Lección 5 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Daniel 1:3, 4, 8, 19.

Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: El ancla de la identidad

II. Sentir: Llegar a ser espiritualmente flojos

III. Hacer: Ejercitar nuestros músculos espirituales

Resumen: Sentirnos demasiado en casa en este mundo debe ser una señal de advertencia para los seguidores de Cristo. No obstante, aunque anhelamos nuestro hogar eterno, esta lección nos recuerda que tenemos una misión de -

Ciclo de aprendizaje

Pasaje destacado: Daniel 3:17, 18.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Como Daniel y los otros exiliados fieles en Babilonia, tenemos la oportunidad de representar a Dios y su misión, no importa dónde vivamos o los desafíos que afrontemos.

{ 1: ¡Motiva!}

• Solo para los maestros: Los pensadores cristianos han debatido durante siglos cómo deben relacionarse los cristianos con la cultura que los rodea. El enfoque más fácil es asimilarse. El libro de Daniel no nos dice cuántos judíos exi¬liados adoptaron esta opción. Sin duda, muchos eligieron el camino más "seguro" de no hacerse problemas, comer de la comida del Rey e inclinarse ante el ídolo en la planicie de Dura. Sin embargo, la Biblia presenta como ejemplo a Daniel y a sus tres amigos, que adoptaron otra postura. Al enseñar esta lección, explora el modo en que estos exiliados fieles encontraron un equilibrio entre aceptar activamente la cultura babilónica y rehusarse, por principio, a comprometerse.

Diálogo inicial: En 2007, el diario Washington Post realizó un experimento. Hicieron arreglos con Joshua Bell, uno de los grandes violinistas clásicos del mundo, para que tocara a la salida de la estación L'Enfant del subterráneo en Wáshington D.C. Querían medir la reacción de los que pasaban por allí. Era la hora de más movimiento. Con su violín Stradivarius, valuado en 3,5 millones de dólares, tocó seis piezas durante una media hora. Durante ese lapso, solo 7 personas se detuvieron, por lo menos un minuto, para escuchar; otras 1.097 pasaron de largo. La gente arrojó cambio suelto en la caja abierta del violín, por un total de 32,17 dólares; esto no era nada para alguien que podía ganar 1.000 dólares por minuto tocando en las grandes salas de concierto. (Toda la historia está en Gene Weingarten, "Pearls Before Breakfast", Washington Post Ma- gazine, del 8 de abril de 2007.) Como adventistas del séptimo día, el procurar tocar la "antigua melodía" a veces produce desánimo. Es como tocar el violín para personas que no se detienen a escuchar. Podemos estar tocando la melo¬día más hermosa del universo, pero la mayor parte de la gente pasará de largo.

Considera: ¿Qué lecciones nos enseña esta historia? ¿De qué modo el vivir en una cultura secularizada o dominada por otra religión es como vivir exiliado en el extranjero? ¿Cómo podemos encontrar mejores maneras de tocar la "antigua melodía" de la salvación? la que ocuparnos en la sociedad y debemos demostrar el poder transformador de la fe dentro de nuestra cultura.

{ 2: ¡Explora!}

Solo para los maestros: Daniel y sus compañeros exiliados tuvieron éxito en su misión por varias razones: identidad, integridad, compromiso y oración. Explora con tu clase cómo podemos ejercitar estos principios hoy.

Comentario de la Biblia

I. Identidad e integridad
(Repasa, con tu clase, Dan. 317-19; 610.)

El exilio es un tema doloroso de la historia de Israel. En el Nuevo Testamento, los creyentes se describen como extranjeros en una tierra extraña o, en las palabras de Pedro, "extranjeros y forasteros" en el mundo (1 Ped. 2:11; BJ). El apóstol Juan recomienda no amar al mundo ni las cosas del mundo (1 Juan 2:15) y Santiago asemeja la amistad con el mundo con el odio hacia Dios. Pablo cita a Isaías: "Salid de en medio de ellos, y apartaos" (2 Cor. 6:17).
No obstante, Jesús dijo que, aun sin ser del mundo, debemos estar en él. Y eso significa guardar con cuidado nuestra herencia espiritual y la verdad que Dios nos ha dado (1 Tim. 3:14; 6:20).

Considera: Sadrac, Mesac y Abednego se destacaron de la multitud en la planicie de Dura; Daniel publicó su fe al orar junto a una ventana abierta. Hoy, ¿de qué maneras nos destacamos de la comunidad en general o nos mezcla¬mos con ella? ¿Cuáles son las características externas que debemos exhibir hoy para identificarnos como pueblo en el exilio?

II. Compromiso
(Repasa, con tu clase, Dan. 6:3.)

¿En qué forma el pueblo judío debía comportarse en el exilio? Mantener su identidad judía era vital, pero no por medio del exclusivismo. Hablando a los judíos acerca de ser exiliados a Babilonia, Dios les dijo que no establecieran un barrio judío separado del resto de la comunidad babilónica: "Y procurad la paz [shalom] de la ciudad a la cual os hice trasportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz [shalom] tendréis vosotros paz [shalom]" (Jer. 29:7).
La palabra hebrea shalom es multidimensional; significa "bienestar, paz, prosperidad". Dios les está diciendo a los exiliados que trabajen y oren por el shalom de Babilonia. Vemos esto en acción en las vidas de Daniel y sus tres amigos. Aunque permanecían fieles a sus creencias y herencia, participaban en los asuntos cívicos y políticos de Babilonia. Daniel ministró al shalom de varios reyes babilónicos, interpretando sus sueños y trayéndoles mensajes de Dios.

Considera: El ejemplo de Daniel es un modelo de cómo los cristianos pue¬ den participar en el mundo político o cívico. ¿Crees que el liderazgo en la esfera pública -en política, los negocios o los medios de comunicación masi¬vos- siempre conducen a compromisos? ¿Por qué sí o por qué no? ¿Cuáles son las salvaguardias espirituales que pueden ayudarnos a enfrentar estos desafíos?

III. Oración
(Repasa, con tu clase, Dan. 6:4, 5, 10, 11.)

En todo el libro de Daniel, la oración es una parte indispensable de la identidad y el ministerio: agradeciendo (6:10), pidiendo ayuda a Dios (6:11), confesando pecados (9:5-11), intercediendo por su tierra (9:16-19), o pidiendo a Dios la interpretación de los sueños de los reyes.
El consejo de Jesús de orar en privado podría haber sido muy atrayente para Daniel en vista de la pena de muerte por orar a cualquier otro ser que no fuera el Rey. Habría sido fácil racionalizar: "Seguiré orando, solo que no públi¬camente", o "no puedo continuar como misionero para Dios aquí en Babilonia si estoy muerto", o "en ninguna parte de la Escritura dice que tengo que orar donde se me pueda ver".
Sin embargo, el consejo de Jesús está dirigido a los que oraban en público para exhibir sus buenas obras. Para Daniel, un hombre íntegro, habría parecido que comprometía sus principios si cambiaba sus hábitos de oración en ese momento. Por ello, se mantuvo firme.

Considera: La vida de oración de Daniel era consistente: la hora del día, la posición y el lugar. ¿En qué sentido tus hábitos diarios pueden fortalecer o perturbar tu conexión en oración con Dios?

{ 3: ¡Aplica!}

Solo para los maestros: El sociólogo Rodney Stark alega que la clave para el rápido crecimiento de la iglesia primitiva fue su ministerio comunitario integral. Aunque los exiliados en una cultura pagana no se encerraron en sí mis¬mos: "El cristianismo sirvió como un movimiento revitalizador que surgió como respuesta a la miseria, el caos, el temor y la brutalidad de la vida en el mundo urbano grecorromano" (The Rise of Christianity, p. 161). Por ejemplo, en tiempos de plaga y enfermedades, los sacerdotes paganos huían de las ciudades, mien¬tras que los cristianos permanecían para ayudar a los enfermos y los sufrientes. Una afirmación muy citada del teólogo Tertuliano, un converso pagano, dice: "Es por nuestro cuidado de los indefensos, nuestra práctica de bondad amante, que quedamos grabados en los ojos de muchos de nuestros adversarios. Ellos dicen: 'Mira cómo se aman' " (ibíd., p. 87). El emperador Juliano escribió: "Los galileos impíos no solo sostienen a los pobres de ellos, sino también a los nuestros; todos pueden ver que nuestra gente no tiene la ayuda de nosotros" (ibíd., p. 84).

Pregunta para reflexionar: ¿Cómo considera tu comunidad a los adventistas del séptimo día?

{4: ¡Crea!}

• Solo para los maestros: Recuerda a tu clase que no estamos hablan¬do de algo que ocurrió "entonces" o de un interesante punto de discusión teoló¬gica. Estamos hablando acerca del modo en que podemos aplicar los principios bíblicos a nuestras vidas diarias, a veces en circunstancias difíciles. Como clase, analicen la diferencia entre solo hablar de nuestras creencias y vivirlas fielmente, aun cuando sea difícil hacerlo. Actividad: Dependiendo del tamaño de tu clase, divídanse en pequeños grupos o permanezcan juntos para esta actividad.

Considera las siguientes situaciones que podría afrontar un adventista del séptimo día. Vean cómo pueden ser misioneros fieles a pesar de los desafíos que encuentran.