Lección 3 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: 2 Reyes 5:14, 15.

Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: Dios hace que los impotentes sean poderosos

II. Sentir: La compasión auténtica produce confianza genuina

III. Hacer: Estar disponible

Resumen: El testimonio efectivo no ocurre por azar; el Espíritu de Dios reúne lo que él necesita para atraer a hombres y mujeres a su Reino.

Ciclo de aprendizaje

Pasaje destacado: 2 Reyes 5:2-5.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: La forma en que Dios considera la igualdad -la que nos dice que todos somos sus hijos, igualmente amados por él- va en contra de las preferencias y los prejuicios humanos que sostenemos profundamente. Sin embargo, en la historia de Naamán, encontra- mos que Dios inflexiblemente desarma barreras sociales, culturales y naciona les a fin de que se realice su misión. ¿Podemos hacer nosotros algo menos?

{ 1: ¡Motiva!}

Solo para los maestros: Václav Havel, el famoso disidente checo que llegó a ser presidente, pasó décadas estimulando a los ciudadanos individuales a tomar posición contra el cruel poder del régimen opresivo de su país. En un destacado ensayo, titulado "El poder de los que no tienen poder", destacó que no importa cuán opresivo sea un régimen político, la gente común puede transformar la sociedad si solo demuestra el valor moral mediante actos sencillos, diarios, de decir la verdad. ¿Creemos, a veces, que nuestra habilidad para testificar por Dios depende de circunstancias favorables, o de encontrar la oportunidad correcta? Al enseñar, desafía a tus alumnos con el ejemplo de una niña esclava, de nombre desconocido, cuyo valor moral creó "olas de transformación".

Diálogo inicial: ¿Sientes más empatía por las personas de tu mismo gru- po racial? Desde la década de 1950, los psicólogos han estudiado la teoría de la empatía interna del grupo: la idea de que todos tendemos a sentir más compasión y simpatía por aquellos que son semejantes a nosotros y parecen compartir nuestro propio trasfondo cultural.
En un estudio fundamental de 2009, los investigadores de la Universidad de Pekin realizaron escaneos del cerebro de voluntarios chinos y europeos mientras miraban diferentes porciones de videos de personas que recibían dolorosas pinchaduras con agujas. Los resultados fueron sorprendentes. La respuesta empática neural -la actividad en la parte del cerebro excitada por la emoción y la empatía- fue consistentemente mayor cuando los voluntarios veían que era alguien con sus mismas características raciales quien soportaba las pinchadu- ras dolorosas (www.sciencedaily.com/releases/2009/06/090630173815.htm).
La heroína que dio su testimonio en 2 Reyes 5 apenas es mencionada en la narración, pero sus acciones están en el centro de lo ocurrido. La enfermedad de Naamán estimula el increíble valor de la joven esclava judía, que sintió una profunda compasión y empatía por alguien que no podía ser más diferente de ella en términos de riqueza, poder, nacionalidad, religión y circunstancias.

Preguntas para dialogar: ¿Por qué la empatía es una ayuda tan poderosa en la testificación? ¿Puede ser fingida? ¿De qué modo el prejuicio -ya sea social, racial o de cualquier otra clase- puede dañarnos o dañar a otros? ¿En qué sentido puede distorsionar y perturbar la misión?

{ 2: ¡Explora!}

• Solo para los maestros: Uno de los temas entretejidos en toda la historia de Naamán es la idea de lo inesperado. Cada momento del argumento contiene otro "suceso chocante" que demuestra la obra del Espíritu de Dios de maneras que sobrepasan las suposiciones o las expectativas humanas. Al recorrer el informe bíblico con la clase, enfatiza cómo la historia de la curación de Naamán habría desafiado a la audiencia original, el pueblo judío. Describe semejanzas con la misión en el siglo XXI que revelan a Dios como un Dios de sorpresas; un Dios que anhela que veamos la misión a través de la lente gran angular de su amor por todas las personas, en vez de usar nuestra angosta perspectiva.

Comentario de la Biblia

I. Misión en el exilio
(Repasa, con tu clase, 2 Rey. 5.)

La narración bíblica enfatiza la importancia de Naamán. Él era el "comandan-te del ejército", un "varón grande", que era tenido en "alta estima", un "hombre valeroso en extremo" (2 Rey. 5:1). Convencido de que el profeta de Samaria podría ser capaz de curarlo de la lepra, le escribe directamente al rey de Israel, en lugar de intentar ponerse en contacto con el profeta. Y, no obstante, una de las sorpresas de esta historia es que no son los importantes y poderosos los que facilitan la curación de Naamán. Irónicamente, el poderoso Naamán tiene que agradecer a sus esclavos -además de a Dios y a Eliseo- por su curación. No solo una esclava le informa a su ama acerca de Eliseo y sus poderes de curación, sino también más tarde, cuando Naamán se ofendió por las instruc¬ciones de Eliseo de lavarse en el río Jordán y hubiera regresado a casa todavía leproso, sus esclavos lo convencieron de abandonar su orgullo (2 Rey. 5:13).
En el tiempo de Naamán, había tensiones constantes e incidentes en la frontera entre Siria e Israel. Durante una de esas incursiones fronterizas, los sirios llevaron cautiva a una jovencita de Israel. No sabemos casi nada de ella por el informe bíblico, pero en la historia de esta "muchacha" la vemos afrontando una pregunta que todos los exiliados debieron de haber pensado: ¿Cómo hago para vivir en un ambiente cultural y religioso totalmente extraño?
¡ Qué desafío tremendo para una niña judía que es arrojada al hogar de un dirigente militar enemigo de su amada patria, Israel! Pero, ella evita dos extremos. Por un lado, resiste el camino fácil de conformarse sencillamente con su nueva situación y olvidarse de la religión de su hogar. Por el otro, resiste la sencilla opción de mantener su religión en secreto. Esta niña, en cambio, traslada su fe a su condición. Reúne el valor para testificar acerca del profeta Eliseo: "Desearía que mi amo fuera a ver al profeta en Samaria. Él lo sanaría de su lepra" (ver 2 Rey. 5:3).
No subestimemos la fe de esta joven misionera, con tantas marcas cul¬turales contra su nombre. Era mujer, joven, extranjera, en un país enemigo y solo una esclava. En un ambiente en el que solamente podía hablar cuando se dirigían a ella, la niña osadamente habla, sugiriendo que su amo fuera a un país enemigo para obtener ayuda. ¿Qué habría pasado si ella hubiese estado equivocada? Eliseo era conocido como un obrador de milagros, pero no hay ningún caso en que haya sanado a un leproso.
Su coraje espiritual da como resultado que un líder pagano se incline ante Yahvé. Una vez más, la misericordia de Dios cruza fronteras culturales y religiosas por medio de una misionera humilde y fiel. Pregunta para analizar: Muchos de nosotros luchamos para testificar aun en situaciones relativa¬mente sencillas. ¿De qué modo, entonces, podemos explicar el coraje de esta joven esclava?

{ 3: ¡Aplica!}

Solo para los maestros: Considera todos los elementos que parecen subversivos en el relato de Naamán.

Considera: Como clase, traten de imaginar la historia de Naamán en un ambiente del siglo XXI. ¿Quién podría ser Naamán y qué sería su "lepra"? ¿Quién podría ser el Eliseo moderno? ¿Quién podría desempeñar el papel de la anónima esclava judía? Considera también la admisión de que entraría al templo de Rimón con el rey de Siria. ¿Hay un equivalente contemporáneo que nos exigiría mostrar paciencia frente a un recién nacido espiritual?
¿De qué modo reubicar la narración de Naamán en el mundo actual desafía nuestras ideas preconcebidas sobre el modo en que debemos enfocar la misión y relacionarnos con los no creyentes? ¿Nos ayuda a ver cómo el Espíritu de Dios puede trabajar de maneras inesperadas?

{4: ¡Crea!}

Solo para los maestros: La niña esclava corrió un riesgo personal tremendo cuando sugirió que Dios podía sanar la lepra de Naamán. Sin embargo, tal vez la parte más importante de su historia apareció mucho antes de ese mo¬mento. El valor espiritual y moral no surge de la nada. Tiene que ser alimentado en forma consistente por medio de elecciones diarias, grandes y pequeñas. Concluye tu clase con una actividad que les recuerde a tus alumnos que la testificación requiere integridad y coraje, cualidades que debemos desarrollar antes de que nos hagan falta.