Lección 9 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Daniel 7:27.

27 y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno, y todos los dominios le servirán y obedecerán.


Bosquejo de la lección:

  1. Saber: Jesucristo, nuestro Juez
    1. ¿Cómo puedes saber que Jesús está a favor de ti, y no en contra de ti?
    2. ¿Por qué la verdad es tan valiosa?
    3. ¿Por qué es importante desenmascarar las actividades del anticristo?
  2. Sentir: Jesucristo asegura tu lugar celestial
    1. ¿Cómo te sientes al saber que Cristo no es solo tu Juez sino también tu Abogado?
    2. ¿Cuándo y cómo pronunciará Jesús el Juicio a favor de sus hijos?
    3. ¿Qué hay tan destructivo, repulsivo y malo en las actividades del cuer­no pequeño?
  3. Hacer: Regocijarse en Dios, tu Juez
    1. ¿Cómo puede asegurar Dios su victoria por toda la eternidad sobre Satanás y el mal?
    2. ¿Puede Jesús ser "sobornado" por nuestra conducta moral ejemplar, buenas obras, o servicio excelente? ¿Por qué sí o por qué no? ¿Por qué estas diferentes actividades éticas no hacen que Dios sea más miseri­cordioso hacia nosotros?

Resumen: Cuando Dios juzga a su pueblo, él justifica, libera y vindica; pero también, él condena, castiga y destruye el mal.

Ciclo de aprendizaje


Pasaje destacado: Daniel 7:9, 10, 13, 14, 22-27.
Concepto clave para el crecimiento espiritual: El Juicio previo al Advenimiento da más certeza de la salvación que si no sucediera. Dios toma los casos de sus seguidores fieles y los presenta en el tribunal celestial. El propósito es afirmar nuestra decisión por él frente a los representantes de todo el universo, y asegurar nuestro lugar en el cielo por toda la eternidad. Este juicio condena al cuerno pequeño y a sus seguidores, confirmando que el mal dejará de existir.

{ 1: ¡Motiva! }

  1. Solo para los maestros: Esta lección proporciona vislumbres para la comprensión del Juicio previo al Advenimiento. Se da la explicación desde la perspectiva de un creyente en Jesucristo y es muy positiva, porque Dios está por nosotros y nunca contra nosotros. El Juicio es una parte integral del evangelio, que necesita ser presentada de una manera correcta a fin de no asustar a la gente, sino darle esperanza.

Diálogo inicial: ¿Cuál es la primera reacción y sentimiento de los miembros de la clase cuando oyen que Dios los juzgará? Esta pregunta ha sido hecha a personas de diversos lugares y trasfondos, y la respuesta siempre fue "temor". ¿Por qué tememos el Juicio de Dios? Una razón es que tenemos una compren­sión muy estrecha de la naturaleza del Juicio. ¿Qué es, realmente, el Juicio de Dios, y cómo debe ser definido bíblicamente?

{ 2: ¡Explora! }

  1. Solo para los maestros: Daniel 7 tiene una hermosa estructura literaria que nos ayuda a captar los puntos principales del capítulo. Después de una introducción (vers. 1), sigue una visión (vers. 2-14); luego, su interpretación (vers. 15-27); y finalmente, el epílogo (vers. 28). La visión se divide en diferentes partes, que se expresan en un quiasmo:
    1. Preparación del trasfondo - vers. 2, 3
    2. Descripción de las tres bestias - vers. 4-6
    3. La aterradora cuarta bestia - vers. 7
    4. Actividad del cuerno pequeño - vers. 8
    5. Juicio celestial - vers. 9, 10 D'. El cuerno pequeño - vers. 11a

C'. Destino de la cuarta bestia - vers. 11 b

B'. Destino de las tres primeras bestias - vers. 12
E'. Glorioso triunfo en el Juicio - vers. 13, 14
De este modo, el Juicio celestial previo al Advenimiento está en el centro de la visión y es su culminación. En el Capítulo 7, hay tres pasajes clave escri­tos en forma de poesía: las dos escenas celestiales (vers. 9, 10 y 13, 14) y la interpretación de la visión (vers. 23-27).
Comentario de la Biblia
El Juicio de Dios en general se percibe como condenación, castigo o destruc­ción. Este significado negativo del Juicio también está presente en la Biblia, pero esta actividad divina es muy positiva: porque, para Dios, juzgar significa justificar, salvar y vindicar, a su pueblo. Solo cuando el significado primario positivo no se puede aplicar por causa del contexto inmediato, aparece el juicio negativo.
I. El Juicio divino como evangelio: Una sonrisa de Dios a su pueblo
(Repasa, con tu clase, Dan. 7\22.)
Daniel explica lo que sucederá en el juicio previo al Advenimiento en el capítulo 7, y señala dos clases de juicio:

  1. Juicio de condenación en conexión con el cuerno pequeño (Dan. 7:26).
  2. El juicio de salvación. Antes de que Daniel subraye el juicio de destruc­ción, él interpreta lo que sucederá a los creyentes. El Juicio será proclamado para su beneficio, "en favor de" ellos: "Entonces vino el Anciano y emitió juicio en favor de los santos del Altísimo. En ese momento los santos recibieron el reino" (Dan. 7:22, NVI). ¡Gloria y aleluya a Dios!

Actividad: Compara diferentes traducciones de Juan 5:24. Según la Nueva Versión Internacional, Jesús afirma: "Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida". La versión Reina-Valera de 1960 lo dice así: "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me en­vió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida". ¿Cuál es la traducción correcta? De acuerdo con el griego original, ambas versiones son correctas, y hay buenas razones para creer que esta ambigüedad textual es intencional. La verdad es que los que creen en Cristo y su evangelio no serán condenados, y no vendrán a juicio. ¿Cómo se entiende esto? ¿Contradice Jesús a Pablo, quien asegura que "es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo" (2 Cor. 5:10)? ¿Qué quiso decir Jesús cuando afirmó que los que creen en él no serán juzgados? Signi­fica que ellos no vendrán a juicio de condenación. Hay solo un juicio que es cien por cien condenación, y es el Juicio Final al término del milenio, cuando todos los malvados serán aniquilados. En ese tiempo, todos los redimidos ya estarán en la Nueva Jerusalén con Cristo: así, no serán juzgados (Apoc. 20:6, 9-15). Los creyentes en Cristo no necesitan temer ningún juicio divino, porque "ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús" (Rom. 8:1).
Pregunta para dialogar: ¿Qué puedes hacer para ver el Juicio de Dios como algo positivo, y no algo que te asuste?

  1. El Juicio de Dios es "en favor de" su pueblo

(Repasa, con tu clase, Isa. 35:4.)
Considera los siguientes textos, que demuestran que nuestra definición de Juicio es bíblica. Hay abundantes ejemplos bíblicos de juicios divinos positivos, pero estudia por lo menos estos pocos ejemplos:

  1. El libro de Jueces. Cuando el pueblo de Dios estaba bajo la opresión de sus enemigos, clamaba a Dios pidiendo ayuda, y él le enviaba jueces, es decir, libertadores para librarlos y protegerlos.
  2. David oró varias veces a Dios: "Júzgame, oh Jehová" (Sal. 7:8; 26:1; 35:24). Él no pide condenación sino vindicación de los enemigos que estaban contra él y querían destruirlo.
  3. Para Dios, juzgar realmente significa salvar: "Desde los cielos hiciste oír juicio; la tierra tuvo temor y quedó suspensa cuando te levantaste, oh Dios, para juzgar, para salvar a todos los mansos [pobres, NVI] de la tierra" (Sal. 76:8, 9).
  4. Por medio del profeta Isaías, Dios anima: "Decid a los de corazón apo­cado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará" (Isa. 35:4). Este texto, clara pero hermosamente, explica que necesitamos confiar en Dios (no en nosotros mis­mos) a fin de tener la certeza de la salvación.

Pregunta para dialogar: Cuando Pablo explica el motivo "en Cristo", declara que, después de que nos entregamos a Dios y creímos en él, en su rica misericordia, "juntamente con él [Cristo] nos resucitó y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús" (Efe. 2:6). ¿Qué significa que por fe estamos ya sentados con Cristo en los lugares celestiales, es de­cir, a la diestra del Padre celestial (ver Efe. 1:20)? ¿Por qué no necesitamos preocuparnos y dudar de que un día estaremos físicamente con él en el cielo?

El Juicio y el gozo de Dios

(Repasa, con tu clase, Sal. 96:11-13.)
Generalmente asociamos el Juicio divino con el temor y la condenación, pero el salmista pone el Juicio junto con el gozo. Estudia los verbos que usa en Salmo 96:11 al 13 y la razón que da: "¡Alégrense los cielos, regocíjese la tierra! ¡Brame el mar y todo lo que él contiene! ¡Canten alegres los campos y todo lo que hay en ellos! ¡Canten jubilosos todos los árboles del bosque! ¡Canten delante del Señor, que ya viene! ¡Viene ya para juzgar la tierra! Y juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con fidelidad" (NVI; el énfasis es del autor). El Juicio divino trae la victoria final para el pueblo de Dios y el fin del mal. Los redimidos cantarán con gozo en la segunda venida de Cristo: "He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación" (Isa. 25:9).
Pregunta para dialogar: ¿Por qué los creyentes en Cristo pueden ale­grarse acerca del Juicio divino? Asegúrate de que tus razones sean altruistas.
{ 3: ¡Aplica! }

  1. Solo para los maestros: Explica a tu clase por qué es necesario que Dios represente la justicia cuando ejecuta los juicios de condenación. ¿Por qué no pueden existir el amor y la verdad sin la justicia?

Actividad: Lee en voz alta, con tu clase, 1 Juan 2:28 y 4:17, y analicen estos textos en grupos pequeños de dos o tres personas. ¿Sobre qué condiciones construye Juan su afirmación de que podemos tener confianza en el Día del Juicio y la segunda venida de Cristo? ¿Qué significa "permaneced en él"? Jesús asegura que podemos llevar fruto únicamente si permanecemos en él (ver Juan 15:1-17; Ose. 14:8). Aplica esto a la vida práctica. ¿Cómo podemos permanecer en Dios a fin de dar frutos?


{ 4: ¡Crea! }

  1. Solo para los maestros: Contrasta, con tus alumnos, las dimensiones positiva y negativa de las actividades divinas de juicio. Invítalos a dar ejemplos bíblicos y cómo aplicarlos a la vida moderna.

Actividades:

  1. ¿Cómo puedes ayudar a tus amigos o miembros de iglesia que tienen dudas acerca de su salvación, que no están seguros de que Dios puede aceptarlos, y que viven en una esquizofrenia espiritual, porque tienen miedo del Juicio de Dios? ¿Cómo puedes ayudarlos en sus luchas y sufrimientos espirituales?
  2. Dile a tu clase que pueden ir al sitio web de la Sociedad Teológica Ad­ventista www.atsjats.org a buscar en los archivos del Journal of the Adventist Theological Society el artículo de Jirí Moskala titulado: "The Gospel According to God's Judgment: Judgment as Salvation" [El Evangelio según el Juicio de Dios: El Juicio como Salvación]. Este artículo proveerá más detalles, estudios y análisis acerca del tema de hoy.