Lección 1 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Mateo 1:21, 23.
Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: El propósito de Mateo al escribir su Evangelio

II. Sentir: La singularidad de Jesús en el Evangelio de Mateo

A. ¿Qué nos enseñan las diferencias entre las genealogías dadas por Mateo y por Lucas? B. Según la narración registrada en Mateo 1, ¿qué evidencia hay para creer que Dios está en el control de la historia y que esta avanza hacia el cumplimiento de los propósitos de Dios?

II. Hacer: El efecto del evangelio en la vida y las relaciones

Resumen: El informe que da Mateo del nacimiento de Jesús nos proporciona la seguridad de que: 1) Dios está con nosotros; 2) la salvación del pecado es nuestra; 3) pertenecemos a un linaje real.

Ciclo de aprendizaje

Texto destacado: Mateo 1:18-23

Concepto clave para el crecimiento espiritual: ¿Quién fue Jesús? ¿Fue Dios, fue hombre, o fue ambos? ¿Fue un caminante desilusionado y presuntuoso de Galilea; o el más brillante filósofo y maestro de ética que alguna vez encontró la humanidad? ¿Fue un mártir por excelencia, muerto por una turba celosa y sedienta de poder? ¿Fue el Señor resucitado? La manera en que descubrimos la identidad de Jesús y nos relacionamos con ella afecta nuestra vida y nuestro crecimiento espiritual, tanto ahora como para la eternidad

{ 1: ¡Motiva!}

• Solo para los maestros: Como nos dice Juan 1:1 al 3, la vida de Jesús no comenzó en Belén. Toda la Escritura da testimonio de la eternidad del Hijo, y de su unidad con el Padre y el Espíritu. Los cuatro evangelios dejan en claro que aquel que es Dios, y estuvo con Dios desde la eternidad, llegó a encarnarse como hombre para “salvar a su pueblo de sus pecados” y para ser “Emanuel... Dios con nosotros” (Mat. 1:21, 23; ver también Mar. 2:5; Luc. 2:11; Juan 3:16)


Diálogo inicial: Después de cuatrocientos años de silencio profético desde Malaquías, la Palabra de Dios por medio de Mateo se abre con el anuncio del nacimiento de Jesucristo, “hijo de David, hijo de Abraham” (Mat. 1:1). De este modo, Mateo construye un puente entre la expectativa del Antiguo Testamento y el cumplimiento en el Nuevo Testamento. ¿De qué modo el evangelio de Jesús construye una relación perdurable entre tu esperanza y su cumplimiento? ¿Nos encontraremos con él, lo escucharemos y lo aceptaremos como el camino hacia la eternidad?

Pregunta para dialogar:

A los judíos les gustaba preservar sus genealogías. Se esperaba que un sacerdote pudiera acreditar sus antecedentes puros hasta Aarón, y su esposa debía probar por lo menos cinco generaciones. Tenemos dos informes de la genealogía de Jesús: una en Mateo y otra en Lucas 3:23 al 38. ¿Cuál es la diferencia entre ellas, y por qué es así?

{ 2: ¡Explora!}}


Solo para los maestros: Es “evidente por sí mismo” que “todos los hombres fueron creados iguales”, escribió Thomas Jefferson en la Declaración de la Independencia Norteamericana, de 1776. La misma mente fértil se ocupó treinta años más tarde de preparar un libro titulado The Philosophy of Jesus of Nazareth [La filosofía de Jesús de Nazaret]. El libro fue el resultado del trabajo que hizo Jefferson de eliminar de los evangelios todas las referencias a la divinidad, los milagros y las manifestaciones de poder que no están disponibles para los humanos. • Unos pocos años más tarde, después de algunos cortes adicionales, Jefferson produjo una nueva versión titulada The Life and Morals of Jesus of Nazarteth [La vida y la moral de Jesús de Nazaret]. El hombre que vio las raíces de la dignidad, la igualdad y la libertad humanas en el acto de ser “creados iguales” no podía enfrentar la realidad del Creador. En su lugar, eligió tener un Jesús de acuerdo con su propia imagen: un hombre bueno y un maestro ejemplar, pero nada más. Así, Jefferson y otros como él no tuvieron un encuentro personal y experimental con el poder y la presencia de Jesús. Las lecciones de este trimestre te invitan a experimentar a Jesús como lo que es: Dios con nosotros y Dios en favor de nosotros.

