Lección 11 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

Texto clave: Romanos 11:1.

Enseña a tu clase a:

Bosquejo de la lección:

I. Saber: La salvación está disponible universalmente a través de Cristo

II. Sentir: Encontrar un punto en común con toda la humanidad

III. Comparte la naturaleza universal de la salvación con los que te rodean

Resumen: La salvación mediante la fe en Jesucristo está disponible para todos los grupos de personas de la Tierra, si deciden depositar su fe en él. Esta realidad significa que todos son iguales en su necesidad de salvación. Al comprender esta verdad, podemos ser empáticos con todas las personas y ponernos más a disposición de Dios para compartir las buenas nuevas de Jesucristo.

Ciclo de aprendizaje

Concepto clave para el crecimiento espiritual: El hecho de reconocer que Dios trata de salvar a todos puede ayudar a los cristianos a ser más empáticos y abiertos a todos los grupos de personas que nos rodean.

{1: ¡Motiva!}

• Solo para los maestros: Ayuda a tu clase a ir más allá de los términos judío y gentil para entender que la salvación está disponible para todos los grupos de personas de la Tierra. Esto incluye a musulmanes, hindúes, terroristas, drogadictos, personas sin hogar, ricos, negros, blancos, amarillos, marrones: todos. La palabra gentile, en griego, significa “naciones”; es decir, todas las naciones que no son Israel.

Diálogo inicial: Cory llevó a un grupo de alumnos de secundaria a un albergue para indigentes como parte de un proyecto misionero local durante sus vacaciones de primavera. A cada alumno se le dio varias maneras de ayudar. A Cory lo asignaron para ayudar a pintar estanterías en una despensa. Trabajaba junto con un residente del albergue para indigentes, que había estado cambiando su vida mediante el programa que ofrecía el refugio. Mientras pintaban, Cory le preguntó por su historia.
El hombre le dijo a Cory que había sido pastor no hacía mucho. El estrés del pastorado había podido con él y su familia. Al ver que su iglesia se desarmaba, al igual que su familia, se vio solo y con ganas de escaparse. Se hospedaba con un viejo amigo suyo porque su divorcio lo había dejado sin casa donde vivir. Este “amigo” le ofreció drogas.
El hombre nunca pensó que alguna vez consumiría algún tipo de droga, pero en ese momento de desesperación dijo que sí. Ese fue el comienzo de una adicción que terminó con una sobredosis en un parque. Había pasado un tiempo en el programa del albergue y ahora estaba limpio, en proceso de recuperación y de hallar un propósito nuevamente. Otros residentes del refugio habían comenzado a llamarlo pastor y acudían a él en busca de consejo espiritual.
Después de escuchar su historia, Cory comenzó a darse cuenta de lo vulnerables que somos todos. Aquí había dos hombres, ambos pastores. Es solo la gracia de Dios, y no algo en nosotros mismos, lo que nos impide caer en el abismo de la depravación y la tragedia.

Preguntas para dialogar: