Lección11 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

TEXTO CLAVE: APOCALIPSIS 14:9.

ENSEÑA A TU CLASE A:

BOSQUEJO DE LA LECCIÓN:

I. Saber: El significado del sello

II. Sentir: La esencia de la adoración

III. Hacer: La adoración es vida

Resumen: El sello de Dios indica que pertenecemos a Dios como nuestro Creador y Salvador y, por lo tanto, es una señal de vida y esperanza. La marca de la bestia, por otra parte, indica apostasía y, por lo tanto, es una señal de pérdida y muerte.

CICLO DE APRENDIZAJE

Texto destacado: Efesios 1:12-14.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: El sello de Dios es todo un proceso que comprende la obra del Espíritu Santo que confirma que “creí[mos]” “la palabra de verdad” (Efe. 1:13). Esto significa que el sello no es una insignia mágica ni arbitraria. Al igual que con la circuncisión o el bautismo, el sello de Dios es una señal del pacto entre Dios y su pueblo. Esta señal refleja un estado interno de santidad y se relaciona con la vida de fe. La señal es evidente en el corazón del pueblo de Dios, en la intimidad de sus pensamientos y sentimientos; esta habla de su amor por Dios. También es evidente en la dinámica de sus acciones, que expresan la autenticidad de sus respuestas a Dios.

1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: La lección de esta semana es parte de nuestra preparación para las luchas finales, en las que se distinguirán dos bandos: los justos y los injustos. Por lo tanto, el desafío es dar a conocer y explicar el significado y la importancia de la señal que identificará a los justos (el sello de Dios), en contraposición con la señal que revelará a los injustos (la marca de la bestia). Examina el papel del sábado en ese proceso.

Diálogo inicial: Algunos cristianos interpretan la marca de la bestia literalmente; por ejemplo, como un código de barras, un número de tarjeta de crédito o como alguna identificación biométrica. Encuentra un indicativo de cada una de estas tres interpretaciones literales e identifica los argumentos que las apoyan.

Preguntas para dialogar:

¿Por qué estas aplicaciones literales de la marca de la bestia contradicen la perspectiva espiritual y simbólica del libro de Apocalipsis? ¿Cuáles son los indicios, en el texto bíblico, que sugieren una aplicación espiritual de la marca de la bestia?

2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Juan, el profeta del libro de Apocalipsis, utiliza una serie de imágenes y nociones que toma prestadas del Antiguo Testamento para sugerir un contraste sorprendente entre aquellos que reciben el sello de Dios como una señal de su pertenencia a él y aquellos que reciben la marca de la bestia como una señal de su lealtad a la bestia.

Decodifica el lenguaje simbólico y analiza las siguientes preguntas:

Comentario de la Biblia

I. El sello de Dios
(Repasa, con tu clase, Apoc. 7:1-4; 9:4.)

En el contexto de la visión de los siete sellos (Apoc. 6:1-8:1), inmediatamente después del sexto sello, que se abre con la ira de Dios (Apoc. 6:17), el profeta Juan ve el “sello de Dios”, que marca a aquellos que sobrevivirán a la ira de Dios (Apoc. 7:3). Este sello particular contrasta con los otros siete sellos. Mientras que los siete sellos traen un mensaje de destrucción y muerte, este sello conlleva la promesa de salvación y vida. Además, mientras que los otros sellos representan la idea de confidencialidad, este indica propiedad.
En la antigüedad, a menudo se colocaba un sello en la mercancía para certificar a quién pertenecía. Este sello consistía en un pedazo de metal o una piedra preciosa (Éxo. 28:11; Est. 8:8) en el que se grababa el nombre del dueño o un símbolo que lo representaba. El sello se diseñaba para presionarlo sobre la arcilla que cerraba el documento o la mercancía. En la visión profética de Juan, el sello se pone en la frente para salvar al pueblo de Dios de los desastres venideros (Apoc. 7:3; 9:4). El profeta Ezequiel se refiere a la misma función protectora de la marca en la frente (Eze. 9:4-6, comparar con Gén. 4:15). En este pasaje de Ezequiel, el sello marca solamente a aquellos que adoran al Dios vivo, el Creador, para distinguirlos de aquellos que “adoraban al sol, postrándose hacia el oriente” (Eze. 8:16).
La visión de Apocalipsis 7 transmite el mismo significado. Contiene una secuencia que se remonta al relato de la Creación. De hecho, la secuencia de la tierra, el mar, y los árboles (Apoc. 7:3) es la misma que en el relato de la Creación (comparar con Gén. 1:9-13). Por lo tanto, la mención de esta secuencia apunta al hecho de que el sello marca a quienes reconocen a Dios como su Creador, a los que le pertenecen (Sal. 24:1, 2; 89:12, 13; 100:3). Ser sellado por Dios significa que nosotros, y todo lo que tenemos y somos, le pertenecemos a él, Aquel que lo creó todo.

Considera: ¿Cuál es la evidencia visible de que el pueblo de Dios ha recibido el “sello de Dios”?

II. La marca de la bestia
(Repasa, con tu clase, Apoc. 13:15, 16; 14:9.)

Para competir con Dios y confundir a los seres humanos, el enemigo de Dios, representado por “la bestia”, también ha producido su propia marca como una señal de lealtad. El libro de Apocalipsis puntualiza que esta marca se estampa en la mano derecha o en la frente (Apoc. 13:16). Este símbolo ha sido tomado del libro de Deuteronomio, y simboliza la fidelidad a la Ley de Dios. Para que los hijos de Israel no se olviden de guardar las palabras de Dios y sus mandamientos en su corazón, Dios recurre a una imagen: “Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos” (Deut. 6:8; comparar con Éxo. 13:9). Sin embargo, hoy en día, los judíos aplican este dispositivo mnemotécnico literalmente y atan los tefilín (“filacterias”) en la mano y en la frente para recordar su total sumisión a la Ley de Dios, que comprende la acción (la mano) y el pensamiento (la frente).
Así como el “sello de Dios” en la frente es una señal que le recuerda al pueblo de Dios que se somete a sus mandamientos, la “marca de la bestia” en la mano o en la frente es una señal de compromiso que caracteriza a los seguidores de la bestia. De hecho, como especifica el tercer ángel, la adoración es lo que está en juego aquí. La advertencia “si alguien adora a la bestia” se explica en la declaración paralela “y recibe la marca en su frente o en su mano” (Apoc. 14:9). La conjunción griega kai, “y”, que introduce esta afirmación, corresponde al hebreo waw de explicación (epexegética), que implica que hay una conexión directa entre adorar a la bestia y recibir su marca. Considera: ¿Por qué la “marca de la bestia” es una señal de adoración? Compara la “marca de la bestia” con el “sello de Dios”. ¿Por qué la adoración es el elemento crucial de la fase final del Gran Conflicto?

III. El sábado, señal de adoración
(Repasa, con tu clase, Gén. 2:1-3; Éxo. 20:8-11.)

La historia humana comenzó en sábado, un tiempo de adoración. Por lo tanto, el sábado marca el primer culto humano de la historia; por cierto, la primera respuesta humana al don de la Creación de Dios. También es significativo el hecho de que el sábado, que se refiere a la Creación, ocupe el centro geográfico del Decálogo. Este lugar también es válido temáticamente: el sábado se refiere tanto a nuestra relación con Dios (como los Mandamientos 1 a 3) como a nuestra relación con nuestros semejantes (como los Mandamientos 5 a 10).

Es interesante notar que, en los antiguos documentos pactuales, el sello se colocaba en el centro para asegurarse de que nadie pudiera manipular o borrar el acuerdo. El lugar del sábado en el centro del Decálogo es una indicación de que estaba destinado a ser el sello del Creador (ver la lección 6, sección para maestros, paso 2, sección III, “Una señal de los tiempos”).

Preguntas para dialogar:

3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: El sábado alude a la Creación, de acuerdo con el cuarto Mandamiento, mientras que el domingo de la tradición católica romana alude a la resurrección.

Analiza con tu clase de qué modo estas dos explicaciones diferentes sobre qué día guardar han afectado sus respectivas formas de pensar.

Preguntas de aplicación:

4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Observa y analiza los cultos de adoración en tu iglesia y compáralos con los cultos de adoración de otras iglesias o religiones. Analiza el significado de la adoración con tu clase. Actividad: Prepara un culto litúrgico para el sábado que exprese la teología adventista del séptimo día sobre la adoración.