Lección 1 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Apocalipsis 3:14-22
3:14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: 
3:15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! 
3:16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. 
3:17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. 
3:18 Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. 
3:19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. 
3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. 
3:21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. 
3:22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. 

Enseña a tu clase a


Bosquejo de la lección:

  1. Saber: Entender la gran necesidad de los laodicenses
    1. ¿Cuál es la condición de los laodicenses? ¿Cómo puede una persona desarrollar una actitud de indiferencia espiritual sin reconocerla?
    2. ¿Cuáles son las consecuencias de la apatía espiritual en la vida y el testimonio de la iglesia?
  2. Sentir: Dependencia versus independencia
    1. ¿Por qué es fácil caer en la misma condición espiritual que tuvo la iglesia de Laodicea? ¿Cuál es nuestra única esperanza?
    2. ¿Cómo podemos fomentar una actitud de apertura a los impulsos del Espíritu Santo y una dependencia total de la justicia de Jesús en lugar de la nuestra?
  3. Hacer: Experimentar el reavivamiento cada día
    1. Siendo que el reavivamiento es un proceso diario de conocer a Jesús en forma íntima, ¿cómo puede nuestra vida espiritual ser revitalizada diariamente?
    2. ¿Cuáles son los pasos que Dios te está guiando a tomar personalmente en tu vida espiritual, para que puedas conocerlo mejor?

Resumen: Cuando respondemos a los impulsos del Espíritu Santo para co­nocer a Jesús en forma más íntima y consentimos que llene nuestros corazo­nes con su amor, él derriba toda barrera que impide esta relación, atrayéndo­nos a una relación íntima con él de maneras que ni siquiera podemos imaginar que son posibles.


Ciclo de aprendizaje


Pasaje destacado: Apocalipsis 3:17-21

Concepto clave para el crecimiento espiritual: El cristianismo es mucho más que aceptar cierto conjunto de doctrinas e intentar evitar conduc­tas abiertamente pecaminosas. Ser un cristiano comprometido involucra una experiencia íntima con Jesús mediante la oración, el estudio de la Biblia y un carácter transformado.

{ 1: ¡Motiva! }

Solo para los maestros: La lección de esta semana inicia un trimestre de estudio del reavivamiento, la reforma y la misión. El reavivamiento es el volver a despertar los anhelos espirituales del alma. Sin una cuota diaria del Espíritu Santo, fácilmente podemos llegar a ser espiritualmente complacientes. La reforma tiene que ver con el cambio correspondiente en nuestro pensamiento y estilo de vida que sigue al reavivamiento. Testificar es la consecuencia lógica del reavivamiento y de la reforma.
Enfatiza que el mensaje a los laodicenses en Apocalipsis 3 es la apelación del Cielo a ir más allá de una experiencia cristiana corriente (que nos cuesta muy poco), a una vida de compromiso total con Jesús. Esta apelación no es meramente a renunciar a actitudes y hábitos que nos separan de Jesús. Es una apelación a conocer a Cristo tan íntimamente y amarlo tan profundamente que no pensaríamos en desagradar a quien nos ama tanto.

Actividad inicial: Si hubieras vivido en el tiempo de Cristo y tuvieras la elec­ción de vivir en la casa vecina de una de las siguientes personas, ¿a quién ele­girías? ¿Te mudarías a una casa junto a dos endemoniados? Y ¿cómo sería ir a vivir junto al Sr. Fariseo y su esposa? ¿Crees que los Fariseo serían buenos vecinos? ¿Te sentirías cómodo en la presencia de la mujer samaritana que había tenido cinco esposos, y vivía ahora con un sexto hombre? Podrías sentirte más a gusto viviendo en el vecindario de la iglesia de Laodicea. Nombra algunas de las cualidades "admirables" de los laodicenses. ¿Por qué podrían ser ellos buenos vecinos? El punto es: ¿Cuáles de estas personas podrían mostrar la clase de rasgos que revelarían la realidad de ser creyentes comprometidos en su vida? Considera a cada grupo antes y después de que se encontraron con Jesús.

Preguntas para analizar:

  1. ¿Por qué el pueblo de Dios necesita, a veces, mensajes directos de reprensión?
  2. ¿De qué manera el mensaje a los Laodicenses es a la vez una severa reprensión y una esperanza?

{ 2: ¡Explora! }

Solo para los maestros: El nombre Laodicea significa "juicio del pueblo" o "un pueblo juzgado". El significado del nombre es importante. Laodicea es la última de las siete iglesias del Apocalipsis. Cuando se escribió este libro, la iglesia cristiana de Laodicea pudo haber tenido ya cuarenta años. Había llegado a ser relativamente grande y cómoda. Representa a la iglesia que existe precisa­mente antes de la venida de Jesús. Como tal, es la iglesia de la hora del Juicio. Es la que proclama el mensaje de los tres ángeles, especialmente el del primero, que voló por en medio del cielo con el mensaje final para "toda nación, tribu, lengua y pueblo", y que proclama: "Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado" (Apoc. 14:7). Enfatiza ante tu clase la gran relevancia del mensaje que estudiamos esta semana. Es el mensaje urgente del Cielo para el tiempo del i n, para la iglesia de Dios del tiempo del i n. Su mensaje habla poderosamente a cada uno de nosotros.


Comentario de la Biblia


I. Una fe que obra por amor
(Repasa, con tu clase, Gál. 5:6.)


La iglesia de Laodicea tiene una triple necesidad: necesita riquezas, para ocultar su pobreza; vestiduras, para cubrir su desnudez; y curación, para eli­minar su ceguera. Es notable que la riqueza, la vestimenta y el colirio para los ojos sean las tres cosas por las cuales la ciudad de Laodicea era famosa en la antigüedad. Esta ciudad rica y culta parece no haber tenido ninguna necesidad. Nuestro Señor le ofrece las riquezas celestiales, vestimentas espirituales y vi­sión divina. El oro representa el tesoro más precioso del cielo: una fe que obra por amor (ver Gál. 5:6). Se ofrecen las vestiduras blancas en contraste con la desnudez laodicense. Aunque la moda de Laodicea era bien conocida en todo el Imperio Romano, ella estaba desnuda espiritualmente. Así como Dios pro­veyó vestiduras para cubrir la desnudez de Adán y Eva en el Edén (Gén. 3:21), él ofrece vestiduras para su pueblo de los últimos días, con las cuales cubrir su desnudez espiritual. Esta ropa no es de fabricación propia. Juan el Revelador identifica estas vestiduras como "lino i no, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos" (Apoc. 19:8). No hay ni un hilo de diseño humano en las vestiduras que Jesús ofrece. Representan su gracia, su perdón, su justicia y su carácter perfecto. Cubren nuestra pecaminosidad y obran un cambio milagroso en nuestra vida. (Ver también Mat. 22:1-14 y Joyas de los testimonios, t. 1, pp. 478, 479.)
No lejos de Laodicea había un templo dedicado al dios frigio Men Karou. En conjunción con este templo, se había establecido una famosa escuela de medicina. La gente que tenía problemas en la vista viajaba durante días a ese templo para conseguir ese colirio frigio. Cristo ofrece algo mucho mejor para la ceguera espiritual de su pueblo. Le ofrece la iluminación del Espíritu Santo, de modo que los ojos espirituales oscurecidos por el pecado y cegados por Satanás puedan abrirse (Juan 8:12; 16:8-11; 2 Cor. 4:3, 4).
Considera: ¿Qué tres productos hicieron famosa a la Laodicea antigua? Por extensión, ¿qué tres cosas necesita la iglesia de Laodicea del tiempo del fin, y por qué? ¿Cómo puede obtenerlas?


II. Un mensaje de esperanza
(Repasa, con tu clase, Apoc. 3:19.)


El mensaje de Cristo a la iglesia de Laodicea es un mensaje de su gran co­razón de amor. En Apocalipsis 3:19, nuestro Señor nos da la razón de su severo reproche: "Yo reprendo y castigo a todos los que amo". La palabra griega para amor, aquí, es filéo, que significa "un fuerte vínculo de afecto para" y "amar como a un amigo íntimo o a un hermano". Cristo no echa afuera a la iglesia de Laodicea; la ama con un afecto profundo e inquebrantable. La ama tanto que murió por ella y regresa por ella. No hay vínculo de amor más grande que el del amor de Cristo por su pueblo. Nunca lo abandonará ni lo echará afuera. Un reavivamiento poderoso se producirá en su pueblo, y él santificará y limpiará a su iglesia a fin de que pueda aparecer delante de él sin "mancha ni arruga ni cosa semejante", para que pueda presentarla ante el Trono de Dios como "una iglesia gloriosa".


Preguntas para dialogar:

La pregunta no es: ¿Sobrevivirá la iglesia? Dios ha prometido repetidamente, en su Palabra, que él guiará a su iglesia del tiempo del fin a través de las aguas tormentosas que hay por delante y la llevará con seguridad al hogar. Nuestro Señor hará todo lo necesario para preservar y proteger a su pueblo en la crisis final de la Tierra. La pregunta realmente es: ¿Aprovecharemos todo lo que él ha ofrecido como preparación para su venida?

  1. ¿Cómo puede cada uno de nosotros estar seguro de que no es ciego espiritualmente para no ver su condición?
  2. ¿Cómo podemos estar seguros de que no estamos espiritualmente desnudos ante Dios y confiando en nuestras propias obras en vez de hacerlo en su justicia perfecta?
  3. ¿Cómo podemos estar seguros de que sus riquezas eternas de fe y amor llenan nuestros corazones diariamente?


{ 3: ¡Aplica! }

Solo para los maestros: Nuestra sociedad está llena de religiosidad superficial. Analiza con tu clase qué está involucrado en el cultivo de una vida es­piritual auténtica y las maneras en las que podemos profundizar nuestra relación con Jesús.

Preguntas para reflexionar:

  1. ¿Cómo podemos tener una relación íntima con Dios cada día, que no se debilite con el paso del tiempo?
  2. ¿Cómo podemos tener una relación con Dios que no "esté arriba" hoy, y "abajo" mañana?

Pregunta de aplicación:

¿Cuáles son algunos factores específicos que nos impiden tener la relación con Dios que anhelamos profundamente en nuestros corazones?

{ 4: ¡Crea! }

Solo para los maestros: Apocalipsis 3:14 al 21 es una descripción exacta que hace Cristo de nuestra condición espiritual, pero también es un mensaje de esperanza de Cristo, nuestro todopoderoso Creador, que está dotado con el poder creador de cambiar nuestras vidas. El Cristo del Génesis es el Cristo del Apocalipsis. Ayuda a cada miembro de la clase a ver que, no importa cuál sea la condición espiri­tual en la que se encuentren, Jesús, por medio del Espíritu Santo, les da vida nueva.

Actividad

  1. Invita a tu clase a meditar en Apocalipsis 3:20: "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo".
  2. Anima a cada miembro de tu clase a examinar su corazón, para ver si hay alguna puerta que no está abierta a Jesús. Invita a cada miembro a abrir esa puerta hoy, mientras pasa unos momentos en oración silenciosa.