Lección 4 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Proverbios 8:22-31.

Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: La realidad del Cristo anterior a la encarnación en Proverbios 8.

II. Sentir: El Cristo antes de la encarnación como mediador.

III. Hacer: La sabiduría divina y el carácter de Dios.

Resumen: Proverbios 8 revela una Deidad amante en compañerismo íntimo en el evento de la creación, y a Cristo, la Sabiduría Divina, condescendiendo en mediar (construir un puente) entre la Deidad infinita y las criaturas finitas.

Ciclo de aprendizaje

Texto destacado: Proverbios 8:22-31.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: La Sabiduría, en Proverbios 8, es más que una mera personificación poética. Se refiere a un Ser divino: el Cristo anterior a la encarnación, que fue Creador junto con el Padre, y Mediador entre la Deidad infinita y las criaturas finitas aun antes del pecado.


{ 1: ¡Motiva!}

Solo para los maestros: En los primeros siglos de la historia cristiana, Proverbios 8:22 al 31 era uno de los pasajes del Antiguo Testamento más popula res, que usaron los Padres de la Iglesia para referirse a Cristo; y esta interpretación prevaleció durante toda la era cristiana hasta los tiempos modernos. Aunque mu chos eruditos desde el siglo XIX han visto en Proverbios 8 solo una personificación poética de la sabiduría, hay sólidas evidencias bíblicas para afirmar que este pasaje habla directamente del Hijo de Dios pre encarnado. Esta interpretación tiene una importancia profunda para comprender las relaciones entre los miembros de la Deidad, y para vislumbrar el carácter asombroso del Creador al descender para estar cerca de sus criaturas durante la creación.

Actividad inicial: Pide a tu clase que trate de imaginar el humor del Padre y del Hijo en su obra de creación de este mundo y sus habitantes. ¿Era sombrío o alegre; tal vez, hasta juguetón? ¿Qué función especial asumió el Cristo pre encarnado en esta creación?

Considera: Según Juan 1:1 al 3, en el comienzo Cristo fue llamado “El Verbo”, o “La Palabra”. Una “palabra” va entre la boca de una persona y el oído de otra, y así sucede la comunicación. Desde el comienzo de la creación, el Hijo de Dios fue tal Palabra: medió o facilitó la comunicación entre la Deidad y los seres creados.


{ 2: ¡Explora!}

Solo para los maestros: A lo largo de Proverbios 1 al 7, la sabiduría fue meramente personificada, pero en Proverbios 8 el lenguaje pasa a describir la Sabiduría de un modo que se aplica a la segunda Persona de la Deidad, al Cristo pre encarnado. (Ver Richard M. Davidson, “Proverbs 8 and the Place of Christ in the Trinity”, Journal of the Adventist Theological Society 17, Nº 1 [primavera de 2006]: 33-54, disponible en www.atsjats.org.)

Comentario de la Biblia

I. Jesús como la Sabiduría Divina (Repasa, con tu clase, Prov. 8:12-21, 32-36.)

Las referencias a la sabiduría en Proverbios 8 denotan al segundo miembro de la Deidad en el tiempo de la creación. Esto es claro, primero, porque la Sabiduría se describe con las mismas prerrogativas que en otras partes de la Escritura se reservan solo para Yahvé: 1) Dador de la vida y la muerte (vers. 35, 36; comparar con 14:27); 2) Fuente de gobierno legítimo (vers. 15, 16; comparar, p. ej. con Núm. 11:16, 17); 3) Aquel a quien se debe buscar, hallar y llamar (vers. 17; comparar con Deut. 4:29); 4) Aquel que ama y ha de ser amado (vers. 17; comparar, p. ej., con Neh. 13:26); 5) el Dador de la riqueza (vers. 1821; comparar con 1 Crón. 29:12); y 6) Fuente de revelación divina (vers. 6-10, 19, 32, 34; comparar con 29:18; 30:3-5).
En Proverbios 8:12, la expresión traducida como “Yo, la sabiduría” se traduciría mejor como “Yo soy la Sabiduría”, en un paralelo gramatical con la forma retórica común de auto referencia divina, reservada en otros lugares de la Escritura para Dios: “Yo soy Yahvéh vuestro Dios” (ver, p. ej., Eze. 12:25; 35:12; Zac. 10:6; Mal. 3:6). La sabiduría, en Proverbios 8, actúa como un Ser divino reconocible y diferenciado (el Hijo de Dios pre encarnado). Este uso de un atributo (la sabiduría) para referirse a una Persona divina se conoce técnicamente como “hipóstasis”.
Elena de White claramente entendió la Sabiduría de Proverbios 8 como referida al Hijo de Dios en su pre encarnación. Ver Signs of the Times, 29 de agosto de 1900: “Por medio de Salomón Cristo declaró [...] [se cita Prov. 8:2230]. Al hablar de su preexistencia, Cristo hace retroceder la mente a través de edades sin fin. Nos asegura que nunca hubo un tiempo cuando él no estaba en íntimo compañerismo con el Dios eterno”.

Considera: ¿Cómo la comprensión de Cristo como “Sabiduría divina” amplía tu perspectiva del carácter y la obra de Dios?

II. La Sabiduría Divina (Jesús) como Co-Creador con el Padre (Repasa, con tu clase, Prov. 8:22-31; Col. 1:15, 16.)

La palabra hebrea ‘amón [“ordenándolo todo”, RVR; “como arquitecto”, BJ] en Proverbios 8:30, se traduce mejor como “Maestro Artesano”, dando mayor evidencia de que la Sabiduría divina es Cristo, co creador con el Padre. Que la sabiduría edifica una casa con siete columnas (Prov. 9:1) parece una alusión a los siete días de la semana de la creación y también, posiblemente, al Templo.
Proverbios 30:4 refuerza esta interpretación, aludiendo a este Creador junto con Yahvé como “Hijo de Dios”. Que Proverbios 8:22 al 31 se refiera específicamente al Hijo de Dios en su pre encarnación, el Creador, es apoyado por las alusiones a Proverbios 8 en el Nuevo Testamento y la aplicación de estas alusiones a Cristo en su obra de creación (ver especialmente Juan 1:1-3; 1 Cor. 1:24, 30; Col. 1:15, 16; Heb. 1:1-4).

Considera: Según Génesis 1:2, el Espíritu Santo estuvo también involucrado en la creación. ¿Cómo te imaginas a las tres Personas de la Deidad reali- zando sus actividades “co creativas” durante la obra de la creación? ¿De qué modo este cuadro fortalece nuestro concepto de la Deidad como, esencialmente, de entidades relacionales (un compañerismo íntimo de Seres divinos) desde la eternidad?

III. La Sabiduría (Jesús) como Mediador entre Dios y sus criaturas (Repasa, con tu clase, Prov. 8:22-25, 30, 31.)

Proverbios 8:22 al 25 usa el lenguaje del nacimiento con referencia a la Sabiduría (“engendrado”). Pero esto no indica que Cristo haya nacido literalmente, ni que hubiese algún tiempo antes del cual Cristo no existiera. Más bien, las alusiones al nacimiento, cuando se relacionan con la palabra hebrea para “instalar” (nasak III, vers. 23), es una expresión técnica del Antiguo Testamento para instalar a una persona en un cargo nuevo. Nota el paralelo en Salmos 2:6 y 7, donde el rey mesiánico claramente no nace en forma literal sino, más bien, es instalado en un oficio real, usando el lenguaje del nacimiento combinado con la palabra hebrea que significa “instalar”(nasak III). El Salmo 2 apunta hacia adelante, al tiempo en que Cristo sería instalado como rey después de su encarnación; mientras Proverbios 8 señala hacia atrás, a la instalación del Cristo pre encarnado en un nuevo cargo, al comienzo de la creación (vers. 22, 23).
¿Qué cargo? Proverbios 8:30 y 31 indica que este nuevo cargo de Cristo era el de mediador; no como un intercesor por el pecado, sino como un eslabón de comunicación entre el Creador y la creación. La Sabiduría, al mismo tiempo, se regocijaba “de estar en su presencia” [Yahvéh, NVI] y “mis delicias son con los hijos de los hombres”. De este modo, la Sabiduría asume la función de mediadora (“estar en el medio”) entre Dios y los seres creados, facilitando la comunicación entre el Dios infinito y las criaturas finitas.

Considera: ¿Cuál es la diferencia entre la obra mediadora de Cristo por los pecadores después de la Caída, y su cargo como Mediador entre el Infinito y los seres finitos desde el comienzo de la creación?


{ 3: ¡Aplica!}

Solo para los maestros: En el “consejo de paz” (Zac. 6:13) entre los miembros mutuamente idénticos de la Deidad antes de la creación del universo, parece que la Persona que llamamos Padre representa la majestad trascendente y la gloria de la Trinidad, mientras que quien llamamos el Hijo se “vaciaría” a sí mismo, llegando a estar cerca de su universo habitado, mediando entre el Infinito y los seres finitos, demostrando así desde el amanecer de la creación el principio de “Emanuel”, ¡Dios con nosotros!

Preguntas para reflexionar:

¿Qué evidencia del Antiguo Testamento sugiere la posibilidad de que Cristo tomó la forma (no la naturaleza) de un ángel para relacionarse con su creación? (Ver los pasajes que describen al divino “Ángel” [o Mensajero] del Señor”: Gén. 16:13, 18, 19; 22:11; 48:16; Éxo. 23:20, 21; y Juec. 13:3, 13, 17, 18, 22, etc.). ¿De qué modo, el hecho de que Cristo se rebajara para estar cerca de sus criaturas, aun antes del pecado, revela que Dios no es distante, frío y prohibitivo, sino más bien, íntimo, personal y reafirmador?

Preguntas de aplicación: ¿De qué manera el comprender el “principio de Emanuel” con respecto a la obra del Hijo en la creación afecta tu relación personal con Dios y tu perspectiva sobre la naturaleza y el carácter de Dios? ¿Por qué es importante para la Deidad que uno de sus miembros (Jesús) fuese un mediador, salvando la brecha entre un Dios infinito y las criaturas finitas? ¿Qué habría cambiado si la Deidad hubiera decidido que quien llamamos Padre llegaría a ser el Mediador entre lo infinito y lo finito? Analicen esta idea.


{ 4: ¡Crea!}

Solo para los maestros: La palabra hebrea para “regocijarse” en Proverbios 8:30 y 31 literalmente significa “reír, divertirse, jugar”. Este pasaje parece pintar al Padre y al Hijo riéndose, divirtiéndose alegremente durante la creación. ¿Indica esto que Dios puede identificarse con nosotros en nuestro juego y nuestras risas?

Actividad: Piensa en ocasiones posibles, durante la semana de la creación, en las cuales el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo pudieron haber reído juguetonamente mientras creaban plantas y animales singulares (la jirafa de cuello largo, la cebra con sus rayas, el canguro, etc.). Luego, comparte cómo te imaginas a Dios al gozar del compañerismo con nosotros en nuestros juegos inocentes, como también en nuestro trabajo y nuestra adoración.