Comentario de la Biblia

I. Mateo: El autor y su narración (Repasa, con tu clase, Mat. 9:9; 10:3; Mar. 2:14.)

El autor. Aunque el primer Evangelio no indica por nombre a su autor, fuentes antiguas generalmente lo atribuyen a Leví Mateo, a quien Jesús llamó del banco de los tributos para ser su discípulo (Mat. 9:9; 10:3; Mar. 2:14; Luc. 5:27). Eusebio (m. 341 d.C.), el padre de la historia eclesiástica, cita a Papías (140 d.C.), obispo de Hierápolis, quien dijo que Mateo fue el autor del Evangelio. Justino Mártir, Atenágoras, Ireneo, Orígenes y otros líderes de la iglesia también apoyaron la autoría del Mateo, y no tenemos razón para pensar de otro modo. Mateo significa “don de Dios”. Seguramente el autor nos ha dado un hermoso don en la narración sobre el Rey. La genealogía de Jesús. El hecho de que Jesús sea Rey es importante para el Evangelio de Mateo, y resulta evidente por la forma en que organiza su genealogía. Enumera tres grupos de catorce generaciones (Mat. 1:17), cada uno vinculado con un aspecto importante de la realeza. El primero se extiende desde Abraham hasta David, bajo quien el reino llegó al clímax; el segundo va de Salomón a Jeconías, bajo quien el reino sufrió la tragedia del exilio babilónico; el tercer grupo lleva la línea histórica hasta el nacimiento de Jesús, “el Rey de los judíos” (Mat. 2:2). Esta genealogía mesiánica también menciona cuatro mujeres, algo que normalmente no se hace en la cronología judía: Tamar, una seductora; Rahab, una ramera no israelita; Rut, una moabita; la esposa de Urías (Betsabé), una adúltera. La inclusión de estas mujeres –y sus fallas– en la genealogía de Jesús afirma que, con la venida del nuevo Rey, la antropología bíblica vuelve al principio original del Creador: en Cristo, “ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer” (Gál. 3:28). Todos son hijos de Dios.

Pregunta para dialogar: El Evangelio de Mateo comienza con la mesiánica “genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham” (Mat. 1:1), y termina con la Gran Comisión de que el evangelio había de hacer “discípulos a todas las naciones” (Mat. 28:18). ¿Qué lecciones podemos obtener de este movimiento temático, de lo particular a lo universal, del Hijo de David al Señor de todas las naciones?

II. Los temas principales del Evangelio (Repasa, con tu clase, Mat. 2:2, 14, 15; 5- 7; 24:14; Mar. 16:13-20.) En el Evangelio de Mateo se destacan, por lo menos, cinco temas principales.

Considera: ¿Por qué la dignidad real de Jesús se enfatiza tanto en Mateo? ¿De qué maneras describe Mateo a Jesús como Rey en forma diferente de las expectativas del pueblo hebreo de su época?

{ 3: ¡Aplica!}

Solo para los maestros: Volvamos a la pregunta: ¿Quién es Jesús? El Evangelio de Mateo comienza con una proclamación vital de que la vida y el ministerio de Jesús no son sencillamente eventos en el fluir de la historia. Si Mateo 1:1 al 17 muestra que Jesús nació en la historia, el resto del capítulo afirma que él está por encima y más allá de la historia. En realidad, él es el Señor de la historia, acerca de quien Pablo escribiría más tarde que “cuando se cumpliera el tiempo [...] [Dios reuniría] en él todas las cosas, tanto las del cielo como las de la tierra” (Efe. 1:10, NVI). En realidad, la venida de Jesús al escenario del mundo proporciona sentido a la historia: en él y por medio de él las preguntas acerca del bien y del mal, del pecado y de la redención, de la vida y de la muerte, de Dios y de los dioses, encuentran una respuesta concluyente y satisfactoria. El Evangelio de Mateo proclama que Jesús no es el fundador de otra religión, sino que es “Emanuel” (Dios con nosotros) y que él es Jesús (Dios por nosotros, nuestro Salvador).

Preguntas para reflexionar:

{ 4: ¡Crea!}


Solo para los maestros: Mateo presenta a Jesús como Dios, Rey y Salvador. Ayuda a tu clase a ver que cada retrato de Jesús demanda una respuesta específica de nosotros.
Actividad: Invita a los miembros de tu clase a considerar qué significa para ellos cada uno de estos tres retratos de Jesús. Analiza tantas reacciones como sea posible dentro del tiempo de la clase.

 

-