Lección 2 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Proverbios 5:11-13.

Enseña a tu clase a:

  1. Saber y comprender que la sabiduría descrita en Proverbios señala a Cristo, “la sabiduría de Dios” (1 Cor. 1:24).
  2. Sentir el dolor de ignorar las sabias instrucciones de Dios, y el dolor que las acciones necias le producen a él mismo, y a sus amados.
  3. Hacer: Buscar a Cristo como la única solución a un corazón necio.

Bosquejo de la lección:

I. Saber: Cristo es la “sabiduría de Dios” (1 Cor. 1:24).

II. Sentir: El dolor de la inclinación humana hacia la necedad

III. Hacer: Buscar a Cristo

Resumen: Podemos vivir sabiamente si Cristo vive en nosotros, y nos da un nuevo conjunto de deseos. Porque, si quedamos sin ningún auxilio, invariablemente somos atraídos por la insensatez.

Ciclo de aprendizaje

Texto destacado: Proverbios 5:11-13.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: El lamento, en Proverbios 5:11 al 13, es una advertencia a todos los que están en el sendero de la insensatez. En el corazón de Proverbios 4 al 6, este texto llama al lector a escuchar el llamado de la conciencia antes de que sea demasiado tarde. Muchas naciones, además de Israel, tuvieron sabios, y muchos de los proverbios en esos capítulos se encuentran, en realidad, en el mundo antiguo: recuerda las enseñanzas de tus padres y ancianos; no obedezcas a tus pasiones inferiores; no prestes dinero a los amigos; trabaja mucho y no seas perezoso. La naturaleza poco usual de Proverbios 5:11 al 13 revela la razón por la que cayeron las naciones y los individuos, a pesar de tener gran sabiduría. Cayeron porque desarrollaron un oído orgulloso que no escuchaba reprensiones. El punto de este pasaje es que cuanto antes confieses: “Oh, cómo aborrezco la instrucción”, reconocerás de este modo tu limitación en esta área, tanto más pronto llegarás a ser sabio y evitarás el desastre que te está esperando.


{ 1: ¡Motiva!}

• Solo para los maestros: Es importante leer Proverbios a la luz de Cristo como la Sabiduría de Dios hecha carne. De otro modo, los consejos de Proverbios serán meros consejos o máximas. Cristo es la única persona en la historia que fue siempre capaz de elegir el camino de la sabiduría. La Cruz es un buen ejemplo de su sabiduría sorprendente. Eligió ir a la cruz, cuando para otros, parecía ser un sendero insensato a la miseria y la destrucción. En agudo contraste, muchos vacilan porque, a su parecer, el camino de la necedad aparece como más sabio. Es importante recordar que Jesús fue un Ejemplo viviente de la forma en que la sabiduría de Proverbios debiera ser vivida.

Diálogo inicial: ¿Por qué insistió Jesús en ir a la cruz (ver Mar. 8:31-34)? ¿De qué manera eso fue sabio? ¿Cuánto dinero podría haber ganado Jesús si hubiera cobrado por sus curaciones? ¿Qué sucedería en el mundo si hubiera mucha gente que viva como Jesús: haciendo el bien sin cobrar nada, obedeciendo la voluntad de Dios aunque fuera desventajoso para ellos, hablando la verdad sin importarles las consecuencias para sí mismos?

Preguntas para dialogar:


{ 2: ¡Explora!}

• Solo para los maestros: Es importante ser honrado y trasparente cuando se enseña la lección de esta semana. Es fácil subestimar cuán difícil es vivir siguiendo la sabiduría que enseña Proverbios. David, que enseñó a Salomón la sabiduría registrada en Proverbios, así como Salomón mismo, quien escribió todo esto para la posteridad, no pudieron al fin vivir según la sabiduría que enseñaron; no pudieron enseñar a sus pies a caminar por el sendero recto. Imagínate cuánto más difícil es para nosotros, personas comunes, vivir según la sabiduría de la Biblia. La razón por la que David y Salomón son considerados sabios es que tuvieron oídos humildes, dispuestos a escuchar la reprensión y arrepentirse cuando se les mostró su culpa. Específicamente, David tuvo la sabiduría de confesar su pecado cuando se le dijo: “Tú eres aquel hombre” (2 Sam. 12:7). ¿En qué ocasión te habló Dios, últimamente, las palabras, “Tú eres esa persona”?

Comentario de la Biblia

I. La sabiduría de los padres (Repasa, con tu clase, Prov. 4.)

Este capítulo comienza con la escena de un padre que enseña la ley de Dios, (vers. 2), la Torá, a sus hijos. La ley (Deut. 6:7-9) realmente requiere esa instrucción paterna. La palabra Toráh originalmente significa “instrucción”. Pero como Toráh a menudo se traduce como la palabra ley, a veces tenemos la impresión de que la ley de Moisés es sencillamente un conjunto de reglas. Esto no es así. En Proverbios 4, el padre transmite la Torá a sus hijos en la forma de instrucción, como si fuera un regalo precioso (vers. 2); la enseña en la forma de secretos de felicidad y éxito. Divide su instrucción en tres partes: 1) una apelación a caminar en su sendero, que es la Ley de Dios (vers. 5-13); 2) una apelación a no entrar en el sendero de los que no respetan a Dios (vers. 14-17); 3) una promesa de vida para los que viven en integridad y una promesa de muerte para aquellos cuyas acciones y labios hablan mentiras (vers. 1827). En este punto, sería bueno recordar la advertencia de David, el padre, en Proverbios 4, de que ninguno realmente eligió el camino de la sabiduría: “Cada uno se había vuelto atrás; todos se habían corrompido; no hay quien haga lo bueno, no hay ni aun uno” (Sal. 53:3; comparar con Rom. 3:12).

Considera: ¿Cómo podemos dar instrucción a nuestros hijos de modo que puedan ver que están recibiendo algo precioso? ¿Cuándo fue la última vez que sentiste que alguien te había dado un consejo valioso?

II. La mujer de moral dudosa (Repasa, con tu clase, Prov. 5.)

La mujer de moral dudosa descrita en el capítulo 5 simboliza la insensatez. No hay duda de que el padre desea fervientemente que su hijo evite desperdiciar sus recursos en prostitutas. Pero, su preocupación es más amplia que solo abstenerse de visitar mujeres relajadas o prostitutas. Las prostitutas aparecen frecuentemente en la Biblia como un símbolo de apostasía espiritual, o un estado general de inmoralidad (Isa. 57:3; Jer. 3:2-9; 13:27; Eze. 16; 23; 43:7-9; Ose. 1 al 4; 5:3; 6:10; Nah. 3:4; Apoc. 17:1, 15, 16; 19:2). En forma similar, la prostituta de Proverbios 5 simboliza la apostasía.
La palabra “sabiduría”, por otro lado, aparece al comienzo del capítulo (vers. 1), y la palabra “locura” o “insensatez” (vers. 23, NVI), para mostrar un contraste claro entre la sabiduría y la insensatez. La mujer relajada en el capítulo 5 personifica la insensatez. El punto es que la necedad, no importa cuál sea su manifestación, muestra una cara tentadora y promete placer. El mensaje central del capítulo aparece en el medio (vers. 11-13), con una advertencia de lo que dirás finalmente si sigues el paso de la insensatez: “¡Cómo aborrecí el consejo, y mi corazón menospreció la reprensión!” (vers. 12). ¿Cuál elegirás? La insensatez te llama con palabras mentirosas de adulación, y la sabiduría te llama con verdadera instrucción y reprensión.

Pregunta para dialogar: ¿Por qué a veces la verdad ofende? ¿Por qué, a veces, tenemos temor de aprender, cuando nuestros médicos nos señalan nuestra condición de salud, siendo que no están tratando de herirnos? Piensa en algo o alguien que estaba unido a ti, que ha estado hiriendo a ti y a tu familia. ¿Cómo te sentiste cuando te separaron de ello?

III. La visión de largo alcance, y la de corto alcance (Repasa, con tu clase, Prov. 6:1-19.)

Proverbios 6:1 al 19 consta de cuatro secciones. La primera sección (vers. 1-3) nos advierte en cuanto a no dar garantías por los préstamos a nuestros amigos. Esta advertencia se aplica a cualquier acto de tratar de hacer cosas por “amigos”, por temor de que pudiéramos perder su amistad. Pero, a la larga, seguramente quedarás arruinado si sigues haciendo cosas por él por causa de presiones.
En la segunda sección del capítulo (vers. 6-11), aparece la parábola del perezoso. La historia de las hormigas se da como una parábola (vers. 6-8) para proporcionar un contraste. El punto de la historia es la perseverancia. Las hormigas perseveran porque tienen en vista cosas de largo alcance, y se preparan para el invierno. El perezoso, por otro lado, solo mira cosas de corto alcance y trata de evitar cualquier inconveniente que le impida gozar de la vida ahora.
La tercera sección (vers. 12-15) retrata a la persona necia como “depravada” (vers. 12). El malvado pasa su vida inventando el mal y sembrando “discordias” entre amigos (vers. 14). El problema es que dejan de tener una visión de largo plazo y no ven que su ruina les vendrá “súbitamente” (vers. 15); que no habrá nadie quien lo ayude. En la cuarta sección (vers. 16-19) aparece una lista de siete cosas que Dios aborrece u odia. Lo que implica esta lista es que el necio ama las cosas que Dios odia, y encuentra placer y felicidad al hacerlas. Y Proverbios pregunta: ¿Las hará “en todo tiempo” (vers. 14)?

Considera: ¿Por qué muchos gozan mirando películas y programas de televisión que muestran conductas descritas en la lista de las siete cosas que Dios odia?


{ 3: ¡Aplica!}

• Solo para los maestros: La lista de cosas que Dios odia que está en Proverbios 6:16 al 19 describe la vida en las grandes ciudades, especialmente en situaciones de trabajo que fomentan la competición. Las siete cosas son las que hace la gente para salir adelante en la vida. Pero Dios odia esas cosas, especial mente el sembrar “discordia entre hermanos” (vers. 19).

Preguntas para dialogar:


{ 4: ¡Crea!}

• Solo para los maestros: Proverbios 4 al 6 señala nuestra desesperada necesidad de Cristo, la sabiduría de Dios. Jesús dice a la iglesia: “Separados de mí nada podéis hacer” (Juan 15:5).

Actividades: