Lección 7 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Mateo 11:28.

Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: Edificar sobre la roca

II. Sentir: Encontrar descanso (seguridad de la salvación) en Jesús

III. Hacer: La fe sin obras es muerta

Resumen: El Gran Conflicto se disputa en el campo de batalla de las elecciones diarias que hacemos. Sin embargo, no tenemos que afrontar nuestras luchas y chascos solos; podemos encontrar descanso en Jesús.

Ciclo de aprendizaje

Pasaje destacado: Mateo 11:28.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Encontrar descanso en Cristo tiene que ver con tener fe solo en su bondad en vez de concentrarnos en nuestros logros espirituales.

{{ 1: ¡Motiva!}

Solo para los maestros: Cristo nos invita a encontrar descanso en él; es decir, a depender solo de su bondad y justicia, y no mirar nuestros propios logros espirituales. Actividad inicial: Pide a la clase que comparta qué significaría para ellos que Cristo les diga que nunca los conoció.

{{ 2: ¡Explora!}

Solo para los maestros: La meta de este estudio es conducir a los miembros de la clase a comprender las luchas diarias en el Gran Conflicto. ¿De qué maneras las enseñanzas de Jesús se concentraron en las elecciones individuales que determinan si uno es el buen terreno o si uno edifica su casa espiritual sobre la Roca sólida?

Comentario de la Biblia

I. Encontrar descanso en Cristo
(Repasa, con tu clase, Mat. 11:28.)

La invitación de Cristo, en Mateo 11:28 al 30, se registra solo en Mateo. Aunque el énfasis se suele poner sobre el tema del “descanso”, aún más importante es enfatizar el “mí” en la invitación: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados” (Mat. 11:28). Aquí está la razón para hacer eso: en el pasaje anterior (vers. 27), Jesús recién había dicho: “Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre”. Y nadie puede conocer realmente a Dios excepto por medio del Hijo. Suena muy semejante al tema tan común en Juan (ver Juan 14:9, 10). Por lo tanto, vamos a él porque él tiene todo lo que alguna vez necesitaremos. Cada búsqueda humana legítima se cumple en él. Encontrarlo es encontrar descanso para el resto de la vida; es decir, para todo el ser (Mat. 11:29).
El sustantivo griego anápausis, “descanso” (y su forma verbal, en el versículo 28, “os haré descansar”), se usa en el Antiguo Testamento en conexión con el sábado, como día de anápausis, “reposo consagrado” (Éxo. 16:23; 23:12; 31:15). Podemos esperar que quienes oían a Jesús, la mayoría de los cuales eran judíos, no dejaran de captar esta conexión con el sábado. Mateo 11:28 al 30 prepara el escenario para la afirmación de Jesús, en el capítulo siguiente, de que el Hijo del Hombre es el Señor del sábado (Mat. 12:1-8). La conexión que hacemos entre el descanso que Jesús da, según este pasaje, y el descanso del sábado no es una lectura forzada, después de todo. Por lo tanto, Mateo nos enseña que la fe en Jesús es el verdadero significado del descanso sabático.

Considera: ¿Cómo se relaciona la idea de descanso con el concepto de justificación por la fe? Analiza esto a la luz de Romanos 4:1 al 9.

II. Acerca de llegar a ser un suelo bueno o malo
(Repasa, con tu clase, Mat. 13:18-23.)

En la parábola del sembrador, la semilla que cayó en el camino representa a quienes no llegan a comprender el evangelio. En esta condición, el diablo puede fácilmente confundirlos, y antes de que se den cuenta han abandonado la fe. Este conocimiento pone una responsabilidad muy grande, tanto sobre los que leen la Biblia como sobre quienes la enseñan, para ayudar a los estudiantes a comprender la Palabra de Dios. El segundo grupo de creyentes está representado por la semilla que cayó sobre el suelo pedregoso, donde las raíces no pueden desarrollarse. Estos son los creyentes que no están arraigados en la verdad de las palabras de Dios, en parte porque no han pasado tiempo en el estudio de la Palabra por sí mismos. Ellos no tienen falta de conocimiento, sino falta de afirmarse en la Palabra.
Basta una prueba o una tribulación pequeña o cualquier cosa que haga que la palabra sea inconveniente, y abandonan la fe.
El tercer grupo está representado por la semilla que cayó entre los espinos.
Estos pueden haber comprendido la Palabra. También pueden haber aceptado la Biblia como la Palabra de Dios dotada con autoridad. Sin embargo, para este grupo, hay una presión externa que está sacudiendo su fe en Dios. Esta tiene que ver con la búsqueda de riquezas (quieren vivir cómodamente cuando se jubilen), o la búsqueda de conocimiento terrenal en las ciencias y las humanidades, o el deseo de poder e influencia políticos. La presión también puede venir de las luchas con las relaciones familiares, tales como los hijos o el cónyuge, o pueden ser luchas en el lugar de trabajo. Estas absorben todas sus energías hasta que queda poco tiempo para buscar una relación vital con el Señor Jesucristo.
El cuarto grupo está representado por la semilla que cayó en buen suelo.
Estos no solo comprendieron su llamado al discipulado, sino también pasaron tiempo cultivando su verdadera identidad en Cristo y están arraigados en su Palabra. Este cuarto grupo también pone la búsqueda de riquezas en su lugar correcto. Al apoyarse en el Señor (al encontrar descanso en Cristo como vimos arriba), aprenden a ajustarse a las presiones de la vida, sea de familia o de amigos. Comprenden el verdadero propósito de sus vidas. Llevan mucho fruto, el fruto del Espíritu: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza” (Gál. 5:22, 23).

Considera: ¿Qué o quién determina qué clase de suelo es una persona?

III. Hacer la voluntad de Dios
(Repasa, con tu clase, Mat. 7:21-27.)

Cuando enfatizamos la justicia solo por fe, en oposición a la justicia que uno procura al intentar guardar la Ley, no estamos diciendo que lo que los cristianos hacen, y cómo viven, no tiene nada que ver con su salvación eterna. Pablo tuvo que contender con esta idea equivocada cuando afirmó: “¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley” (Rom. 3:31). “La fe sin obras es muerta”, declaró Santiago (2:20). La fe genuina obra por amor, y cuando la fe de una persona obra por amor, entonces el constructor es prudente y edifica su casa espiritual sobre la Roca sólida de Cristo mismo.

Considera: ¿Por qué es importante comprender la enseñanza de Jesús sobre las obras buenas, en estrecha relación con la enseñanza paulina, de la justificación por la fe?

IV. No juzgar a otros
(Repasa, con tu clase, Mat. 7:1-5.)

En Mateo 7:1 al 5, Jesús advierte contra juzgar a otros. Aquí hay una invitación a realizar un examen propio severo de nuestras acciones y motivos.
Raramente nos miramos en forma directa, crítica y honesta. Nos dejamos pasar con la norma de todos. El problema con esto es que hay mucho que no sabemos o comprendemos acerca de las otras personas. Es demasiado fácil para nosotros ver los errores de los demás. Como consecuencia de nuestra tendencia a juzgar a otros, muchas personas han sido mal representadas. Se ha calumniado injustamente sus caracteres. Lamentablemente, en algunos casos, estas personas han abandonado la iglesia. Considerando el daño espiritual que puede producir el juzgar a otros, la enseñanza de Cristo es urgente. Por otro lado, algunos de nosotros tendemos a ser demasiado duros y no perdonadores de nosotros mismos.

Considera: ¿Qué significa “juzgar a otros”?

{{ 3: ¡Aplica!}

Solo para los maestros: Este estudio deber conducir a cada miembro de la clase a descansar en Cristo. Esto significa aceptar su justicia como la propia por fe. Esto es lo que significa construir sobre la Roca, encontrar descanso y hacer la voluntad de Dios. La voluntad de Dios es que “creáis en el que él ha enviado” (Juan 6:29).

Preguntas para reflexionar y aplicar:

  1. Piensa en personas que han sido juzgadas severa e injustamente por otros que corregían lo que consideraban una conducta desviada. ¿Qué ocurrió como resultado?
  2. ¿Cómo llegamos a tener la confianza de que hemos aceptado la justicia de Cristo personalmente?
  3. ¿Cuál es el lugar de las buenas obras en la vida de un cristiano?

Actividad: Recuerda la historia en la que una persona fue juzgada injustamente por sus colegas. ¿Ha dejado la iglesia alguna persona que conoces por causa de acusaciones falsas y calumnias, o por un trato no amable, aun si las acusaciones eran ciertas? ¿Qué sucedió, y que podríamos aprender de todo esto acerca de juzgar a otros, y cómo debemos tratar tales casos?

{{ 4: ¡Crea!}

Solo para los maestros: Pide a los miembros de la clase que dibujen el Edén y el ambiente tranquilo que era. Permíteles recrear una impresión de cómo podría ser un descanso en la quietud edénica, en la que el descanso simbolice la confianza en Dios. Piensa en el “descanso” como una entrega del control y un reconocimiento de que por nosotros mismos no podemos lograrlo.
Actividad: Pide a los miembros de tu clase que para la semana próxima hagan una lista de todos los ex miembros de la iglesia, y que busquen información para contactarlos. Luego, que procuren hablar con cada uno de ellos a fin de determinar cuál podría ser la causa de que abandonaran la iglesia. Busquen una oportunidad de invitarlos para que vuelvan.