Notas EGW

Lección 2
El conflicto


Sábado 7 de octubre

El que quiera llegar a ser hijo de Dios, debe recibir la verdad que enseña que el arrepentimiento y el perdón han de obtenerse nada me-nos que mediante la expiación de Cristo. Asegurado de esto, el pecador debe realizar un esfuerzo en armonía con la obra hecha para él y con una súplica incansable, debe acudir al trono de gracia para que el poder renovador de Dios llegue hasta su alma. Cristo únicamente perdona al arrepentido, pero primero hace que se arrepienta aquel a quien per-dona. La provisión hecha es completa y la justicia eterna de Cristo es acreditada a cada alma creyente...
Se ha dispuesto gracia abundante para que el alma creyente pueda ser preservada del pecado, pues todo el cielo, con sus recursos ilimita-dos, ha sido colocado a nuestra disposición. Hemos de extraer del pozo de la salvación (Mensajes selectos, t. 1, p. 461).
Todos los que estudian la Palabra con el firme propósito de quitar el pecado de su vida, y que escudriñan las Escrituras para aprender qué es verdad, recibirán la verdad de la Palabra como un “así dice Jehová”. Se arrepentirán ante los severos reproches de la verdad bíblica... El que siembra verdadero arrepentimiento, cosechará la recompensa de las buenas obras. Si persiste en la fe cosechará paz. Si es santificado y limpiado de su apetito por lo corriente y mundano cosechará... justicia y amor perfecto. La persistencia en hacer el bien y en la superación lo hará victorioso cada día porque mantiene continuamente ante sí la marca de la perfección de Cristo (That I May Know Him, p. 281; par-cialmente en A fin de conocerle, p. 280).
La fe que obra por amor y purifica el alma, no hallaba donde unirse con la religión de los fariseos, compuesta de ceremonias y de órdenes humanas. El esfuerzo de aunar las enseñanzas de Jesús con la religión establecida sería vano. La verdad vital de Dios, como el vino en fer-mentación, reventaría los viejos y decadentes odres de la tradición farisaica...
Jesús señaló el poder que la falsa enseñanza tiene para destruir el aprecio y el deseo de la verdad. “Ninguno —dijo él—, que bebiere del añejo, quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor”. Toda la verdad que había sido dada al mundo por los patriarcas y los profetas resplandecía con nueva belleza en las palabras de Cristo. Pero los escribas y fariseos no deseaban el precioso vino nuevo. Hasta que no se vaciasen de sus viejas tradiciones, costumbres y prácticas, no tenían en su mente o corazón lugar para las enseñanzas de Cristo. Se aferraban a las formas muertas, y se apartaban de la verdad viva y del poder de Dios...
Una religión legal no puede nunca conducir las almas a Cristo, porque es una religión sin amor y sin Cristo. El ayuno o la oración motivada por un espíritu de justificación propia, es abominación a Dios... Nuestras propias obras no pueden nunca comprar la salvación (El Deseado de todas las gentes, pp. 244-246).


Domingo 8 de octubre: Un mejor pacto
Los términos del pacto antiguo eran: Obedece y vivirás... El nuevo pacto se estableció sobre “mejores promesas”, la promesa del perdón de los pecados, y de la gracia de Dios para renovar el corazón.
Las bendiciones del nuevo pacto se fundan únicamente en la mise-ricordia evidenciada en el perdón de la injusticia y de los pecados... Todos los que humillen sus corazones y confiesen sus pecados, en-contrarán misericordia, gracia y seguridad. ¿Acaso ha dejado de ser justo Dios porque manifiesta misericordia hacia el pecador? ¿Ha deshonrado él su santa ley y de aquí en adelante pasará por alto la violación de ella? Dios es fiel a sí mismo. No cambia. Las condiciones de la salvación son siempre las mismas...
Bajo el nuevo pacto, las condiciones mediante las cuales se puede obtener la vida eterna son las mismas que en el pacto antiguo, a saber, obediencia perfecta... En el nuevo y mejor pacto, Cristo ha cumplido la ley en favor de los transgresores de ella, si lo reciben por fe como Salvador personal... En el pacto mejor somos purificados de pecado por la sangre de Cristo (La maravillosa gracia de Dios, p. 136).
Los hijos de Dios son justificados por medio de la aplicación del “mejor pacto”, por medio de la justicia de Cristo. Un pacto es un convenio por el cual las partes se comprometen mutuamente al cum-plimiento de ciertas condiciones; por lo tanto, el ser humano se com-promete con Dios para cumplir las condiciones especificadas en su Palabra. Su conducta demuestra si respeta o no esas condiciones.
El hombre gana todo obedeciendo al Dios guardador del pacto. Los atributos de Dios son impartidos al hombre capacitándolo para pro-ceder con misericordia y compasión. El pacto de Dios no asegura del carácter inmutable del Señor. ¿Por qué, pues, los que pretenden creer en Dios son inestables, volubles, indignos de confianza?, ¿por qué no rinden su servicio cordialmente, como si estuvieran bajo la obligación de agradar y glorificar a Dios? No es suficiente que tengamos una idea general de lo que Dios exige. Debemos conocer por nosotros mismos
cuáles son sus órdenes y cuáles nuestras obligaciones. Las condiciones del pacto de Dios son: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo”. Estas son las condiciones de la vida. “Haz esto —dijo Cristo—, y vivirás” (Comentarios de Elena G. de White en Comentario bíblico adventista del séptimo día, tomo 7, pp. 943, 944).
Cuando contemplamos las promesas de Dios podemos hallar con-suelo, esperanza y gozo, porque aquéllas constituyen las palabras del Infinito. Para apreciar con propiedad esas preciosas promesas debemos estudiarlas cuidadosamente, y examinarlas con detenimiento. ¡Cuánto más gozo podríamos disfrutar en la vida, cuánta más bondad infundi-ríamos a nuestro carácter si estuviéramos dispuestos a apropiamos de esas promesas! Al andar por el camino que lleva a la altura hablemos de las bendiciones esparcidas por la senda (Mi vida hoy, p. 348).

Lunes 9 de octubre: Leyes y reglamentos judíos


La misma ley que fue grabada en tablas de piedra es escrita por el Espíritu Santo sobre las tablas del corazón. En vez de tratar de esta-blecer nuestra propia justicia, aceptamos la justicia de Cristo. Su san-gre expía nuestros pecados. Su obediencia es aceptada en nuestro favor. Entonces el corazón renovado por el Espíritu Santo producirá los frutos del Espíritu. Mediante la gracia de Cristo viviremos obede-ciendo la ley de Dios escrita en nuestro corazón. Al poseer el Espíritu de Cristo, andaremos como él anduvo.
Hay dos errores contra los cuales los hijos de Dios, particularmente los que apenas han comenzado a confiar en su gracia, deben especial-mente guardarse. El primero... es el de fijarse en sus propias obras, confiando en alguna cosa que puedan hacer, para ponerse en armonía con Dios. El que está procurando llegar a ser santo mediante sus pro-pios esfuerzos por guardar la ley, está procurando una imposibilidad...
El error opuesto y no menos peligroso es que la fe en Cristo exime a los hombres de guardar la ley de Dios; que puesto que solamente por la fe somos hechos participantes de la gracia de Cristo, nuestras obras no tienen nada que ver con nuestra redención... Si la ley está escrita en el corazón, ¿no modelará la vida?... En vez de que la fe exima al hombre de la obediencia, es la fe, y solo ella, la que lo hace participante de la gracia de Cristo y lo capacita para obedecerlo (La maravillosa gracia de Dios, p. 137).
La predicción de Cristo acerca de la destrucción del templo era una lección sobre la purificación de la religión, que hacía ineficaces las formas y ceremonias. Anunció que él mismo era mayor que el templo, y proclamó: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida”. Era él en quien se cumplían todas las ceremonias y los ritos judíos. Él quedaba en lugar del templo; todos los oficios de la iglesia se centraban en él solo.
En el pasado, el pueblo se acercaba a Cristo por medio de formas y ceremonias, pero ahora él mismo estaba sobre la tierra, atrayendo la atención a sí mismo, presentando el sacerdocio espiritual, y colocando al agente humano pecaminoso en el estrado de la misericordia...
Las lecciones que Cristo dio en sus enseñanzas mostraban que los servicios rituales caducaban, que ya no tenían virtud alguna. “La hora viene —decía—, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores ado-rarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren”. La verdadera cir-cuncisión es adorar a Cristo en espíritu y en verdad, no en formas y ceremonias, con pretensión hipócrita (Fundamentáis of Christian Education, p. 399).
Martes 10 de octubre: Según la costumbre de Moisés

Los judíos se habían enorgullecido siempre de sus cultos divina-mente señalados; y muchos de aquellos que se habían convertido a la fe de Cristo, sentían todavía que, puesto que Dios había bosquejado una vez claramente la forma hebrea del culto, era improbable que autori-zara alguna vez un cambio en cualquiera de sus detalles. Insistían en que las leyes y ceremonias judías debían incorporarse en los ritos de la religión cristiana. Eran lentos en discernir que todas las ofrendas de los sacrificios no habían sino prefigurado la muerte del Hijo de Dios, en la cual el símbolo se había cumplido, y después de la cual los ritos y ceremonias de la dispensación mosaica no estaban más en vigor.
Antes de su conversión, Pablo se había considerado, “cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible”. Filipenses 3:6. Pero desde que cambiara de corazón, había adquirido un claro concepto de la misión del Salvador como Redentor de toda la especie, gentiles tanto como judíos, y había aprendido la diferencia entre una fe viva y un muerto formalismo. A la luz del evangelio, los antiguos ritos y ceremonias confiados a Israel habían adquirido un nuevo y más profundo signifi-cado. Las cosas prefiguradas por ellos se habían producido, y los que vivían bajo la dispensación evangélica habían sido relevados de su observancia. Sin embargo, Pablo todavía guardaba tanto en el espíritu como en la letra, la inalterable ley divina de los diez mandamien-tos (Los hechos de los apóstoles, p. 154).
El orden mantenido en la primitiva iglesia cristiana, la habilitó para seguir firmemente adelante como disciplinado ejército revestido de la armadura de Dios. Aunque las compañías o grupos de fieles estaban esparcidos en un dilatado territorio, eran todos miembros de un solo
cuerpo y actuaban de concierto y en mutua armonía. Cuando se sus-citaban disensiones en alguna iglesia local, como ocurrió después en Antioquía y otras partes, y los fíeles no lograban avenirse, no se con-sentía en que la cuestión dividiese a la iglesia, sino que se la sometía a un concilio general de todos los fieles, constituido por delegados de las diversas iglesias locales con los apóstoles y ancianos en funciones de gran responsabilidad. Así por la concertada acción de todos se desbara-taban los esfuerzos que Satanás hacía para atacar a las iglesias aisladas, y quedaban deshechos los planes de quebranto y destrucción que for-jaba el enemigo ( Los hechos de los apóstoles, p. 78).
Jesús eligió como discípulos a hombres de caracteres diferentes, para que la obra se llevara a cabo con perfección. Existe una tendencia en los hombres a pensar que ellos son los únicos que pueden llevar a cabo el trabajo correctamente y convertirlo en un éxito, cuando en realidad son tristemente deficientes en cualidades esenciales que deben ser suplidas para que la obra tenga éxito... Todos debemos hacer lugar para que otros vengan a nuestro lado y trabajen en armonía con noso-tros, a fin de que uno supla las deficiencias de otro y todos se unan en armonía perfecta (El ministerio de publicaciones, p. 114).

 


Miércoles 11 de octubre: Los creyentes gentiles
Antes de su conversión, Pablo se había considerado, “cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible”. Filipenses 3:6. Pero desde que cambiara de corazón, había adquirido un claro concepto de la misión del Salvador como Redentor de toda la especie, gentiles tanto como judíos, y había aprendido la diferencia entre una fe viva y un muerto formalismo. A la luz del evangelio, los antiguos ritos y ceremonias confiados a Israel habían adquirido un nuevo y más profundo signifi-cado. Las cosas prefiguradas por ellos se habían producido, y los que vivían bajo la dispensación evangélica habían sido relevados de su observancia. Sin embargo, Pablo todavía guardaba tanto en el espíritu como en la letra, la inalterable ley divina de los diez mandamientos.
En la iglesia de Antioquía, la consideración del asunto de la cir-cuncisión provocó mucha discusión y contienda. Finalmente, los miembros de la iglesia, temiendo que si la discusión continuaba se provocaría una división entre ellos, decidieron enviar a Pablo y Ber-nabé, con algunos hombres responsables de la iglesia, hasta Jerusalén, a fin de presentar el asunto a los apóstoles y ancianos. Habían de en-contrarse allí con delegados de las diferentes iglesias, y con aquellos que habían venido a Jerusalén para asistir a las próximas fiestas. Mientras tanto, había de cesar toda controversia hasta que fuese dada una decisión final en el concilio general. Esta decisión sería entonces aceptada universalmente por las diversas iglesias en todo el país (Los hechos de los apóstoles, p. 154).
El sistema de sacrificios fue diseñado por Cristo mismo, y se le dio a Adán como un símbolo del Salvador que habría de venir, quien lleva-ría los pecados del mundo y moriría para darle redención. Por medio de Moisés, Cristo dio instrucciones definidas a los hijos de Israel en cuanto a las ofrendas de sacrificio... Solo animales limpios, perfectos, aquellos que mejor simbolizaban a Cristo, eran aceptados como ofrendas para Dios...
Se les prohibía a los israelitas comer la grasa y la sangre... Esta ley se refería no solamente a las bestias o a los animales destinados al sacrificio, sino a cualquier animal que se empleara como alimento. Esta ley debía grabar en ellos el hecho de que si no hubiera existido el pecado, no hubiera habido tampoco derramamiento de sangre...
La sangre del Hijo de Dios era simbolizada por la de las víctimas inmoladas, y Dios quería que tuvieran ideas claras y definidas para dis-tinguir entre lo sagrado y lo común. La sangre era sagrada, porque solo mediante el derramamiento de la del Hijo de Dios podía haber expia-ción por el pecado (Sons and Daughters of God, p. 225; parcialmente en Hijos e hijas de Dios, p. 227).
Cuando surgen errores y son enseñados como verdad bíblica, los que están conectados con Cristo no confiarán en lo que dice el minis-tro, sino que —como los nobles bereanos— escudriñarán cada día las Escrituras para ver si estas cosas son así. Al descubrir cuál es la palabra del Señor, se pondrán de parte de la verdad. Oirán la voz del verdadero Pastor, que dice: “Este es el camino, andad en él”. De esa manera serán instruidos para hacer de la Biblia su consejero, y no oirán ni seguirán la voz de un extraño (Fe y obras, p. 88).

 

 


Jueves 12 de octubre: Pablo y los gálatas
Los Gálatas eran idólatras, pero cuando los apóstoles les pre-dicaron, se gozaron en el mensaje que les prometía libertad de la ser-vidumbre del pecado. Pablo y sus colaboradores proclamaron la doc-trina de la justicia por la fe en el sacrificio expiatorio de Cristo. Pre-sentaban a Cristo como Aquel que, al ver la impotente condición de la especie caída, vino a redimir a los hombres y mujeres viviendo una vida de obediencia a la ley de Dios y pagando la penalidad de la desobediencia. Y a la luz de la cruz, muchos que nunca habían cono-cido antes al Dios verdadero empezaron a comprender la grandeza del amor del Padre.
Así se les enseñaron a los Gálatas las verdades fundamentales concernientes a “Dios el Padre,” y a “nuestro Señor Jesucristo, el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para libramos de este presente siglo malo, conforme a la voluntad de Dios y Padre nuestro”. “Por el oír de la fe,” recibieron el Espíritu de Dios, y llegaron a ser “hijos de Dios por la fe en Cristo”. Gálatas 1:3,4; 3:2,26
(Los hechos de los apóstoles, p. 169).
Los que trabajan actualmente en la obra de Dios tendrán que hacer frente a pruebas tales como las que Pablo soportó en su obra. Satanás procurará apartar de su fe a los conversos utilizando los mismos mé-todos engañosos y jactanciosos. Introducirá teorías que no será pru-dente analizar. Satanás es un obrero astuto, e introducirá engaños sutiles a fin de oscurecer y confundir la mente y desarraigar las doc-trinas de la salvación. Aquellos que no acepten la Palabra de Dios literalmente, caerán en esa trampa.
Hoy necesitamos proclamar la verdad con santa intrepidez. La siguiente declaración dada a la iglesia primitiva por el mensajero del Señor, debe ser escuchada por su pueblo en la actualidad: “Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema”. Gálatas 1:8.
Quien haga de la operación de milagros la prueba de su fe, encon-trará que Satanás puede, mediante una variedad de engaños, realizar maravillas que pasarán por milagros genuinos. Esto mismo fue lo que pretendió introducir como elemento de prueba en el momento cuando los israelitas iban a ser librados de Egipto (Mensajes selectos, t. 2, p. 60).
Debemos estar libres de las costumbres y las servidumbres de la sociedad para que, cuando estén en juego los principios de nuestra fe, no vacilemos en mostrar nuestros colores, aunque se nos llame raros por hacerlo. Mantengan sensible la conciencia, para que puedan es-cuchar el más débil susurro de la voz de Aquel que habló como nadie lo hizo antes. Muestran los que quieran llevar el yugo de Cristo una fir-meza de propósito que los induzca a hacer el bien por el bien mismo. Mantengan los ojos fijos en Jesús, preguntándose a cada paso: “¿Es éste el camino del Señor?” Dios no permitirá que nadie que haga esto se convierta en el objeto de las tentaciones de Satanás.
Cuando surjan las perplejidades, como seguramente va a ocurrir, acérquense a Dios y él se acercará a ustedes (Cada día con Dios, p. 282).