Lección 7 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: 1 Ped. 2:24

 

"Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia, y por cuya herida fuisteis sanados"

El sábado enseñaré


Bosquejo de la lección:

    1. Saber: El gran sacrificio de Dios a favor de los pecadores
      1. ¿Por qué tuvo Jesús que tomar la naturaleza humana y morir en la cruz a fin de salvar a la humanidad? Comparar con Isaías 53.
      2. ¿Por qué no es posible para Dios solamente perdonar nuestros peca­dos y resolver así el problema del pecado?
    2. Sentir: El amor de Dios que se sacrifica llena los corazones humanos
      1. ¿Cómo puedes expresar tu gratitud a Dios por su amor y por condes- cendender a nuestro nivel humano?
      2. ¿Cómo te hace sentir el saber que Jesús llegó a ser un sacrificio expia­torio por ti, tomó sobre sí una condenación que tú mereces y te da la vida eterna?
    3. Hacer: La gracia de Dios restaura y transforma a los peca­dores
      1. ¿Por qué es tan importante proclamar al mundo el perdón que Dios da?
      2. ¿De qué manera los actos de Dios, llenos de gracia hacia los pecadores, te ayudan a saber actuar con quienes yerran? ¿Por qué es tan trágico que alguien rechace la muerte de Cristo?

Resumen: Cuando aceptamos el amor y el sacrificio de Dios por nosotros, él perdona nuestros pecados, nos cambia, bendice y guía a un nuevo sendero de vida.

Ciclo de aprendizaje

Pasaje destacado: Isaías 53:4-6
Concepto clave para el crecimiento espiritual: El profeta Isaías presenta la misión del Mesías, quien es llamado el Siervo de Jehová. Es la mejor descripción del rol de nuestro Salvador en nuestro favor. Este Siervo trae esperanza, y su muerte salva a la humanidad de sus pecados.

{ 1: ¡Motiva! }

  1. Solo para los maestros: La lección de esta semana debería ayudarnos a comprender el significado de la muerte expiatoria de Jesucristo, como se predijo en la vida del Siervo de Jehová de Isaías 53, y como se ve en el contexto bíblico más amplio. Este Siervo de Jehová fue "varón de dolores", una "expiación por el pecado", y por amor murió voluntariamente por nuestros pecados. Sus actos en favor de nosotros están llenos de humildad, compasión y amor.

Análisis inicial: Si te pidieran que describieras los aspectos más importan­tes de la misión del Mesías, ¿qué dirías acerca de él? ¿Qué puntos no deberías omitir?
{ 2: ¡Explora! }

  1. Solo para los maestros: En la segunda parte de Isaías, hay cinco cantos del Siervo de Jehová que se llaman cantos del Siervo Sufriente (Isa. 42:1-9; 49:1-7; 50:4-9; 52:13-53:12; 61:1-3). Dios quiere salvar a su pueblo aun cuando él no reconozca su amor. Pero él quiere que comprendamos su gran sacrificio por la humanidad. En Isaías 53, este sacrificio se describe como una muerte sustitutiva que trae victoria sobre el pecado y justificación a quienes aceptan su solución. Para sus seguidores, su sacrificio infinito y su amor fiel proporcionan grandes beneficios.

Comentario de la Biblia

Nuestra vida eterna depende del cumplimiento de la misión del Siervo de Jehová. Su amante sacrificio por nosotros es la fuente de nuestra justifi­cación y salvación. Comprender estos pasajes es tan vital para nuestra vida espiritual que los exploraremos con un énfasis especial en el cuarto canto.


    1. El primero y el segundo cantos del Siervo de Jehová

(Repasa, con tu clase, Isa. 421-9; 491-7.)
Considera los textos de Isaías que describen la misión universal de Cristo. El primer canto no revela la identidad del Siervo de Jehová, pero describe su gran tarea: traerá la justicia y la ley a todo el mundo, y será un pacto y una luz para el mundo. Aun cuando él es un Rey, no actuará como conquistador, sino que sus maneras serán suaves y humildes. Su fortaleza y su poder estarán en la Palabra y el Espíritu de Dios.
El segundo canto identifica al Siervo como alguien que tiene que cumplir un rol vital en llevar a Israel y su remanente de regreso a Dios (así, el Siervo no puede ser Israel ni el remanente de Israel; ver Isa. 49:6). No solo es un agente que comunica la salvación, sino también él es, en su persona, la Salvación del mundo entero. Por primera vez en este canto, uno encuentra una alusión al sufrimiento mental del Siervo y a su glorificación (Isa. 49:7).
Pregunta para dialogar: La traducción literal de Isaías 49:6 destaca el hecho de que el Siervo de Jehová es la Salvación para el mundo: "Y él dice [Jehová a su Siervo]: 'Es cosa pequeña que seas mi siervo para levantar las tribus de Jacob, y para restaurar el Israel preservado. Hasta te daré por luz a los gentiles [naciones] para ser mi salvación hasta el fin del mundo'" (traduc­ción del autor). Compara diferentes traducciones de este versículo, y analiza las diferencias entre la declaración de que Jesucristo es la Salvación para todo el mundo y la afirmación de que el Siervo traerá la salvación de Dios al mundo entero.

    1. El tercer canto

(Repasa, con tu clase, Isa. 50:4-9.)
Este canto es llamado el "Siervo del Getsemaní", porque él mismo habla de su propia experiencia, su intenso sufrimiento y su confianza en Jehová. Isaías pinta primero un cuadro de la designación del Siervo y su estrecha relación con Dios. Dios lo despierta cada mañana para revelarle su tarea para el día. El discipulado obediente del Siervo se describe también aquí.
En este pasaje se describe por primera vez el sufrimiento físico de este siervo. Sería azotado, golpeado, torturado, y humillado por burlas y escupitajos (vers. 5, 6). Sin embargo, en su angustia él confiaría en que Dios lo ayudaría y lo vindicaría.
Pregunta para dialogar: En este pasaje de Isaías, ¿qué parte demues­tra que el Siervo de Jehová sufrió voluntariamente? ¿Qué significa Isaías 50:7 al decir que el Mesías puso su rostro "como pedernal"?
Actividad: Pide a los miembros de tu clase que compartan otros versículos acerca del amor de Dios y de sus promesas de cuidarnos durante nuestros tiempos de aflicción.
III. Los cantos cuarto y quinto
(Repasa, con tu clase, Isa. 52:13-53:12; 61:1-3.)
Isaías llega al corazón del tema en su cuarto canto. En cinco estrofas, de tres versículos cada una, encontramos el pasaje más sublime acerca del sacrificio del Siervo. Esta pieza contiene el mensaje acerca de la misión y las realizaciones del Mesías, y las describe en el siguiente escenario:

      1. La paradoja de la vida del Siervo: altamente exaltado y profundamente humillado (Isa. 52:13-15). El acertijo de su vida parece insoluble. Pero, al avanzar en este poema, el enigma se aclara: la jornada del Siervo será por el sufrimiento y la muerte como sacrificio, hasta la glorificación.
      2. El rechazo del Siervo, varón de dolores y sufrimiento (Isa. 53:1-3). La gente no cree en él, y dos veces en este pasaje se subraya que él fue des­preciado. Esta descripción realista termina con una declaración triste de que ninguno lo respeta.
      3. La expiación del Siervo de Jehová que tomó sobre sí nuestras transgresiones (Isa. 53:4-6). Este núcleo del canto explica por qué el Siervo tiene que pasar por todo el sufrimiento y la humillación: "Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades [...] fue traspasado por nuestras rebeliones, y mo­lido por nuestras iniquidades" (NVI). Isaías nos identifica claramente: nuestros pecados son la causa de la muerte del Siervo. Tú y yo somos responsables y culpables por su muerte, y no podemos echar la culpa sobre otros. Era la so­lución de Dios en cuanto a cómo resolver el problema del pecado: "El SEÑOR hizo recaer sobre él la iniquidad de todos nosotros" (vers. 6). Nota la voz pasiva de los verbos en el versículo 5, que explica lo que el Siervo hizo por nosotros. Por medio de la muerte voluntaria y sustitutiva del Siervo, nosotros somos sanados (la salvación es curación), y podemos vivir.
      4. El sufrimiento, el juicio, la muerte y la sepultura del Siervo de Jehová (Isa. 53:7-9). Isaías ahora describe la sumisión completa del Siervo a la vo­luntad de Dios, y que su dolor y sufrimiento no fueron los suyos propios (él era inocente y sin ningún engaño en él), pero fueron por "la transgresión de mi pueblo".
      5. La glorificación del Siervo de Jehová (Isa. 53:10-12). Este canto culmina con una explicación de muchos resultados maravillosos de la muerte como sacrificio del Siervo: resurrección, justificación de muchos, y el compartir su victoria con otros. Continúa su obra por los pecadores por quienes él sufrió la muerte: intercede por ellos.

El quinto y último canto (Isa. 61:1-3) declara que el Siervo es ungido por Jehová y capacitado por el Espíritu para proclamar buenas nuevas y aplicar todo lo que él ha logrado por su muerte para darles libertad y victoria a los pecadores, de modo que puedan servir a otros y ser fieles siervos (Isa. 61:4-6).
Preguntas para dialogar:
1. ¿Por qué a primera vista la lectura de Isaías 53 acerca del Siervo de Jehová es confusa? Ver la historia del alto oficial etíope en Hechos 8:26 al 40.
2. ¿Por qué Dios guio a Isaías a explicar con tanto detalle los eventos re­lacionados con la muerte del Siervo de Jehová? ¿Cómo interpretó Isaías el significado de la muerte del Siervo y sus resultados maravillosos?
{ 3: ¡Aplica! }

  1. Solo para los maestros: Jesús se aplicó a sí mismo Isaías 61:1 y 2 cuando proclamó: "Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros" (Luc. 4:16-22). ¿Cómo puedes aplicar este pasaje a ti mismo cuando Dios te llama a proclamar sus buenas nuevas al mundo? Analiza cómo puede esto hacerse adecuada y sabiamente.

Aplicación: Con respecto al Siervo de Jehová, Dios declara por medio de Isaías que "Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros" (Isa. 53:6), "justi­ficará mi siervo justo a muchos" (vers. 11), y "habiendo él llevado el pecado de muchos" (vers. 12). Analiza con tu clase cómo puedes conciliar esta aparente discrepancia entre "todos" y "muchos", y cómo puede hacerse esto apropiada y sabiamente (ver cómo aplicó Pablo el texto de Isaías 49:6b a su situación, de acuerdo con Hech. 13:47).
{ 4: ¡Crea! }

  1. Solo para los maestros: Isaías describe la misión y los logros del Siervo de Jehová en estos cinco pasajes que hemos estudiado. ¿Cuáles son las ventajas de esa enseñanza ilustrada?

Actividades:

    1. Isaías describe gráficamente el sufrimiento del Siervo de Jehová y usa un amplio vocabulario bíblico. Pide a tu clase que reescriba el capítulo 53 de Isaías, usando un lenguaje moderno para describir lo que sucedió en la vida de Cristo. ¿Cómo puede uno expresar mejor, en la cultura actual, el significado de su muerte victoriosa y sustitutiva por nosotros? Sé fiel al texto bíblico, pero expresa los mismos pensamientos de una manera clara, sencilla y diferente. Pide a tu clase que use metáforas, símiles y conceptos, que puedan hablar a la mente y el corazón de nuestra sociedad posmoderna. Sean creativos. Especial­mente, apunten con este ejercicio a los jóvenes. ¿Cómo podemos comunicarles la profundidad de este mensaje?
    2. Busca, en el Himnario adventista, himnos acerca de la muerte de Cristo y sus resultados para nosotros. Invita a la clase a aprender de memoria los mejores.


I. Baluarte de belleza
(Repasa, con tu clase, Salmo 27:4.)

La palabra hebrea no'am, aquí traducida como "belleza", es un término dinámico que emociona al espectador por su carácter amable y placentero. David anhelaba contemplar en el Santuario esta belleza de Dios, una belleza que Dios tiene dentro de sí mismo (su carácter) y también la belleza que Dios imparte. El salmista también escribió: "Fortaleza y hermosura, en su santuario" (Sal. 96:6, VM). "Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad" (Sal. 29:2; 96:9). Los escritores bíblicos inspirados usan por lo menos catorce palabras hebreas diferentes para "hermosura" en su descripción de esta experiencia estética en relación con el Santuario.
El Santuario del desierto era "una construcción magnífica [...]. No hay pala­bras que puedan describir la gloria de la escena que se veía dentro del Santuario [...] pero todo esto era apenas un pálido reflejo de las glorias del Templo de Dios en el cielo" (PP 358, 361). Imagínate los metales preciosos: según Éxodo 38:24 y 25, la construcción de esta tienda portátil del desierto usó más de una tonelada de oro (29 talentos, 730 siclos = 2.205 libras = 1.000 kg) y casi cuatro toneladas de plata (100 talentos, 1.775 siclos = 7.583 libras = 3.440 kg). Visualiza la belleza insuperable del Templo de Salomón, que Elena de White indica que era "la más grandiosa construcción que jamás edificaron manos humanas", y con todo era apenas "un pálido reflejo" de la "inmensidad y de su gloria" del Santuario celestial (CS 466).
Para ayudar a tu imaginación, considera que en 1 Crónicas 22:14 David reu­nió, para usar en el Templo, cien mil talentos de oro -unas tres mil quinientas toneladas (de un valor inmenso en términos actuales)- y un millón de talentos de plata, es decir, unas 35.000 toneladas. De la belleza de este santuario podemos aprender que 1) Dios es un gran amante de lo que es hermoso (Éxo. 28:2, 40; 2 Crón. 3:6); 2) el carácter de Dios que se revela en el Santuario es hermoso, p. ej., su santidad (Lev. 19:2; Sal. 96:9); 3) los caminos divinos de salvación, simbolizados en el Santuario (Sal. 77:13), son asombrosamente bellos; y 4) él anhela darnos el mismo hermoso carácter (1 Ped. 1:16).
Considera: ¿De qué maneras deberían los "santuarios" de nuestra iglesia (arquitectura y decoración) ser hermosos hoy?

II: Templo de verdad
(Repasa, con tu clase, Sal. 27:4b.)

David no solo anhelaba ver la belleza de Dios en el Santuario sino también "inquirir [la verdad] en su templo". El mensaje del Santuario no solo es una experiencia de belleza majestuosa; también es una búsqueda reflexiva y dili­gente de la verdad.
En los 150 Salmos, hay un promedio de una referencia explícita al Santuario por Salmo, y estas referencias nos dan percepciones de muchas verdades conectadas con el Santuario, tales como la adoración y la alabanza (Sal. 96:9; 150:1), el Juicio (Sal. 11:4, 5) y la oración (Sal. 28:2). El salmista fue al Santuario cuando trataba de comprender por qué los impíos prosperaban mientras que los justos sufrían, y en el Santuario (tal vez mientras observaba cómo el fuego consumía el sacrificio, que representa la retribución divina por el pecado) dijo: "comprendí el fin de ellos" (Sal. 73:17). La verdad presente del mensaje del Santuario para estos últimos días está especialmente concentrada en los libros apocalípticos de Daniel y el Apocalipsis, que estudiaremos en lecciones poste­riores. Cada uno de nosotros debe estudiar el mensaje del Santuario por sí mis­mo, buscando diligentemente comprender su verdad a la luz de las Escrituras.
Considera: ¿Qué aspecto de la "verdad presente" del mensaje del Santua­rio es más central y también el más fuertemente desafiado en nuestros días?

