Lección 13 MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

TEXTO CLAVE: HECHOS 27:24.

ENSEÑA A TU CLASE A:

BOSQUEJO DE LA LECCIÓN:

I. Saber: Las circunstancias no pueden detener la propagación del evangelio

II. Sentir: Encontrar valor para compartir el evangelio

III. Hacer: Sé abierto al evangelio en tu vida y en la vida de los demás

Resumen: Hechos termina con la historia del viaje de Pablo a Roma. En el camino encuentra muchas dificultades: fue encadenado, sobrevivió a un naufragio y experimentó el rechazo de los dirigentes judíos de Jerusalén. Pablo persevera en medio de toda esta adversidad para compartir el evangelio. La única manera de detener el mensaje es en la vida individual de quienes lo rechazan.

CICLO DE APRENDIZAJE

Texto destacado: Hechos 27:24.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Nunca dejes de compartir tu fe, incluso cuando las circunstancias y el rechazo te desanimen para hacerlo. Recuerda estar siempre abierto al evangelio en tu vida y procura buscar formas de compartirlo con los demás.

1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Durante esta lección, los miembros de tu clase tendrán la oportunidad de explorar las limitaciones que puede haber para compartir el evangelio en cada una de sus vidas. Es importante reconocer que la única limitación del evangelio es nuestra disposición a compartir y la voluntad de otros de escucharlo. Si compartimos, siempre hay personas que escucharán, y las circunstancias de la vida no pueden detener la propagación del evangelio.

Diálogo inicial: Una de los aspectos más limitantes para el evangelio en la actualidad es la apertura de la gente al mensaje del evangelio. Este factor limitante es válido tanto para el creyente que podría compartir el mensaje como para el oyente que podría recibirlo. Uno de los obstáculos que, como pastor, enfrentó Cory con la predicación del evangelio era su propia indignidad. A veces se encontraba en su oficina preparándose para un sermón y pensaba: ¿Qué derecho tengo de compartir esta buena noticia? Mi vida dista mucho de ser perfecta. Pero Cory le entregó esta preocupación a Dios en oración y halló la misma respuesta una y otra vez: Tu indignidad no hace que el evangelio sea indigno de ser escuchado.
Imagínate si Pablo hubiera cedido al desánimo con las acusaciones de los judíos incrédulos o con las dificultades que enfrentó. Su testimonio podría haber sido silenciado, pero él perseveró y permaneció abierto a compartir el evangelio. Aunque el evangelio pudo haberse detenido a la puerta del corazón de aquellos que lo rechazaron, Pablo continuó diseminándolo entre quienes lo recibían.

Preguntas para analizar:

2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Al comenzar el estudio de la historia del viaje de Pablo a Roma, ayuda a la clase a pensar en los diversos tipos de obstáculos que también ellos podrían encontrar al difundir el evangelio.

Comentario de la Biblia

En esta última lección, veremos el difícil viaje de Pablo a Roma y la respuesta de los dirigentes judíos allí. El estudio analizará los diferentes obstáculos que enfrentó Pablo y las formas en que perseveró.

I. Las dificultades del viaje de Pablo
(Repasa, con tu clase, Hech. 27:1-28:16.)

Pablo había estado detenido en Cesarea durante dos años como prisionero. Tanto Félix como Festo encontraron que Pablo no era culpable de ningún delito civil, pero para escapar de las intenciones asesinas de los dirigentes religiosos de Jerusalén Pablo apeló al César. Finalmente es hora de que Pablo inicie ese viaje. Este es un viaje importante, de varios cientos de kilómetros por mar. Este viaje se complica aún más por las inclemencias del tiempo y la llegada del invierno. El viaje de Alejandría a Roma podía durar apenas unos diez días, pero en condiciones adversas podía extenderse a 45 días. El conocimiento de la época les indicaba a los marineros que evitaran el mar desde noviembre hasta mediados de marzo, y el lento avance de Pablo y sus 275 compañeros de barco significaba que tendrían que detenerse durante el invierno. (Ver D. L. Bock, Acts: Baker Exegetical Commentary on the New Testament, p. 733.)
El puerto en el que se encontraban no era el ideal. Lo más probable es que estuviera parcialmente abierto al mar, y por lo tanto no era seguro que el barco permaneciera en el puerto. (Ver ibíd., p. 733.) A pesar de las advertencias de Pablo, el capitán y el centurión romano deciden intentar llegar al siguiente puerto. Esta maniobra no funcionó, y la tripulación se vio obligada a lanzar cargamento y aparejos de navegación para poder sobrevivir mientras se desviaban de su curso. El intento fallido de llegar al siguiente puerto los hizo naufragar en la isla de Malta. Después de invernar con los isleños amistosos de la isla, la tripulación arribó a puerto en otro barco, desde donde tendrían otros 795 kilómetros de viaje antes de llegar a Roma. (Ver ibíd., p. 745.)

