunfó sobre las fuerzas del infierno. Elena de White añade este pensamiento inspirado: "Así dio Cristo su mandato a sus discípulos. Proveyó ampliamente para la prosecución de la obra y tomó sobre sí la responsabilidad de su éxito. Mientras ellos obedeciesen su palabra y trabajasen en relación con él, no po­drían fracasar" (DTG 761).
La segunda frase importante en Mateo 28:19 es "a todas las naciones". En el original, es ta etnía. Literalmente, significa todos los grupos o pueblos étnicos. Cristo comisiona a su iglesia para proclamar el evangelio de su amor y verdad a cada persona en cada aldea, pueblo, ciudad, Estado, provincia y país del mundo. La tarea es grande, pero nuestro Dios es más grande.
Considera: Cristo da a su pueblo autoridad sobre todos los poderes del infierno y las fuerzas del mal a fin de cumplir la comisión evangélica. ¿En qué ejemplos bíblicos del libro de Hechos se manifiesta el poder de Dios?

Su poder y su presencia
(Repasa, con tu clase, Mat. 3:11.)

El bautismo de fuego representa la inmersión en la presencia de Dios. Su Espíritu Santo llena los corazones de cada creyente, limpiando y purificando la vida de aquellos pecados que le impiden ser testigo efectivo. El erudito bíblico LeRoy E. Froom explica la expresión "el bautismo de fuego" con estas palabras: "Constituye una frase explicativa que completa la idea. Es la forma bíblica de repetir a fin de reforzar un pensamiento. Debemos ser bautizados con fuego ahora a fin de ser salvados de la destrucción que más tarde se realizará mediante fuego" (La venida del Consolador, p. 258). La presencia personal de Cristo, por medio del Espíritu Santo, es una presencia purificadora. El Espíritu Santo escudriña profundamente nuestra alma. El Espíritu Santo penetra en nuestros pensamientos. El Espíritu Santo limpia nuestros corazones y da energía a nuestra vida espiritual.
Considera: Cristo ha prometido que nuestra vida puede ser llena de la pode­rosa presencia del Espíritu Santo. ¿Qué significa ser sumergidos en la presen­cia de Dios? ¿De qué manera eso es posible?

 

Su gloria y su carácter
Repasa, con tu clase, Sant. 5:7, 8; Apoc. 18:1.)

Por medio del derramamiento del Espíritu Santo con el poder de la lluvia tardía, la Tierra será iluminada con la gloria de Dios. Se derramará la mayor manifestación del poder del Espíritu Santo desde Pentecostés. La luz de la Palabra de Dios penetrará en los rincones oscuros de la Tierra. La gloria de Dios es su carácter (Éxo. 33:18, 19). Su carácter eterno de amor se manifestará en su pueblo para revelar, ante el mundo que espera y un universo que observa, que su gracia es suficiente, en este mundo pecaminoso, para vencer todos los poderes del mal. En su vida y en su testimonio, su pueblo revelará su carácter de amor. Gracias a su poder, su mensaje triunfará, y Jesús vendrá (Mat. 24:14).
Considera: El último libro de la Biblia, el Apocalipsis, dice que un ángel des­cendió del cielo, y "la tierra fue alumbrada con su gloria" (Apoc. 18:1). ¿Qué significa esto? ¿Cómo se llena la Tierra con la gloria de Dios?

{ 3: ¡Aplica! }

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿Qué estorba en tu vida el derramamiento de la lluvia tardía en su ple­nitud? ¿Por qué no vale la pena acariciar ese hábito o actitud? ¿Qué te impide entregarlo a Dios?
  2. Siendo que Dios nos ha prometido el don del Espíritu para concluir su obra en la Tierra, ¿por qué piensas que somos tan reacios a pedir el Espíritu Santo y reclamar su poder en nuestra vida?

{ 4: ¡Crea! }

• Solo para los maestros: Conduce a tu clase en un diálogo sobre cómo sería una iglesia llena del poder del Espíritu Santo. Este ejercicio tiene por fin que los miembros de tu clase piensen acerca de la realidad de una iglesia llena con el poder de la lluvia tardía.
Piensa con cuidado cómo será un ministerio de oración, la participación de los feligreses, los ministerios de la Escuela Sabática de adultos y niños, los cultos de la iglesia y el ministerio evangelizador cuando se derrame el Espíritu Santo en su plenitud. Describe una iglesia repleta de miembros llenos del Espíritu.