III. Baluarte de bondad
(Repasa, con tu clase, Sal. 27:5-13.)

No es suficiente ver la belleza de la tipología del Santuario, o captar la verdad del Santuario para estos días finales. El Santuario no es sencillamente un objeto de contemplación estética o de estimulación intelectual. Es una realidad viviente. David muestra cómo la "bondad de Dios" que se encuentra en el Santuario se experimenta en la vida práctica. Describe cómo él encontró protección y vindicación en el Santuario (vers. 5, 11, 12), y de qué modo esta comprensión lo llevó espontáneamente a una adoración gozosa (vers. 6b). Y, en la culminación misma del Salmo, David plantea el significado máximo del Santuario como un compañerismo personal con el Dios del Santuario: "Cuando dijiste: Buscad mi rostro; mi corazón te dijo: ¡Tu rostro, oh Jehová, buscaré!" (vers. 8, VM). El Salmo para el Santuario termina con una esperanza para el futuro, cuando la vindicación final vendrá junto con una revelación plena de Dios en su Santuario (vers. 14).


Considera:¿ De qué modo el tema del Santuario es un mensaje de belleza, verdad y bondad para ti? ¿Cuál es la aplicabilidad de la doctrina del Santuario para tu vida personal? ¿De qué maneras es una realidad viviente?

{ 3: ¡Aplica! }


• Solo para los maestros: El diseño del Santuario del desierto tiene en realidad la forma de una cruz (ver la sección del domingo). La disposición de los diversos muebles en el Santuario ilustra los pasos principales para ir a Jesús y mantenerse en conexión con él, en adoración y oración. Sigue al sacerdote en el "camino del Santuario" divino:
Entra ante su presencia con gratitud (Sal. 100:4).
Experimenta arrepentimiento, confesión y perdón en el altar del sacrificio, que representa la cruz (Heb. 13:10-13; Lev. 4; ver la Lección 5).
Encuentra limpieza del pecado y una renovación diaria en la fuente (Tito 3:5; la palabra griega lútron, "lavar", también significa "fuente").
Encuentra alimento espiritual diario de la Palabra de Dios en la mesa de los panes (Juan 6:48, 63; Deut. 8:3).
Recibe el poder del Espíritu Santo en el candelabro (Apoc. 4:5).
Ofrece oraciones de intercesión en el altar del incienso (Apoc. 8:4).
Encuentra una limpieza profunda en el Trono de Dios representado por el Arca (Lev. 16:30; ver la Lección 6).


Pregunta para reflexionar:

¿De qué manera estos pasos coinciden con el comienzo de la vida cristiana, y también con el mantenimiento del caminar cristiano?

Pregunta de aplicación:

¿Cómo pueden aplicarse estos pasos de una manera práctica en la vida diaria de oración? (Algunos han llamado a esto la "oración del Santuario".)
Actividad: Desarrolla tu propia "oración del Santuario" basado en los pasos que anteceden.


{ 4: ¡Crea! }
• Solo para los maestros: El libro de Hebreos da una lección muy poderosa del Santuario: podemos AHORA entrar en el Santuario celestial por fe, con osadía y por fe, y aun "vivir" en el Santuario celestial. (Lee Heb. 4:16; 6:19, 20; 10:19-22; 12:22-24.)
Actividad: Invita a los miembros de tu clase a experimentar la "oración del Santuario" como se describe en la sección anterior, y luego, aún mejor, ¡elige la "VIDA del Santuario"!