Preguntas para analizar:

II. El esfuerzo de Pablo para ganar corazones en el viaje
(Repasa, con tu clase, Hech. 27:9-11, 21-26, 33-36; 28:3-6, 7-10.)

Las circunstancias del viaje se complicaron bastante. Sin embargo, Pablo tuvo otras dificultades que enfrentar en medio de la tormenta y el naufragio: en favor del evangelio, tuvo que ganarse la confianza de aquellos con quienes viajaba. Cuando se debía tomar la decisión de permanecer con el barco en el puerto parcialmente seguro durante el invierno o continuar, Pablo le aconsejó al centurión que si trataban de seguir viaje no les iría bien. El centurión no lo escuchó. En cuanto se perdieron en medio de la tormenta, toda la tripulación estuvo más dispuesta a escuchar a Pablo cuando les recordó su advertencia de que directamente no debían zarpar. Entonces, Pablo asumió el rol de consejero espiritual de todo el barco al hacerles saber que se le había aparecido un ángel y le había dicho que la nave se perdería, pero que no perecería ni una sola alma. (Ver ibíd., p. 738.) Pablo se ganó la confianza del centurión lo suficiente como para que este pudiera detener el complot de sus soldados de matar a todos los prisioneros para que no escaparan. Después de naufragar, los isleños los ayudaron a construir fogatas. Pablo arrojó leña al fuego y una víbora se aferró de su mano. Los isleños estaban seguros de que Pablo era un asesino y que pronto moriría. Como Pablo no murió, los isleños resolvieron que debía ser un dios. Luego Pablo sanó al padre del funcionario principal y a muchos otros en la aldea. Los isleños estaban tan agradecidos que les brindaron todo lo necesario para continuar el viaje hasta Roma.

Considera:

III. Pablo se encuentra con los dirigentes judíos en Roma (Repasa, con tu clase, Hech. 28:17-31.)

Una vez en Roma, Pablo todavía sigue encadenado, probablemente a un guardia romano, pero aparentemente bajo arresto domiciliario. (Ver ibíd., p. 757.) La gente podía ir a visitar a Pablo, y los dirigentes judíos aceptaron la invitación. Pablo les presentó el evangelio. Al hacerles saber que él no ha profanado ninguna de sus tradiciones sino que tiene la misma esperanza que Israel (la resurrección de los muertos), Pablo les presentó a Jesucristo como el Mesías anhelado. Algunos de los dirigentes se convencieron y otros no. Al retirarse, discutieron entre sí, y Pablo citó Isaías 6:9 y 10 para advertirles sobre la dureza de su corazón. (Ver ibíd., pp. 754, 755.) Luego declaró que el evangelio de Jesucristo es irrefrenable. Aunque los judíos lo rechacen, el mensaje llegará a los gentiles. Pablo había llegado a Roma para testificar ante los más altos funcionarios de la Tierra.

Considera:

3: ¡Aplica!

Solo para los maestros: El único obstáculo que puede detener el evangelio es la negativa de una persona a aceptarlo. Es esencial considerar detalladamente los obstáculos del corazón para el transmisor y el receptor.

Preguntas de aplicación:

4: ¡Crea!

Solo para los maestros: Realiza tantas de las siguientes actividades como te lo permitan el tiempo, el espacio, los materiales y las preferencias.

Actividades:

1. Que tu clase represente la historia del viaje de Pablo a Roma para la próxima historia infantil de tu iglesia. 2. Prepara una carrera con diferentes obstáculos que representen las luchas de Pablo. 3. Realicen una pintura grande del naufragio, usando una sábana y pintura casera. 4. ¿Qué facetas del viaje de Pablo te ayudan a descubrir estas actividades? ¿Cuánto te animan estas actividades a no permitir que ningún obstáculo te impida compartir tu fe?