Lección 8 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Proverbios 20:28.

Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: La relación de causa a efecto entre la misericordia y el juicio

II. Sentir: La superioridad de las recompensas intangibles de la sabiduría

III. Hacer: Evitar los vicios

Resumen: La misericordia y la verdad pueden no producir dinero o fama, pero ayudan a establecer buenas elecciones en la vida, y pueden crear comunidades que florezcan y crezcan.

Ciclo de aprendizaje

Texto destacado: Proverbios 20:28.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: El buen juicio lo es todo en la vida; y a veces, puede significar la vida o la muerte. Las empresas pierden mucho dinero, los hogares se desintegran; ocurren accidentes en el mar, en el cielo y en las carreteras, y resultan en pérdidas de vidas: todo, porque alguien cometió un error de juicio. Proverbios nos advierte que no podremos tener éxito en cualquier ámbito de la vida sin ejercer buen juicio. Por eso, debemos evitar todo lo que lo enturbia o distorsiona.


{ 1: ¡Motiva!}

• Solo para los maestros: Solo los seres humanos hacen juicios éticos. Los animales poseen juicio, pero su capacidad de juzgar es muy limitada, compa rada con la nuestra. Hasta donde sepamos, no hacen juicios éticos con respecto a lo que es bueno, verdadero y justo. Las computadoras no pueden hacer juicios más allá de aquello para lo cual fueron programadas. Solo un ser humano puede hacer un juicio definitivo. Proverbios dice que la compasión nos define como seres humanos. Por ello, la misericordia nos ayuda a hacer juicios superiores, pues nos hace más humanos.

Diálogo inicial: Explica por qué algunos automóviles o casas se venden por mucho más dinero que otras. ¿Por qué la gente paga más por ellos? ¿Qué ven en ellos? Explica qué significa para ti excelencia, seguridad, confiabilidad y alta calidad. ¿Por qué las personas dejan que estos ideales invisibles guíen sus compras costosas?

Preguntas para dialogar:


{ 2: ¡Explora!}

• Solo para los maestros: Para lograr la felicidad, debemos llegar a un equilibrio entre lo espiritual y lo material. Desde el tiempo de Salomón hasta hoy, ha habido un gran desequilibrio en la sociedad en favor de lo material; es decir, lo que el dinero puede comprar. Proverbios llama a que regresemos a la belleza y el valor incomparable de las riquezas espirituales.

Comentario de la Biblia

• Solo para los maestros: Proverbios 20 a 22 parecen repetir algunos de los proverbios anteriores, sin mucha organización. Cuando los leemos, es im portante recordar dos cosas. Primero, la línea inicial de cada capítulo (y a menudo también las primeras palabras) anuncia el tema del capítulo. Esto no se aplica a todos los capítulos en Proverbios, pero sí es claro en los capítulos 20 y 21. Segundo, muchos de los términos en estos capítulos, tales como “nombre” u “oro y plata”, son metonimias. El término “metonimia” significa que el autor ha sustituido una palabra o frase por otra palabra o frase. Por ejemplo, “nombre” es una metonimia para reputación, y “oro y plata”·son metonimias para riquezas terrenales. Es decir, Proverbios está escrito como un tipo de acertijo. En el comentario que sigue, hay metonimias para las palabras o las frases contenidas en los proverbios de estos capítulos. Sería útil repasar en la clase algunos proverbios, para ver si pueden pensar en las metonimias correspondientes.

I. Juicio sano
(Repasa, con tu clase, Prov. 20.)

El tema de Proverbios 20 es un juicio sano. El versículo 1 menciona el “vino” porque obnubila el juicio. Los azotes, en el versículo 30, tienen el efecto opuesto en una persona: la despierta y la hace pensar en forma recta. Los azotes, en Proverbios, son una metáfora para la disciplina.
El capítulo también menciona “rey” cuatro veces (vers. 2, 8, 26, 28), para reforzar la importancia del juicio. Imagínate lo que sucedería en un país, pregunta Salomón, si a un rey le faltara el juicio. La marca más importante del sano juicio es el ser decisivo, es saber cuándo comenzar (vers. 4, 15), cuándo detenerse (vers. 3) y cuándo decir No (vers. 16). El sano juicio incluye el discernimiento, la capacidad de reconocer buenos consejos (vers. 18) y de ejercer un buen sentido común (vers. 19). Para tener estas cualidades, la persona debe ser misericordiosa (vers. 20, 21, 28, 29) y humilde, que siempre perciba sus propias limitaciones (vers. 9; comparar con vers. 5) y recuerde los ojos vigilantes de Dios, que escudriñan nuestros motivos y pensamientos más íntimos (vers. 5, 12, 24, 27). La vida de los que tienen juicio estará marcada por la transparencia (vers. 7, 10, 14, 23), la paciencia (vers. 17, 22), y la firmeza (vers. 25) en todas las cosas.

Considera: Vivimos en una época de opciones confusas, ideas y oportunidades nuevas, innovaciones tecnológicas y médicas, que la Biblia no mencio- na, pero ella nos brinda principios vitales. Por eso, busquemos personas que puedan ayudarnos a tomar las decisiones correctas. ¿Qué cualidades buscas en las personas en cuyo juicio confías?

II. Hábitos que destruyen el juicio
(Repasa, con tu clase, Prov. 21.)

Proverbios 21 continúa el tema del juicio del capítulo anterior, lo que resulta claro por la mención de “rey”, y la fórmula “Jehová pesa los corazones”, en los versículos 1 y 2. Además, la palabra juicio aparece en los versículos 3, 7 y 15.
Pero, este capítulo tiene un énfasis diferente. Se concentra en lo que nubla el juicio. Proverbios 21 contiene una lista de hábitos intelectuales y emocionales que, si una persona los complace, incapacitarán su juicio. La lista es larga, pero el principio detrás de ella es claro. Pierdes el juicio cuando complaces los vicios. La gente que ama los vicios es orgullosa (vers. 4, 24), apresurada (vers. 5), deshonrada (vers. 6, 7, 28), torcida (vers. 8), contenciosa (vers. 9, 19), deseosa del mal (vers. 10), escarnecedora (vers. 11), malvada (vers. 15, 18, 27), sin compasión (vers. 13), corrompida (vers. 14), distraída (vers. 16), dada a los placeres (vers. 17), derrochadora (vers. 20), tiene exceso de confianza propia (vers. 22), locuaz (vers. 23), perezosa (vers. 25), codiciosa y avara (vers. 26), hipócrita (vers. 27), de corazón frío (vers. 29) y contraria a Dios (vers. 30, 31).
El principio es que no puedes tener buen juicio si gozas con los vicios. Por eso, un líder debe tener un carácter compasivo (vers. 21). El problema es que los humanos tenemos una inclinación natural a los vicios. Preguntas para dialogar: ¿Por qué los vicios tienen tanto atractivo? ¿Por qué los vicios florecen en las grandes ciudades? ¿Cómo podemos encontrar tiempo en sábado para mostrar compasión a quienes necesitan ayuda, tanto dentro de la iglesia como fuera de ella?

III. La recompensa de la sabiduría
(Repasa, con tu clase, Prov. 22.)

La línea inicial de Proverbios 22 : “De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas” (vers. 1) anuncia el tema del capítulo: la recompensa de la sabiduría. Para nuestras mentes modernas, un buen nombre y grandes riquezas a menudo son sinónimos.
Pero, en Proverbios no es así. La recompensa que promete la sabiduría, como un buen nombre, es intangible, pero los que persiguen recompensas tangibles, como el dinero, a menudo, al final se corromperán. La recompensa de la sabiduría es importante y polifacética. Por ejemplo, la sabiduría te ayuda a reconocer el peligro y a evitarlo (vers. 3), a ser humilde (vers. 5), a saber cómo educar a un niño (vers. 6), a ser generoso (vers. 9), a tener un corazón puro y saber cuándo y cómo hablar (vers. 11), y a gozar de la protección de Dios (vers. 12).
En contraste, la necedad solo trae consigo tristeza. Al buscar riquezas terrenales, muchos encuentran que sus vidas están llenas “de vacío” (vers. 8), contiendas (vers. 10), pereza (vers. 13), lujuria (vers. 14), y descubren que han llegado a ser opresores (vers. 16, 22, 23). Salomón sugiere que se llega a ser sabio escuchando (vers. 17, 18), confiando en Dios, (vers. 19), buscando conocimiento y verdad (vers. 20, 21), y trabajando bien (vers. 29). Debe evitar llegar a ser como quienes odian la sabiduría, y buscan la compañía de los amigos ricos y poderosos que no tienen juicio (vers. 22-28). Considera: ¿Por qué tantos ricos y famosos muestran poco interés en Dios? ¿Por qué dotó Dios a los seres humanos con mayores capacidades intelectuales y espirituales que a cualquier animal?


{ 3: ¡Aplica!}

• Solo para los maestros: En nuestro mundo materialista, es fácil envidiar a las personas que tienen dinero y poder. Ayuda a tu clase a apreciar el valor de las riquezas espirituales, tales como el buen juicio y la misericordia.

Preguntas de aplicación:


{ 4: ¡Crea!}

Solo para los maestros: Ayuda a tu clase a ver cuán bien describe Proverbios 20 al 22 nuestra situación actual. Explica cómo estos versículos ofrecen secretos sobre cómo escapar de la presión de buscar riquezas y éxito terrenales, y encontrar paz y serenidad en Cristo, la sabiduría de Dios (1 Cor. 1:24).

Actividades: