Sábado 9 de agosto
Audio Lección        Comentario EGW
______________________________________________________________________________________________________________________________

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 9:36 ( CB ) ; Marcos 10:21 ( CB ) ; Lucas 10:30-37 ( CB ) ; Mateo 25:31-46 ( CB ) ; Lucas 6:32-35 ( CB ) ; Juan 15:4-12 ( CB ).

PARA MEMORIZAR:
"Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado,que también os améis unos a otros" (Juan 13:34 ( CB ) ).


CONTRARIAMENTE A LOS QUE MUCHOS PIENSAN, el mandato de amar a nuestro prójimo no es una nueva enseñanza, exclusiva del Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento, Dios ya había mandado a su pueblo: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Lev. 19:18 ( CB ) ), y "amarás [al extranjero] como a ti mismo" ( Lev. 19:34 ( CB ) ).
¿Por qué, entonces, dijo Jesús: "Un mandamiento nuevo os doy"? Lo novedoso de la instrucción de Jesús era que tenía una nueva medida: "como yo os he amado". Antes de la encarnación de Cristo, los hombres no tenían una ma­nifestación completa del amor de Dios. Ahora, a través de su vida y su muerte abnegadas, Jesús demostró el significado verdadero y más profundo del amor.
"El amor era el ambiente en el cual Cristo se movía, caminaba y trabajaba. Vino a rodear al mundo con los brazos de su amor. [...] Hemos de seguir el ejemplo presentado por Cristo y hacer de él nuestro Modelo, hasta que ten­gamos el mismo amor por el prójimo que él manifestó por nosotros" (DNC 24).
Esta semana, al considerar la ternura, consideración y compasión de Jesús, que nuestros corazones sean tocados y moldeados por su principio divino de amor, que es la característica distintiva del cristianismo verdadero.

 

 

Domingo 10 de agosto
Audio Lección      Audio Dialogo Bíblico      Comentario EGW
______________________________________________________________________________________________________________________________
CÓMO VIVIÓ JESÚS

A pesar de estar constantemente bajo los más feroces ataques de Satanás, Jesús vivió una vida de amor y servicio abnegados. Su prioridad siempre estuvo centrada en los demás, no en sí mismo. Desde su niñez hasta la cruz, mostró una disposición cariñosa y constante a servir a otros. Sus manos voluntarias estaban siempre listas para aliviar cualquier sufrimiento que percibía. Cuidó con amor de aquellos que eran considerados de poco valor por la sociedad, tales como los niños, las mujeres, los extranjeros, los leprosos y los cobradores de impuestos. Jesús "no vino para ser servido, sino para servir" (Mat. 20:28 ( CB ) ). Por lo tanto, Jesús "anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo" (Hech. 10:38). Su compasión e interés misericordiosos hacia el bien­estar de los demás eran más importantes para él que satisfacer su propia ne­cesidad física de comida o de abrigo. De hecho, incluso estando en la cruz, se preocupó más por su madre que por sus propios sufrimientos (Juan 19:25-27 ( CB ) ).

¿Qué nos enseñan Mateo 9:36 ( CB ) ; 14:14 ( CB ) ; y 15:32 ( CB ) acerca de la forma en que Jesús consideraba a las personas?

Jesús era sensible a las necesidades de las personas y se preocupaba verda­deramente por ellas. Su corazón estaba lleno de compasión hacia las grandes multitudes que estaban fatigadas y desorientadas. Fue movido a compasión hacia los incapacitados e indefensos, tales como los dos ciegos de Jericó (Mat. 20:34), el leproso suplicante (Mar. 1:40, 41) y la viuda que había perdido a su único hijo (Luc. 7:12, 13 ( CB ) ).

¿Qué principio de acción guiaba a Jesús al relacionarse con las perso­nas? Mar. 10:21 ( CB ) ; Juan 11:5 ( CB ).

Cada acto de misericordia, cada milagro, cada palabra de Jesús eran moti­vados por su infinito amor; un amor constante y permanente. Al final de su vida, Jesús mostró vívidamente a sus discípulos que, habiéndolos amado desde el principio, "los amó hasta el fin" (Juan 13:1 ( CB ) ). Con su muerte en la cruz, demostró al universo entero que el amor desinteresado triunfa sobre el egoísmo. A la luz del Calvario, es claro que el principio del amor altruista es el único fundamento válido para la vida en el universo.

"Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos" (Juan 15:13 ( CB )). ¿Cómo entendemos lo que esto significa en términos prácticos diarios?¿De qué manera podemos aplicarlo día a día?

 

 

 

Lunes 11 de agosto Audio Lección Audio Diálogo Bíblico   Comentario EGW
______________________________________________________________________________________________________________________________
AMA A TU PRÓJIMO

Vivir como Jesús significa mostrar el mismo amor que él demostró. Él ilustró esta clase de amor a través de la parábola del buen samaritano (Luc. 10:30-37 ( CB ) ), que contó al dialogar con un abogado. El doctor de la Ley resumió nuestro deber para con Dios y el prójimo de la siguiente manera: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo" (Luc. 10:27 ( CB ) ). Él conocía bien su Biblia (repitió de memoria Deut. 6:5 ( CB ) y Lev. 19:18 ( CB ) ), pero debió de haberse sentido culpable por no demostrar amor a su prójimo. En un intento por justificarse, preguntó a Jesús: "¿Y quién es mi prójimo?" (Luc. 10:29 ( CB ) ).


¿De qué forma explicó Jesús quién es nuestro prójimo? ¿Qué implicaciones tiene la parábola del buen samaritano para nosotros? Luc. 10:30­37 ( CB ) . ¿De qué manera se relaciona el mandamiento "amarás a tu prójimo como a ti mismo" con la Regla de Oro? Mat. 7:12 ( CB ) .

A la pregunta: "¿Quién es mi prójimo?", Jesús respondió, básicamente, que nuestro prójimo es toda persona que necesita nuestra ayuda. Así que, en vez de preguntar: "¿Qué puede hacer mi prójimo por mí?", deberíamos preguntar: "¿Qué puedo hacer yo por mi prójimo?"
Jesús fue más allá de la interpretación negativa de esta regla común en esa época: "No hagas con los demás lo que no quieres que hagan contigo". Al presentarla de una manera positiva, Jesús no solamente se refirió a lo que debemos evitar sino, especialmente, lo que tenemos que hacer. En especial, debemos recordar que este principio no nos dice que debemos tratar a los demás como ellos nos tratan a nosotros. Después de todo, es fácil ser ama­bles con quienes son amables con nosotros, o malos con quienes nos tratan mal; la mayoría de las personas lo pueden hacer. En vez de eso, nuestro amor hacia nuestro prójimo siempre debería ser independiente de la manera en que nuestro prójimo nos trata a nosotros.

Piensa en alguien que te ha tratado mal. ¿De qué modo has tratado tú, a su vez, a esa persona? ¿De qué forma el ejemplo de Cristo, y la manera en la que él trató a quienes lo maltrataron, nos enseña cómo podemos relacionarnos mejor con aquellos que no nos tratan con amabilidad?


Martes 12 de agosto Audio Lección    Audio Diálogo Bíblico    Comentario EGW
______________________________________________________________________________________________________________________________
SERVICIO ABNEGADO

¿Cuál es el mensaje básico de Mateo 25:31 al 46 ( CB ) ?

En el día final habrá muchas sorpresas. Los que estén a la derecha del Hijo del Hombre nunca podrían haberse imaginado que su manifestación de amor abnegado sería tan decisiva. Cristo no los felicitará por los sermones elocuentes que hayan predicado, ni por la tarea valiosa que hayan realizado o por las donaciones generosas que hayan hecho. En vez de eso, Cristo les dará la bien­venida al cielo por los pequeños actos de amor realizados a los más pequeños de sus hermanos.
Los que estén a la izquierda también se sorprenderán por la razón que dará el Rey para su veredicto. Algunos de ellos, incluso, dirán: "Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?" (Mat. 7:22 ( CB ) ). Aunque estos son actos desea­bles, sin una actitud de amor no tienen valor. Estas personas habrán profesado servir a Cristo, pero el Señor nunca los conoció (Mat. 7:23 ( CB )) porque ellos nunca lo amaron a él ni a sus hermanos. No practicaron los principios de la verdadera religión (Sant. 1:27 ( CB ) ).
Los comentadores han sugerido varias interpretaciones en cuanto a quiénes son "estos mis hermanos más pequeños" (Mat. 25:40 ( CB ) ). Es importante definir quiénes son, a fin de conocer el alcance de nuestra responsabilidad cristiana. Algunos intérpretes argumentan que los "hermanos más pequeños" de Jesús son los apóstoles y otros misioneros cristianos. Hallan apoyo para esta postura en Mateo 10:40 al 42 ( CB ) , y concluyen que el destino de todos los seres humanos depende de la manera en que tratan a los misioneros cristianos. Otros eruditos, basados en Mateo 12:48 al 50 ( CB ) , afirman que los "hermanos más pequeños" de Jesús son sus seguidores en general. No hay duda de que todos los discípulos de Jesús son sus hermanos; pero el alcance de las palabras de Jesús parece ser incluso mayor. Cristo "se identifica con cada hijo de la humanidad [...]. Es Hijo del Hombre, y así hermano de cada hijo e hija de Adán" (DTG 593).

Piensa en algún momento en el que te encontrabas en gran necesidad de ayuda y alguien vino para auxiliarte. ¿Qué significó esa ayuda para ti en tu sufrimiento y dolor? ¿De qué manera esa experiencia te demostró por qué es tan importante que estemos dispuestos a ayudar de todas las formas posibles a otros que están pasando necesidad?

 

 

 

 

Miércoles 13 de agosto Audio Lección       Audio Diálogo Bíblico Comentario EGW
____________________________________________________________________________________________________________________________________
AMARÁS A TUS ENEMIGOS

La evidencia suprema de cristianismo genuino es el amor hacia nuestros enemigos. Jesús estableció este estándar elevado en contraste con la idea pre­valeciente en sus días. A partir del mandamiento "amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Lev. 19:18), muchos habían deducido algo que, en realidad, el Señor nunca había dicho ni planeado: odiarás a tu enemigo. Por supuesto, eso no estaba implícito en el texto mismo.

¿De qué maneras prácticas se puede manifestar amor hacia los enemi­gos, según Cristo? Luc. 6:27, 28 ( CB ) .

Un adversario puede mostrarnos enemistad de tres maneras diferentes (Mat. 5:44 ( CB ) ): por una actitud hostil ("los que os aborrecen"), por medio de pa­labras soeces ("los que os maldicen") y por medio de acciones abusivas ("los que os ultrajan y os persiguen"). A esta triple forma de expresión de enemistad, Cristo nos instruye que respondamos con tres manifestaciones de amor: hacer buenas acciones por ellos ("haced [les] bien"), hablar bien de ellos ("bendecid [los]") e interceder por ellos ante Dios ("orad" por ellos). La respuesta cristiana a la hostilidad y el antagonismo es: "Vence con el bien el mal" (Rom. 12:21 ( CB ) ).
Nota que Jesús primeramente nos pide que amemos a nuestros enemigos y luego, como resultado, que demostremos este amor por medio de buenas acciones, palabras amables y oración intercesora. Sin el amor proveniente del Cielo, estas acciones, palabras y oraciones serían una falsificación hipócrita y ofensiva del verdadero cristianismo.

¿Qué razones mencionó Jesús para explicar por qué debemos amar a nuestros enemigos? Luc. 6:32-35 ( CB ) .

A fin de ayudarnos a entender este mandamiento elevado, el Señor utilizó tres argumentos. Primero, debemos vivir por encima de los bajos estándares del mundo. Incluso los pecadores se aman unos a otros, y hasta los criminales se ayudan unos a otros. Si seguir el ejemplo de Cristo no nos elevara para vivir y amar de una forma superior a la virtud de los hijos de este mundo, ¿qué valor tendría? Segundo, Dios nos recompensará por amar a nuestros enemigos; aunque no tenemos que amarlos por la recompensa que recibiremos, Dios nos la otorgará con generosidad. Y tercero, este tipo de amor es una evidencia de nuestra comunión cercana con nuestro Padre celestial, que "es benigno para con los ingratos y malos" (Luc. 6:35 ( CB ) )

.

 

 

 

 

 

Jueves 14 de agosto Audio Lección    Audio Diálogo Bíblico     Comentario EGW
____________________________________________________________________________________________________________________________________

CÓMO VIVIR COMO JESÚS

Las enseñanzas y el ejemplo de Jesús reflejan un ideal tan elevado de vida abnegada y llena de amor que podría hacernos sentir abrumados y desanimados. ¿De qué modo nosotros, que somos egoístas por naturaleza, podemos amar a nuestro prójimo de manera desinteresada? Desde un punto de vista humano, es simplemente imposible.
Pero, el Señor nunca nos pediría que amemos y sirvamos a aquellos que son detestables y desagradables sin proveernos, también, de los medios para hacerlo. Esta "no es una medida o norma que no podamos alcanzar. Cada man­dato o precepto que Dios da tiene como base la promesa más positiva. Dios ha provisto los elementos para que podamos llegar a ser semejantes a él, y lo realizará en favor de todos aquellos que no interpongan una voluntad perversa y frustren así su gracia" (DMJ 66).
¿Cuál es la promesa que subyace al mandato de amar a nuestros enemigos? Es la seguridad de que Dios es bondadoso y misericordioso para con los desa­gradecidos y malvados (Luc. 6:35, 36), lo cual nos incluye a nosotros. Podemos amar a nuestros enemigos porque Dios nos amó primero, aun cuando éramos sus enemigos (Rom. 5:10). Cuando reafirmamos diariamente nuestra acepta­ción de su sacrificio de amor por nosotros en la cruz, su amor abnegado im­pregna nuestra vida. Cuanto más percibimos y experimentamos el amor del Señor por nosotros, más fluye su amor en nosotros hacia los demás, incluso hacia nuestros enemigos.

¿Cuál es la relación entre permanecer en Cristo y en su amor, y amar a nuestro prójimo? Juan 15:4-12 ( CB ) .

Además de renovar diariamente nuestra aceptación de la muerte de Cristo por nosotros, también necesitamos rendirle nuestra voluntad y permanecer en él. Así como Jesús mismo no buscó su propia voluntad sino la del Padre (Juan 5:30), también nosotros debemos depender de Cristo y de su voluntad. Pues, sin él, no podemos hacer nada.
Al decidir cada día someternos a Jesús, él vive en nosotros y por medio de nosotros. Entonces, "ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí" (Gál. 2:20 ( CB ) ), y él cambia mis actitudes egocéntricas en una vida de amor desinteresado.


Vuelve a leer Juan 15:4 al 12 ( CB ) . ¿Cuál es el gozo del que habla Jesús allí? ¿De qué manera podemos experimentar el gozo que viene de servir a Cristo, incluso cuando no nos sentimos necesariamente alegres por nuestras circunstancias inmediatas?

 

 

 

 

 

 

Viernes 15 de agosto Audio Lección    Audio Resumen Diálogo Bíblico Audio Diálogo Bíblico
______________________________________________________________________________________________________________________________________

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee "El buen samaritano" y " 'Estos mis hermanos pequeñitos' ", El Deseado de todas las gentes, pp. 460-466; 592-597.

"En nuestro derredor hay pobres almas probadas que necesitan palabras de simpatía y acciones serviciales. Hay viudas que necesitan simpatía y ayuda. Hay huérfanos a quienes Cristo ha encargado a sus servidores que los reciban como una custodia de Dios. [... ] Son miembros de la gran familia de Dios, y los cris­tianos, como mayordomos suyos, son responsables por ellos. 'Sus almas -dice-, demandaré de tu mano' " (PVGM 318, 319).
"No es la magnitud de la obra que hacemos, sino el amor y la fidelidad con que la realizamos lo que merece la aprobación del Salvador" (ELC 327).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
  1. A primera vista, la parábola de las ovejas y los cabritos parece enseñar que la salvación es por obras; es decir, que cuantas más obras buenas reali­cemos, mayor será la probabilidad de que entremos en el Reino de Dios. Pero, la sorpresa de los salvados revela que no demostraron amor a fin de obtener méritos. Jesús enseñó claramente que la vida eterna es el resultado de creer en él (Juan 3:15; 6:40, 47; 11:25, 25). Los verdaderos actos de amor son la evidencia, no la causa, de la salvación. ¿Cómo podemos esforzarnos por actuar con amor mientras que, al mismo tiempo, evitamos la trampa de pensar que estamos haciendo estas cosas a fin de ganar nuestro derecho al cielo? ¿Por qué es nece­sario que siempre hagamos la distinción entre el fruto de nuestra salvación y los medios para obtenerla?
  2. Una cosa es amar a tus "enemigos" cuando solamente son criaturas anti­páticas y molestas, tales como compañeros de trabajo difíciles, conocidos ma- leducados o vecinos desagradecidos. Eso es suficientemente difícil. Pero ¿qué sucede con los verdaderos enemigos, personas que te han hecho daño o que deseaban hacerles mal, a ti o a tu familia? ¿Cómo podemos amarlos?
  3. Las personas pueden discutir con nosotros sobre nuestra teología, nuestra doctrina, nuestro estilo de vida; prácticamente, cualquier cosa. Pero ¿quién puede argumentar contra el amor abnegado y desinteresado? El amor abnegado revela un poder que trasciende todo argumento racional o lógico. ¿De qué manera podemos aprender a expresar este amor, sin importar el costo personal que nos pueda significar?