CAPÍTULO 11
JESÚS PEDÍA A CADA UNO: “SÍGUEME”

Todo ocurría demasiado velozmente, y los discípulos no podían mante-nerse al día en lo emocional. Ese fin de semana fue raro; en realidad, toda la semana previa había sacudido sus presuposiciones. Presencia-ron la entrada triunfal el domingo anterior y la purificación del templo de los mercaderes y cambiadores de moneda; ¡qué esperanza de una asunción real! Notaron con orgullo cómo los sacerdotes, desafiantes de la autoridad de Jesús, temblaban ante el pensamiento de arrestarlo por temor al pueblo.
Los discípulos se encogieron cuando Jesús les reveló señales del fin, y es-cucharon con solemnidad cuando Jesús compartía con ellos las parábolas acerca de cómo esperar la venida de su reino de gloria. Estaban confundidos antes los “indicios” de Jesús durante la cena pascual acerca de ser muerto y que su cuerpo fuera quebrantado y su sangre derramada por ellos. Y ese fin de semana había llegado a ser una pesadilla que ellos deseaban que termi-nase. El arresto, los azotes, la crucifixión y la sepultura habían sido tan trau-mático para ellos que no podían dejar de temblar ante el recuerdo.
Y ahora, maravilla de las maravillas, María Magdalena les trajo noticias de que Jesús había resucitado de los muertos. Habían visto la tumba vacía. Luego, temiendo que los judíos vinieran por ellos, los discípulos fueron a su “re-fugio” y cerraron bien las puertas.
¡Y entonces sucedió! Aun con las puertas bien cerradas, Jesús se apareció en la habitación. El gozo los sobrecogió cuando Jesús pronunció el bien reco-nocido saludo: “Paz a vosotros” (Juan 20:19). Luego les mostró sus cicatrices y los tranquilizó con su presencia, y les repitió: “Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío” (versículo 21). Así como habían seguido a Jesús, ahora serían enviados a servir como Dios el Padre enviase a Jesús. Luego sopló sobre ellos y dijo: “Recibid el Espíritu Santo” (versículo 21).
¡Piensa en ello! Seguir a Jesús conduce a ser enviado por Jesús a servir así como él había servido al Padre. La comunión íntima que Jesús había tenido con su Padre será la estrecha comunión que el Espíritu Santo mediará para todos aquellos a quienes Jesús envíe. Así como Jesús obedeció y representó la autoridad de su Padre, seremos empoderados para obedecer y representar la autoridad de Jesús. Sin embargo, siempre debemos recordar que esta auto-ridad es de él. En realidad, justo antes de su ascensión, Jesús lo dejó bien claro: “Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por tanto, va-yan y hagan discípulos de todas las naciones” (Mateo 28:18, 19, NVI).
Se dice: Un discípulo es uno que aceptó a Jesús como Salvador y Señor, y se está pareciendo a él mientras lo sigue en el mundo real. Ser discípulo invo-lucra profundizar la relación con Jesús; comprender su Palabra, la Biblia; ser equipado para compartir el amor de Jesús y su Palabra con otros; y ser en-viarlo a buscar y hacer otros discípulos, nuevos seguidores de Cristo.
“Sígueme” no es sólo para los que están fuera de la iglesia, sino también pa-ra los de adentro. Los que siguen a Jesús no dicen sencillamente Sí a él por primera vez. Seguir a Jesús no es sólo conocer las doctrinas correctas y alegrar-se de ser salvo. Somos salvados para servir. Seguir a Jesús es actuar, responder y ministrar a su imagen. Visitemos algunas iglesias en las que esto sucede.

LA IGLESIA ADVENTISTA DE ALDERGROVE COLUMBIA BRITÁNICA, CANADÁ

Un sábado de mañana, el Dr. David Jamieson, pastor de la Iglesia Adventista de Aldergrove, en la Columbia Británica, hizo un llamado al frente du-rante su serie de sermones “Tareas del Reino”. Era una invitación para acep-tar la Tarea del Reino que hace Jesús siguiendo su método de ministrar para alcanzar a la gente. El pastor Jamieson predicó un sermón sobre la parábola de los talentos, e invitó a los miembros de su iglesia a pasar adelante y recibir $ 100 dólares para hacer una Tarea del Reino. Treinta personas pasaron ade-lante ese día, y recibieron los $ 100 dólares, y se les planteó el desafío de multiplicarlo para hacer un acto de bondad fuera de los muros de la iglesia, en cualquier lugar del mundo. La serie de sermones del pastor Jamieson también presentó otros dos desafíos: a algunos miembros de iglesia se les desafió a vender un tesoro que valiera $ 100 dólares o más, y darlos para el proyecto de Tareas del Reino. El otro era que algunos miembros de iglesia diera 90 minutos de su tiempo durante el período de tres meses designado para hacer actos de bondad.
Esto dio origen al ministerio de Actos de Bondad (ADB). ADB comparte doce iniciativas comunitarias, las cuales ahora reciben recursos de la comu-nidad. Unos pocos ejemplos son:
• Club de Desayuno (proporciona un desayuno saludable en una es-cuela primaria local cada día durante el año escolar).
• Asociación con el Club de Rotarios para construir un parque de pa-tinaje de skates para los adolescentes.
• Proveer un cambio de aceite y filtros con un lavado del automóvil para madres solas, dos veces por año.
• Minivans para Madres (provee -gratuitamente- vehículos renovados, lis-tos para usar, para madres solas cuyos vehículos actuales están listos para dejar de funcionar).
• Dar dinero para fomentar proyectos basados en la comunidad. Restau-rar una casa por año, para una familia en necesidad desesperada (Re-paración Extrema de Casas).
Con la decisión de muchos miembros de iglesia de seguir a Jesús de una manera màis profunda, más activa y más práctica, muchas personas en la comunidad que rodea a la iglesia ha decidido también seguir a Jesús. La Iglesia Adventista Aldergrove tiene entre el 40 y 60% de sus miembros ocupados en ministerios basados en la comunidad, lo cual ha resultado en que la feligresía más que se duplicó en 10 años (de 350 a 825 miembros), con dos cultos los sábados, para adventistas y no adventistas, o mejor dicho, “pread-ventistas”.
En agosto de 2015 la Iglesia del Valle, una Iglesia Adventista del Séptimo Día (anteriormente Iglesia Adventista de Aldergrove), abrió un campus nue-vo y un “Centro de Actos de Bondad” en la vecina Langley, Columbia Britá-nica. Este nuevo campus tiene un centro de adoración para 900 personas, un centro ampliado de ADB y un centro juvenil. Ahora pueden hacer una marca mayor de ADB en su comunidad.
Como puede verse por el crecimiento de la Iglesia del Valle, los ministe-rios efectivos basados en la comunidad proveen motivación para que aque-llos que son servidos aprovechen también los recursos espirituales ofrecidos por la iglesia. “El Salvador aprovechaba cada curación que hacía para im-plantar principios divinos en la mente y el alma. Tal era el propósito de su obra. Prodigaba bendiciones terrenales para poder inclinar el corazón de los hombres para recibir el evangelio de su gracia”. 1 Esta es la misión máxima de la iglesia: alcanzar a los perdidos y preparar a la gente dentro y fuera de nuestra iglesia para la segunda venida de Cristo

SEGUIR A JESÚS EN LA CIUDAD DE LOS SIETE LAGOS -
CIUDAD DE SAN PABLO

Las tres Iglesias Adventistas de la ciudad de San Pablo en la provincia fili-pina de Laguna querían, genuinamente, ayudar a su comunidad y llevarlos a seguir a Jesús. Después de mucha oración, los feligreses de San Pablo deci-dieron comenzar con lo poco que tenían en su fondo para extensión: sólo 60 pesos. 2 Primero encontraron un edificio para alquilar, que usarían para un Servicio Comunitario Adventista (SCA); los 60 pesos eran para pagar el alqui-ler del primer mes.
La gente en el área de San Pablo fue alcanzada por el servicio del SCA provisto para ellos, para atender sus necesidades de comida y ropa. En abril de 2006 los miembros realizaron una campaña de evangelización en el centro de SCA. Veinte personas eligieron seguir a Jesús y fueron bautizadas al terminar esas reuniones.
El ministerio del centro de SCA de San Pablo se amplió. Comenzaron un programa de “Adoptar un Barangay” (un barartgay es un vecindario). El cen-tro SCA ofreció servicios médico quirúrgicos, mediante profesionales de la salud que ofrecieron voluntariamente su tiempo: servicios de control de la presión arterial, control de salud por edad, servicios dentales semanales y clases de ejercicios aeróbicos cada domingo. Otros servicios incluían retiros y reuniones sociales los sábados de noche para los jóvenes, clases de cocina saludable y un ministerio de bodas. Las iglesias de San Pablo ofrecieron sus templos, sus pastores y otras ayudas para las parejas que se casaban, de mo-do que pudieran tener una boda de calidad. Las parejas que normalmente no podían pagarlo, ahora podían tener un casamiento completo en una iglesia con recepción y todo.
En setiembre de 2006 los miembros de las iglesias de San Pablo realizaron una segunda serie de reuniones evangelizadoras en el centro del SCA: usaron un formato de seminario de salud y familia. Esta vez 72 personas aceptaron a Cristo y fueron bautizadas. Algunos de los recién bautizados formaron un grupo nuevo, la Congregación Adventista de Lakeview. En seis meses esta congregación creció de 25 a 140 miembros.
Después de dos años de estas actividades de servicio comunitario, habían entrado en 12 barangays, realizado 12 Seminarios de Familia y Salud; se ha-bía atendido a 4.000 personas; se bautizaron 1.000 personas, y se plantaron 5 nuevas congregaciones. Una prueba más de que “esta obra no será ni puede ser infructuosa”. 3

SE NECESITA EQUILIBRIO

Se necesita equilibrio para evitar que la iglesia se entusiasme excesivamen-te con los ministerios sociales en desmedro de la cosecha. Aunque el ministe-rio social es sumamente importante, proveyendo intencionalmente a la gente que servimos con oportunidades de seguir a Jesús, es una parte crucial de se-guir el método holístico de transformación de Jesús de la comunidad. La verdadera restauración y transformación de comunidades sólo sucede cuando Jesús regenera el corazón de las personas en la comunidad. Las oportunidades intencionales de nuestras iglesias hacia este fin incluyen estudios bíblicos, grupos pequeños para el discipulado, reuniones públicas de cosecha, y la plantación de iglesias. Un estudio de 41 denominaciones y grupos de fe, inclu-yendo a los adventistas, mostró que “las iglesias que crecen están muy activas en la evangelización pública, evangelismo en grupos pequeños y evangelismo personal. También están muy involucradas en el servicio a la comunidad. Las iglesias que declinan son las que evitan el servicio comunitario y se concen-tran exclusivamente en la evangelización, o evitan la evangelización y se con-centran exclusivamente en el servicio a la comunidad”. 4
El servicio a la comunidad es como analizar y preparar el terreno en un campo. Recuerda: Tú eres el puente para atraer a la gente, con quienes te encuentras en tu comunidad, para que conozcan a Jesús y su Palabra. La evangelización en grupos pequeños y personal (compartir la fe, entregar publicaciones, dar estudios bíblicos, 5 etc.) plantan la semilla, que es la Pa-labra de Dios (Lucas 8:11). La cosecha ocurre cuando la gente es invitada a aceptar a Jesús y su Palabra. Entonces deben tomarse medidas intencionales para conservar la cosecha (hacer discípulos). Esto puede hacerse mediante estudios bíblicos y grupos de amistad para apoyarlos en grupos pequeños, así como el nutrir relaciones individuales. Por ejemplo, una persona recién bau-tizada se beneficiaría al tener un mentor asignado de la familia de su iglesia; recuerda que cada miembro nuevo necesita por lo menos seis amigos en la iglesia para animarlo en su nueva vida en Jesús.

¿QUÉ OCURRE EN TU IGLESIA?

¿Está tu iglesia siguiendo todo el método de Cristo para alcanzar a la gente que los rodea? Al atender sus necesidades sentidas hay una mejor posibilidad de que descubran que tienen otra necesidad que no había sentido anterior-mente: ¡la de Jesús!
Dentro del reino de Dios nuestro fruto no se muestra de inmediato. A me-nudo uno planta, otro riega, y todavía otro es el que cosecha (Juan 4:37, 38).
Mientras tu iglesia atiende las necesidades sentidas, también deben hacer planes de tener grupos pequeños, estudios bíblicos personales y reuniones regulares de cosecha, con una invitación a seguir a Jesús y sus enseñanzas, y ser bautizado. Y recuerda, conservar la cosecha necesita tanta intencionali-dad como el del cultivo y la cosecha.
6 Seguir a Jesús es una ocupación con-tinuada, que ha de proseguir a lo largo de toda la vida de una persona. Jesús dijo: “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede lle-var fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mi” (Juan 15:4). 7
Los grupos pequeños son una manera efectiva de preparar a la gente para seguir a Jesús y continuar siguiéndolo por el resto de sus vidas. Hay varios tipos de grupos pequeños:
Grupos pequeños para el estudio general de la Biblia, para personas con quienes te encuentras vía programas de extensión a la comunidad. Gerson Santos 8 sugiere un proceso para desarrollar grupos pequeños con no adven-tistas que asisten a nuestros programas de extensión a la comunidad: (1) Invitarlos en forma atrayente a estudiar la Biblia para atender sus necesida-des espirituales. (2) Realizar estos grupos en momentos oportunos, por ejem-plo, a la hora del almuerzo. (3) No enseñar una serie doctrinal en estos gru-pos pequeños: una persona puede unirse al grupo después que los demás, y asistir por primera vez al estudio sobre la Marca de la Bestia. Más bien reali-zar estudios bíblicos más genéricos, tales como la vida de Jesús. En inglés hay una Biblia llamada Serendipity Bible, 9 la cual es un ejemplo de una he-rramienta útil para dirigir grupos pequeños. Actividades en los grupos pe-queños, ideas para romper el frío y preguntas para dialogar se incluyen junto con palabras de la Escritura. (4) Si alguien del grupo hace preguntas acerca de doctrinas bíblicas, el director del grupo puede decir que después del pro-grama pueden convenir una hora en otro día para estudiar personalmente lo que la Biblia enseña acerca de ese tema. Además, una reunión personal con una sola persona puede proveer una oportunidad para invitarla a aceptar a Cristo como su Salvador personal antes de estudiar sus doctrinas (enseñanzas temáticas) en la Escritura. 10 (5) Hay muchas opciones de lecciones temáti-cas para el estudio de la Biblia tales como Discover, Amazing Facts y Pillars of Faith (por Gerson Santos). ¿Cuál es la mejor serie de lecciones? El pastor Santos dice: “La mejor serie de estudios bíblicos es la que usted usa”. (6) Los que son bautizados debieran unirse a un grupo pequeño dentro de su iglesia, en las casas de los miembros, etc. Si no tienes ya grupos pequeños organiza-dos en tu iglesia, un buen lugar para comenzar son las clases de Escuela Sa-bática, que son grupos pequeños ya existentes en tu iglesia. Los grupos pe-queños no son sólo para estudiar la Biblia; deben tener otros proyectos de extensión, alegre compañerismo, etc.
Clase de Escuela Sabática para miembros nuevos. El departamento de Es-cuela Sabática y Ministerios Personales ha desarrollado la Guía de Estudio de la Biblia para miembros nuevos, titulada In Step With Jesús [En armonía con los pasos de Jesús], para ayudar en la tarea de hacer discípulos. Con 52 lec-ciones, esta serie es un recurso valioso para ayudar a los miembros nuevos a conectarse con los miembros de iglesia y con Dios. Les ayudará a compren-der y a seguir la Palabra de Dios, demostrará cómo se ministra a otros y los equipará para el discipulado durante ese primer año como miembros de iglesia, lo cual es sumamente importante. 11
Clases regulares de Escuela Sabática. Si tus clases son muy grandes, pue-des considerar dividirlas en grupos menores. Cada clase no sólo debe estu-diar la Biblia, sino tener un coordinador que se preocupe por la atención de los miembros que faltan y su cuidado. Además, cada clase debería tener un proyecto de extensión a la comunidad. 12

GENERACIONES DE SEGUIDORES DE CRISTO

Cuando nos mezclamos, simpatizamos, ministramos las necesidades, ga-namos la confianza y pedimos a otros que sigan a Jesús, producimos genera-ciones nuevas de seguidores de Cristo y de su método. Cada paso en el pro-greso del método de Cristo es un “éxito”, no sólo el del “Sígueme”. Aun así, seguir plenamente el modelo del ministerio de Cristo debe incluir todos los pasos y seguir discipulando gente después que digan “Sí” a Jesús.
“El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo” (1 Juan 2:6). “No necesitamos ir a Nazaret, Capernaum y Betania para andar en las pisadas de Jesús. Hallaremos sus huellas al lado del lecho del enfermo, en los tugurios de los pobres, en las atestadas callejuelas de la gran ciudad, y en todo lugar donde haya corazones humanos que necesiten consuelo. Al hacer como Jesús hizo cuando estaba en la Tierra, andaremos en sus pisadas”. 13



1 Elena de White, El ministerio de curación, p. 13.
2 Los 60 pesos filipinos son aproximadamente equivalentes a $ 1,50 dólares norteamericanos.
3 Elena de White, El ministerio de curación, p. 102.
4 Monte Sahlin, Adventist Congregations Today: New Evidence for Equipping Healthy Churches (Lincoln, Neb.: Center for Creative Ministry, 2003), p. 20.
5 Lee el ejemplo de Felipe dando estudios bíblicos en Hechos 8:26-40.
6 Para encontrar herramientas efectivas para el discipulado y mantener a la gente que coseches, ve a https://growingfruitfuldisciples.com/.
7 La cursiva fue añadida. Ver también el versículo 16.
8 En el momento de escribir esto, Gerson Santos era director del Centro Urbano de Misión Global para la Oficina de Misiones Adventistas de la Asociación General.
9 Serendipity Bible for Groups (Littleton, Colo.: Serendipity House, 1988). También está dis-ponible: The Serendipity Bible for Study Groups (Grand Rapids, Mich.: Zondervan Publishing House, 1989).
10 Para llevar personas a Cristo, Del Dunavant sugiere usar una presentación del evangelio que in-cluya un bosquejo “PSA”: (1) El problema del pecado (Romanos 3:23); (2) la solución: el don de Dios (Romanos 6:23); (3) la persona debe aceptar el don (Efesios 2:8, 9), haciendo una sencilla oración, como: “Querido Jesús, me doy cuenta de que soy un pecador y merezco morir. Acepto tu don de vida eterna. Quiero que seas mi Señor y Salvador. Gracias por tu don. Amén”. Después de eso, fija una cita con esa persona para ayudarle a enamorarse de Jesús estableciendo un estudio de la Biblia y una vida de oración. (Adaptado de Del Dunavant, el Director de Evangelismo y Crecimiento de la Iglesia para la Asociación del Norte de California.)
11 Adaptado de “In Step With Jesus”, una guía de estudio de la Biblia para la Escuela Sabática para miembros nuevos”, http://www.sabbathschoolpersonalministries.org/in-step-with-jesus.
12 Los cuatro puntos focales de la Escuela Sabática son: estudio de la Biblia, compañerismo, énfasis en las misiones mundiales y la extensión hacia la comunidad.
13 White, El Deseado de todas las gentes, p. 595.
PASO DE ACCIÓN
Practica el dar una presentación del evangelio a otra persona (ver la nota 10). Con oración, debes estar atento a oportunidades de pre-sentar el evangelio a otros.