Lección 2 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Textos claves:
Lucas 9:28;
Mateo 18:19, 20
28 Aconteció como ocho días después de estas palabras, que tomó a Pedro, a Juan y a Jacobo, y subió al monte a orar.
19 Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.
20 Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Enseña a tu clase a:


Bosquejo de la lección:

  1. Saber: Vitalidad espiritual
    1. ¿Por qué la oración es un aspecto tan integral del reavivamiento espiritual?
    2. ¿Por qué es tan importante reconocer que sin oración nuestra vida es­piritual está vacía, espiritualmente estéril y débil? ¿Por qué somos im­potentes al afrontar las tentaciones de Satanás con nuestras propias fuerzas?
  2. Sentir: Satisfacción espiritual
    1. ¿Cómo te sientes al terminar un momento de comunión espiritual pro­fundo y significativo con Dios? ¿Cómo te sientes cuando comienzas tu día sin esa comunión?
    2. ¿Qué hay en pasar tiempo solo con Dios que es tan significativo en tu vida? ¿Por qué este compañerismo es tan importante para ti?
  3. Hacer: Disciplina espiritual
    1. La oración requiere cierta disciplina espiritual. Decide poner aparte cier­to momento específico para orar cada día. ¿Cómo ha sido esto una bendición para ti?
    2. A menudo es también una bendición orar con un amigo cercano. ¿De qué modos has sido bendecido al participar en un grupo de oración de miembros de la iglesia o de amigos íntimos? Si no eres parte de uno de esos grupos, ¿por qué no comenzar el tuyo propio, o decidir unirte a uno?
    3. Si tienes una lista de oración, considera las cosas específicas por las que estás orando. ¿Cuáles son los beneficios de orar por estas cosas en una forma sistemática?

Resumen: Mediante la oración, entendemos mejor el corazón de Dios, co­nocemos más completamente su voluntad y experimentamos su presencia en forma más poderosa. Mediante la oración, su sabiduría y su fortaleza llegan a ser nuestras. La oración es un canal de comunicación entre nosotros y Dios. Abre nuestros corazones a fin de recibir el derramamiento del Espíritu Santo para el reavivamiento. Sin oración, no habrá reavivamiento duradero.

Ciclo de aprendizaje

Pasaje destacado: Hechos 4:31
Concepto clave para el crecimiento espiritual: Los discípulos afrontaban desafíos abrumadores en sus intentos de alcanzar a su generación para Cristo. El Imperio Romano estaba saturado de la filosofía griega, domina­do por el poder militar, obsesionado con la búsqueda de placeres y consumido por intrigas políticas. Los corazones endurecidos y las mentes encallecidas eran casi imposibles de penetrar con el evangelio. Los discípulos reconocieron esta realidad, y abrieron su vida al poder del Espíritu Santo. Lo que parecía imposible llegó a ser posible gracias al poder de Dios. La experiencia de los discípulos nos habla del poder omnipotente de Dios al usar a las personas que oran para alcanzar también a la sociedad del siglo XXI.

{ 1: ¡Motiva! }

• Solo para los maestros: Esta semana, la lección se concentra en la oración. Estudiaremos la vida de oración de Jesús y la de los discípulos, así como el valor de orar unidos. Además, consideraremos el lugar de la oración en la gran controversia entre el bien y el mal. A través de la Biblia, la oración está en el centro de la vida cristiana. La oración también está en el corazón de cada reavivamiento mencionado en las Escrituras. Sin oración, el reavivamiento no ocurre. El ejemplo de Jesús en oración, así como el énfasis de los discípulos, proporciona un modelo para la iglesia actual.
Diálogo inicial: Jesús encontraba con regularidad lugares tranquilos para orar y tener comunión con su Padre. Es difícil estar tranquilo en medio de la cultura actual, saturada por los medios. Aun en sociedades donde los medios no dominan, a veces es difícil encontrar tiempo para estar solos en medio de las masas. ¿Cuáles son los lugares que has descubierto donde puedes estar solo con Dios? Sé práctico.
Como maestro, pide a tu clase que haga una lista de por lo menos diez lugares donde han encontrado su "Getsemaní" o su "desierto" para pasar tiempo a solas con Dios.


Preguntas para dialogar:

  1. ¿Qué puedes aprender de la vida de oración de Jesús que se aplique a tu propia experiencia de oración?
  2. ¿Por qué estás demasiado ocupado para orar? ¿Qué hace que la oración tenga, a veces, una prioridad tan baja en tu vida?

{ 2: ¡Explora! }

Solo para los maestros: Jesús a menudo invitaba a sus discípulos a unirse con él en oración. Siguiendo su ejemplo, los discípulos oraron juntos en todo el libro de Hechos. Hay fuerza poco común al orar juntos. Al hacer esta pre­gunta incisiva, Elena de White destaca la importancia de orar unidos: "¿Por qué no sienten los creyentes una preocupación más profunda y ferviente por los que no están en Cristo? ¿Por qué no se reúnen dos o tres para interceder con Dios por la salvación de alguna persona en especial, y luego por otra aún?" (JT 3:84). Pequeños grupos de personas que oran están en el centro del crecimiento, la espiritualidad y el reavivamiento de la iglesia.

Comentario de la Biblia

I. Cuando nos arrodillamos para orar
(Repasa, con tu clase, Mateo 18:19, 20.)

Jesús ruega a sus discípulos que oren juntos, con sus corazones unidos en un mismo sentir. Los amonesta: "Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos" (Mat. 18:19, 20). La palabra griega para "acuerdo", que se usa aquí, significa "estar en completo acuerdo". También puede usarse para referirse a una pieza orquestal que no tiene notas discordantes. Es una armonía perfecta, en la que diversas voces se unen en una sinfonía o en un canto. Orar unidos con corazones en un mismo acuerdo es un coro de alabanza a los oídos de Cristo y un testimonio del poder del evangelio. Es una melodía gozosa, que alegra el corazón de Dios. Aquí, la miopía espiritual de un miembro es ayudada por la fe fuerte de otro, la debilidad de uno es sostenida por la fortaleza de otro, la franqueza de uno es equilibrada por la mansedumbre de otro y la fragilidad de uno es compensada por la fuerza de otro. Al orar unidos, los miembros comparten alegrías y triste­zas, fortalezas y debilidades, gozos y dolores del corazón, que son comunes a todos. En nuestro pasaje, Cristo promete dos cosas específicas para los que están unidos en oración, con sus alabanzas y peticiones en común:

Considera: Cuando nos arrodillamos para orar con otros, Cristo promete estar en nuestro medio. No estamos orando a Alguien que está tan distante que imaginarnos su cercanía es casi imposible. Por medio de su Espíritu Santo, Cristo está, en realidad, en nuestro medio. ¿Por qué es que, a veces, él pare­ce muy distante? ¿Qué podemos hacer para experimentar su presencia más completamente en oración?


{ 3: ¡Aplica! }

Solo para los maestros: Dirige a tu clase en una conversación práctica sobre cómo ser más efectivos en orar unidos. Hagan una lista de los beneficios de orar juntos en unidad. ¿Qué trampas podría haber en orar juntos? ¿Cuáles son algunas de las cosas que pueden quitarnos las bendiciones de orar en grupos? Sugerencias: Hablar demasiado en vez de orar, oraciones muy largas, oraciones negativas, que una persona domine la sesión de oración, etc. ¿Qué criterios podría desarrollar la clase para las sesiones de oraciones unidas?


Preguntas de reflexión y de aplicación:

  1. ¿Cómo puede el orar juntos llegar a ser una parte Integral de nuestra vida espiritual?
  2. ¿Qué puede hacer nuestra iglesia para iniciar un mayor énfasis en orar juntos y unidos?
  3. ¿Cómo podría nuestra clase de Escuela Sabática dar una mayor prioridad a la oración juntos y unidos?

{ 4: ¡Crea! }


• Solo para los maestros: La oración personal y la oración corporativa o en grupos de oración son un arma espiritual poderosa al afrontar al enemigo. Abren nuestros corazones a las ricas bendiciones de Dios. Dios respeta nuestra libertad de elección. Aunque obra con gracia en nuestra vida, aun antes de que nos acerquemos a él en oración, en la oración es cuando le damos permiso a nuestro todopoderoso Creador, nuestro amante Redentor y nuestro Rey próximo a venir, Jesucristo, para usarnos a fin de glorificar su nombre de la manera en que desee hacerlo. La oración es nuestro reconocimiento de que dependemos completamente de él, y que conocerlo a él es la máxima prioridad en nuestra vida.


Actividades individuales:

  1. Esta semana, así como han asignado un tiempo para su comida o trabajo, pongan aparte un tiempo específico y no interrumpido para orar. Encuentren un lugar donde puedan estar solos con Dios y compartir con él los pensamientos de ustedes en voz alta.
  2. Esta semana, pídanle a Dios que los ayude a encontrar una o dos otras per­sonas con las que puedan orar. Invítenlas a unirse con ustedes en oración unida.
  3. La semana próxima pasaremos un momento, en nuestra clase de Escuela Sabática, compartiendo las experiencias que tuvieron durante la semana.