Lección 13 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

TEXTO CLAVE: 2 PEDRO 3:13.

ENSEÑA A TU CLASE A:

BOSQUEJO DE LA LECCIÓN:

I. Saber: La certeza de la renovación

II. Sentir: El anhelo de unidad

III. Hacer: La vida de esperanza

Resumen: Podemos tener certeza en la promesa de un nuevo cielo y una nueva Tierra sin ningún rastro de pecado ni discordia. En la Tierra Nueva, toda la Creación experimentará la paz y la unidad que Dios concibió para ella.

CICLO DE APRENDIZAJE

Texto destacado: Apocalipsis 21:1-5.

Concepto clave para el crecimiento espiritual: Somos llamados a vivir con esperanza mientras esperamos la culminación de la historia de la salvación. En ese momento, nuestra unidad con Cristo y con toda la Creación alcanzará su realización plena. Material auxiliar para el maestro // Lección 13 157

1: ¡Motiva!

Solo para los maestros: Al presentar la lección, céntrate en la certeza de la Segunda Venida y en la promesa de Dios de un cielo y una Tierra nuevos, sin pecado. Ayuda a la clase a comprender que la certeza conduce a una esperanza que debería incidir en la vida cristiana de una manera tangible.

Diálogo inicial: El 22 de octubre de 1844, Guillermo Miller y muchos otros miles de cristianos esperaban expectantes el regreso de Cristo. Mientras esperaban con alegría, entonaban himnos y trataban de imaginar cómo sería estar con su Señor finalmente.
Miller había determinado que la profecía de los 2.300 días de Daniel terminaría ese día. Supuso que este cumplimiento indicaba la fecha del regreso de Cristo. Como anhelaban estar con Jesús, los milleritas difundieron la noticia de la venida de Jesús entre todos sus conocidos. Seguros de la fidelidad de Dios en el cumplimiento de sus promesas, muchos vendieron o regalaron sus propiedades. Tal era su certeza y esperanza.
Han ocurrido acontecimientos similares a lo largo de la historia, ya que otros estudiosos de la Biblia establecieron fechas para el regreso del Señor.
Aunque se equivocaron con la noción de que alguien podría saber la fecha de la Segunda Venida, los milleritas y quienes siguieron estableciendo fechas demuestran que vivir en la esperanza del cumplimiento de las promesas de Dios debería tener un impacto en nuestra vida ahora mismo.
Preguntas para dialogar: ¿Qué diferencia marcó la expectativa de la Segunda Venida en los milleritas? ¿Qué diferencia marca la certeza de la venida de Jesús en tu vida? ¿Tiene importancia que no sepamos la fecha en que ocurrirá el cumplimiento de las promesas de Dios? ¿Cómo podemos vivir mejor con la esperanza de una nueva Tierra y la restauración de las relaciones?

2: ¡Explora!

Solo para los maestros: Esta sección ofrece un estudio guiado sobre la naturaleza y el alcance de la restauración que se promete en las Escrituras. Comentario de la Biblia

I. El cielo y la Tierra recreados
(Repasa, con tu clase, Apoc. 21:1-6.)


La Creación y la Redención están inextricablemente unidas en la narración bíblica. Si bien nuestra atención a menudo se centra en el plan de redención, el relato de la Creación ofrece el contexto para comprender aquel plan. El relato de la Creación detalla la amorosa creación del homLección bre a partir del polvo y el toque personal del Creador al soplar vida en la figura inmóvil. Este relato describe el ideal que Dios tenía en mente para su Creación: un mundo sin mancha de pecado, en el que reinaran la paz y la armonía, y hubiese comunión con Dios cara a cara.
Cuando el pecado arruinó el mundo perfecto de la Creación de Dios, ya existía un plan para la restauración del ideal de Dios. El plan entrañaba la revelación del ideal divino mediante la encarnación del Hijo de Dios, que murió para posibilitar la reconciliación entre Dios y la humanidad. Pero esta encarnación no era el final de la historia. Los dos últimos capítulos de Apocalipsis indican que Dios volverá a crear el mundo para llevar a buen término su ideal original de un mundo en el que vuelvan a reinar la paz y la armonía. La descripción de Juan de los cielos nuevos y la Tierra Nueva en Apocalipsis 21 está cuidadosamente elaborada. Contiene imágenes de Isaías (especialmente caps. 60, 65) y de Ezequiel (especialmente caps. 40-48), así como temas que la vinculan con las promesas contenidas en las cartas a las siete iglesias. Los cielos nuevos y la Tierra Nueva reemplazan los cielos y la Tierra antiguos, que “habían dejado de existir” (Apoc. 21:1, NVI). El mundo manchado por el pecado ya no existe más.
También se nos dice que no hay mar en la Tierra Nueva. Esta declaración puede sonar inusual para el lector casual. Sin embargo, es posible que la palabra “mar” se utilice como metáfora, en este pasaje. En el pensamiento judío, el mar simbólicamente está vinculado al mal, la opresión y lo que es aterrador (comparar con Apoc. 13:1). Cuando Juan afirma que no hay mar en la Tierra Nueva, está sugiriendo que ya no hay ninguna razón para temer al mal, porque se han eliminado todos los rastros de él. (Ver R. Stefanovic, Revelation of Jesus Christ [La revelación de Jesucristo], pp. 575, 576.) La ausencia del mal posteriormente se ve reforzada por la afirmación de Juan de que las lágrimas se enjugarán porque sus causas se han eliminado junto con todo lo relacionado con la vida anterior. Lo que destruía las relaciones ahora desapareció.
La declaración de que Dios habitará con su pueblo y será su Dios es de suma importancia en la descripción juanina de la Tierra Nueva. “Nuestro hogar eterno, por lo tanto, se caracterizará por la comunidad en el sentido más elevado. Será el hogar no solo de las criaturas, sino del Dios Triuno. Aquel que por la eternidad es una comunidad de Personas (Padre, Hijo y Espíritu Santo) honrará a la nueva comunidad con la presencia divina”.–S. J. Grenz, Created for Community [Creado para la comunidad], pp. 292, 293. Dios anduvo en el jardín del Edén con Adán y Eva y manifestó su presencia velada en el Santuario del Antiguo Testamento, pero en ambas ocasiones retiró su presencia. Una vez que desaparezcan todos los vestigios de lo que se interpone entre Dios y el hombre, la humanidad nuevamente podrá comunicarse con Dios cara a cara. Dios se reunirá con su pueblo, y la unidad con Dios traerá consigo la unidad con el resto de los redimidos, ya que una vez más reflejarán plenamente la imagen de Dios. Considera: ¿Qué hay de nuevo en los cielos nuevos, la Tierra Nueva y la Nueva Jerusalén? ¿Qué relación tienen con el cielo, la Tierra y la Jerusalén antiguos? Juan menciona la “fuente del agua de la vida” (Apoc. 21:6) y el “río limpio de agua de vida” (22:1, 2) en la Tierra Nueva. ¿Cuál es el significado de esta agua?

II. Armonía para toda la Creación
(Repasa, con tu clase, Isa. 11:1-10.)


Para los seres humanos es fácil centrar la atención únicamente en los beneficios de la Tierra Nueva. Pero, al hacer esto, omitimos el testimonio más amplio de la Biblia. El reencuentro con Dios es solo parte de la historia. Isaías indica que también habrá armonía con el resto de la Creación. En Isaías 11, encontramos que la justicia de Dios es el centro de su Reino. Esta característica es la base de la paz y la armonía que se describen en los versículos 6 al 10.
En la descripción que hace Isaías de la vida en la Tierra Nueva se menciona que los depredadores más feroces están tendidos plácidamente junto a animales dóciles y los seres humanos. Isaías se conecta con el lector a través de la imagen de un niño que cría animales domésticos, una práctica común en toda la historia de Israel, que incluso se puede observar en la actualidad entre los grupos nómadas. En este pasaje, se describe a los animales más peligrosos para el rebaño comiendo y recostándose con el rebaño en el horario más caluroso del día. La paz y la armonía en toda la Creación se destacan aún más al enfatizar que incluso el niño más pequeño podrá jugar con seguridad con animales que normalmente representarían un peligro importante para un adulto.

Considera: ¿Qué relación hay entre Isaías 11:1 al 5 y los versículos 6 al 10? ¿Qué relación hay entre la sabiduría, la rectitud, la justicia y la paz? ¿Qué razón se da para la paz en este pasaje? ¿Qué se entiende por el conocimiento de Jehová en este contexto?

3: ¡Aplica!

Solo para los maestros:
La información sobre la restauración que Dios pretende lograr en el futuro no debe considerarse una trivialidad interesante ni una excusa para no trabajar en pro de la armonía entre el pueblo de Dios en la actualidad. Ayuda a los alumnos a centrarse en el impacto específico que la esperanza de la renovación y la restauración debería tener en su vida.

Preguntas de aplicación:

Actividades: