Lección 2: Para el 12 de enero de 2019
EN MEDIO DE LOS CANDELEROS


Sábado 5 de enero   Audio     Comentario EGW

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Apocalipsis 1:9-18; Hechos 7:54- 60; Mateo 12:8; Éxodo 20:11; Daniel 10:5, 6; Apocalipsis 1:20; Apocalipsis 2:1-7.

PARA MEMORIZAR: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apoc. 2:7 ( CB ).

El Salmo 73 describe el desconcierto del salmista al observar el jactancioso orgullo de los impíos. Vivían con abundancia y comodidad, en contraste con el sufrimiento de los justos. Esta injusticia perturbaba mucho al salmista (Sal. 73:2-16), quien, en su perplejidad, fue al Santuario (Sal. 73:16, 17). Allí, en presencia de Dios, recibió una comprensión más profunda del asunto.
Siglos más tarde, un anciano apóstol se encontraba preso en una isla rocosa debido a su fiel testimonio. En su angustia, recibió la noticia de que las iglesias bajo su cuidado estaban sufriendo. Sin embargo, en ese momento crítico, recibió una visión del Cristo resucitado en el Santuario celestial.
Aquí, como con el salmista, el Señor le reveló a Juan algunos misterios de esta vida y las luchas que esta conlleva. Esta escena del Santuario le brindó la seguridad de la presencia y el cuidado de Cristo, una seguridad que debía transmitir a estas iglesias y a las siguientes generaciones de cristianos a lo largo de los siglos hasta el fin de la historia de este mundo.
Además de presentar el ministerio de Cristo en el Santuario celestial, esta semana veremos el primero de los siete mensajes a su iglesia, dirigidos a la siete iglesias de Asia, pero que también tiene sentido para nosotros hoy.
La próxima semana analizaremos los mensajes a las otras seis iglesias.


Reavivados por su Palabra - Éxodo 35 - 05/01/2019

Creed en sus profetas - Éxodo 35 - 05/01/2019


 


Domingo 6 de enero    Audio     Dialogo Bíblico     Comentario EGW
EN PATMOS

Patmos es una isla árida y rocosa del mar Egeo; tiene 16 kilómetros de largo y 10 kilómetros de ancho en su parte más extensa. Los romanos la utilizaban, junto con otras islas circundantes, como colonia penal para los delincuentes políticos desterrados. Los primeros autores cristianos que vivieron relativamente cerca de la época de la redacción del libro de Apocalipsis afirman, por unanimidad, que las autoridades romanas habían desterrado a Juan a Patmos debido a su fidelidad al evangelio. El anciano apóstol seguramente soportó en Patmos todas las dificultades del encarcelamiento romano. Probablemente lo trataban como a un criminal, lo encadenaron con grillos, no le daban suficiente comida y lo obligaban a realizar trabajos forzados bajo el látigo de guardias romanos despiadados.
“Patmos, una isla a´rida y rocosa del mar Egeo, había sido escogida por las autoridades romanas para desterrar alli´ a los criminales; pero, para el siervo de Dios, esa lo´brega residencia llego´ a ser la puerta del cielo. Alli´, alejado de las bulliciosas actividades de la vida, y de sus intensas labores de an~os anteriores, disfruto´ de la compan~i´ a de Dios, de Cristo y de los a´ngeles del cielo, y de ellos recibio´ instrucciones para guiar a la iglesia de todo tiempo futuro” (HAp 456). ¿Qué otros personajes de la Biblia han soportado dificultades, incluso a pesar de (o debido a) su fidelidad a Dios? Dan. 3:16-23; Hech. 7:54-60. Los seguidores de Cristo nunca deben olvidar que cada vez que se encuentran en circunstancias similares a las de Juan no están solos. El mismo Jesús, que se acercó a Juan con palabras de esperanza y ánimo en medio de sus dificultades en Patmos, todavía está presente con su pueblo para sostenerlo y apoyarlo en situaciones difíciles.

¿Cómo podemos entender la diferencia entre sufrir por amor a Cristo y sufrir por otras razones, incluidas nuestras decisiones equivocadas? O ¿qué decir de sufrir por razones que no podemos entender? ¿Cómo podemos aprender a confiar en el Señor en cada situación?

Reavivados por su Palabra - Éxodo 36 - 06/01/2019

Creed en sus profetas - Éxodo 36 - 06/01/2019

 

 

 


Lunes 7 de enero    Audio    Diálogo Bíblico     Comentario EGW


EN EL DÍA DEL SEÑOR

“Fue en un sábado cuando la gloria del Señor se manifesto´ al desterrado apo´stol. Juan observaba el sa´bado tan reverentemente en Patmos como cuando predicaba al pueblo de las aldeas y las ciudades de Judea. Se aplicaba las preciosas promesas que fueron dadas respecto de ese di´a” (HAp 464).
Apocalipsis 1:10 sugiere claramente que el apóstol Juan recibió la visión el día de reposo sabático. Aunque esperaba con ansias los acontecimientos futuros –incluso la segunda venida de Cristo (Apoc. 1:7), que también se la llama “el día del Señor” (Isa. 13:6-13; 2 Ped. 3:10)–, Juan hablaba del momento en que tuvo la visión de estos acontecimientos futuros, y eso fue en sábado, el “día del Señor”.
No hay dudas de que, en medio de sus sufrimientos, este sábado cargado de visión debió haberse convertido en un anticipo de una vida libre de sufrimiento, que él y los fieles de todas las edades experimentarán después de la Segunda Venida. De hecho, según la mentalidad judía, el sábado se considera un anticipo del olam haba, “el mundo venidero”.
“El sábado que Dios instituyó en el Edén era [...] precioso para Juan en la solitaria isla [...]. ¡Qué sábado fue aquel para el solitario desterrado, siempre precioso a la vista de Cristo, pero ahora honrado más que nunca! Nunca había aprendido tanto de Jesús, nunca había oído verdades tan sublimes” (“Comentarios de Elena G. de White”, CBA 7:967).

Compara las dos versiones del cuarto mandamiento del Decálogo, en Éxodo 20:11 y Deuteronomio 5:15. Estos pasajes subrayan que el sábado es una conmemoración de la Creación y de la Liberación, y nos recuerdan que Dios nos hizo y nos redimió. ¿Cómo podemos, cada sábado, tener siempre presente la realidad de que Dios es nuestro Creador y Redentor? Piensa en esto también: ¿De qué serviría que fuera nuestro Creador si no fuera nuestro Redentor también?

Reavivados por su Palabra - Éxodo 37 - 07/01/2019 Creed en sus profetas - Éxodo 37 - 07/01/2019

 

 

 


Martes 8 de enero   Audio     Diálogo Bíblico     Comentario EGW
LA VISIÓN JUANINA DE CRISTO EN PATMOS

Juan ve a Jesús vestido como Sumo Sacerdote que andaba en medio de los candeleros. La imagen de Jesús en medio de los candeleros señala hacia la promesa de Dios dada al antiguo Israel de que él andaría entre ellos como su Dios (Lev. 26:12). En Apocalipsis, los candeleros representaban las siete iglesias de Asia a quienes originalmente se les envió el libro de Apocalipsis (Apoc. 1:20) y, como veremos el miércoles, los candeleros también simbolizan a su iglesia a lo largo de toda la historia. Mediante el Espíritu Santo, la atención de Jesús sigue estando sobre su iglesia en la Tierra. Él estará continuamente con su pueblo hasta que lo lleve a su hogar eterno.
Además, la imagen de Jesús como Sumo Sacerdote entre los candeleros se extrae de la práctica ritual del Templo de Jerusalén. La tarea diaria del sacerdote designado era mantener las lámparas del Lugar Santo constantemente encendidas. Recortaba y recargaba las lámparas que se apagaban, cambiaba las mechas de las lámparas que se habían apagado, las rellenaba con aceite nuevo y las volvía a encender. De ese modo, el sacerdote se familiarizaba con la situación de cada lámpara individual. De la misma manera, Jesús está familiarizado con las necesidades y las circunstancias de su pueblo e intercede por él personalmente.

Jesús se identificó con los títulos de Dios: “El primero y [...] el postrero” (ver Isa. 44:6; 48:12). La palabra griega para “postrero” es eschatos, de la que deriva la palabra escatología (estudio de los acontecimientos del tiempo del fin). Esto muestra que el foco de la escatología está en Jesucristo, quien tiene la última palabra sobre los acontecimientos finales. Él es “el que viv[e]” y posee “las llaves de la muerte y del Hades” (Apoc. 1:18). Mediante su muerte y su resurrección, Jesús recibió autoridad para abrir las puertas de la muerte (Job 17:16; Sal. 9:13). Todo el que confíe en él resucitará de la tumba para vida eterna (1 Cor. 15:21-23). Los fieles seguidores de Jesús no necesitan temer, porque incluso los muertos están bajo su cuidado. Y, si eso es así con los muertos, ¿cuánto más con los vivos? (Ver 1 Tes. 4:16, 17.)

Reavivados por su Palabra - Éxodo 38 - 08/01/2019 Creed en sus profetas - Éxodo 38 - 08/01/2019

 

 

 

 

 


Miércoles 9 de enero    Audio     Diálogo Bíblico     Comentario EGW

LOS MENSAJES DE CRISTO PARA AYER Y PARA HOY

Los mensajes que Jesús le ordenó a Juan que enviara a las siete iglesias se registran en Apocalipsis 2 y 3. Sus significados se aplican en tres niveles: Aplicación histórica. Esos mensajes fueron enviados originalmente a siete iglesias del siglo I, ubicadas en ciudades prósperas de Asia. Esos cristianos enfrentaban serios desafíos. Varias ciudades establecieron el culto al emperador en sus templos como muestra de su lealtad a Roma. La adoración al emperador se volvió obligatoria. También se esperaba que los ciudadanos participaran en eventos públicos y ceremonias religiosas paganas. Debido a que muchos cristianos se negaban a participar en estas prácticas, enfrentaban pruebas e incluso, a veces, el martirio. Encomendado por Cristo, Juan escribió los siete mensajes para ayudarlos con estos desafíos.
Aplicación profética. El hecho de que Apocalipsis sea un libro profético, pero que solo se hayan elegido siete iglesias para recibir estos mensajes, también señala el carácter profético de los mensajes. Las condiciones espirituales de las siete iglesias coinciden con las condiciones espirituales de la iglesia de Dios en diferentes períodos históricos. Los siete mensajes pretenden ofrecer, desde la perspectiva celestial, un estudio panorámico del estado espiritual de la cristiandad desde el siglo I hasta el fin del mundo.
Aplicación universal. Así como todo el libro de Apocalipsis fue enviado como una sola carta que debía leerse en cada iglesia (Apoc. 1:11; 22:16), así también los siete mensajes contienen lecciones que pueden aplicarse a los cristianos de todas la épocas. De modo que representan diferentes tipos de cristianos en diferentes lugares y ocasiones. Por ejemplo, aunque la característica general del cristianismo actual es laodicense, algunos cristianos pueden identificarse con las características de alguna de las otras iglesias. Lo bueno es que, cualquiera que sea nuestra condición espiritual, Dios “se encuentra con los seres humanos cai´dos donde esta´n ellos” (MS 1:27).

Imagínate si el Señor escribiera una carta para tu iglesia local, como lo hizo con las siete iglesias, sobre los desafíos que enfrenta y su condición espiritual. ¿Qué podría decir esa carta?

Reavivados por su Palabra - Éxodo 39 - 09/01/2019 Creed en sus profetas - Éxodo 39 - 09/01/2019

 

 

 

   


Jueves 10 de enero    Audio    Diálogo Bíblico     Comentario EGW


MENSAJE PARA LA IGLESIA DE ÉFESO

Éfeso era la capital y la ciudad más grande de la provincia romana de Asia, ubicada en las principales rutas comerciales. Como principal puerto marítimo de Asia, era un centro comercial y religioso muy importante. La ciudad estaba llena de edificios públicos como templos, teatros, gimnasios, baños públicos y burdeles. También era famosa por las prácticas de magia y las artes. La ciudad también era notoria por su inmoralidad y superstición. Sin embargo, la iglesia cristiana más influyente de la provincia estaba en Éfeso.

En un principio, los efesios eran conocidos por su fidelidad y su amor (Efe. 1:15). A pesar de que la iglesia experimentaba presiones externas e internas, los cristianos de Éfeso se mantuvieron firmes y fieles. Fueron trabajadores y fieles hasta el fin; de hecho, no podían tolerar a apóstoles falsos en medio de ellos. Sin embargo, su amor por Cristo y por sus hermanos comenzó a menguar. Aunque se mantuvieron firmes y fieles, sin el amor de Cristo, hasta su propia lámpara corría peligro de apagarse.

Proféticamente, la situación de la iglesia de Éfeso corresponde a la situación general y a la condición espiritual de la iglesia de 31 a 100 d.C. La iglesia apostólica se caracterizaba por el amor y la fidelidad al evangelio. Pero, a fines del siglo I, la iglesia comenzó a perder la llama de su primer amor, y con ello se apartó de la sencillez y la pureza del evangelio.

Imagina que eres parte de una congregación cuyo amor está decayendo. Los miembros quizá no practiquen ningún pecado conocido o visible. En cierta medida, incluso están haciendo lo que corresponde; sin embargo, sufren de formalismo y frialdad. ¿De qué manera el consejo de Jesús puede librar a la iglesia de esta situación?

Reavivados por su Palabra - Éxodo 40 - 10/01/2019 Creed en sus profetas - Éxodo 40 - 10/01/2019

 

 


Viernes 11 de enero    Audio     Diálogo Bíblico     D. Bíblico Resumen

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Patmos”, en Los hechos de los apóstoles, pp. 454-461.

“La persecución sufrida por Juan se convirtió en un medio de gracia. Patmos resplandeció con la gloria del Salvador resucitado. Juan había visto a Cristo en forma humana, con las señales de los clavos que siempre serán su gloria, en las manos y en los pies. Ahora se le permitía contemplar de nuevo a su Señor resucitado, revestido con toda la gloria que un ser humano pudiese contemplar sin perder la vida” (“Comentarios de Elena G. de White”, CBA 7:967).
“La manifestación de Cristo a Juan debería ser para todos, creyentes e incrédulos, una evidencia de la resurrección de Cristo. Ha de transmitirle poder a la iglesia. Hay momentos en que las nubes se ciernen en torno al pueblo de Dios. Pareciera como que la opresión y la persecución amenazasen su existencia. Pero, es en estas circunstancias cuando se ofrecen las lecciones más instructivas. Así como en la noche más oscura las estrellas brillan más, así también los rayos más brillantes de la gloria de Dios se revelan en medio de la oscuridad más profunda. Cuanto más oscuro sea el cielo, tanto más claros y esplendentes serán los rayos del Sol de Justicia del Salvador resucitado” (CT 313).

PREGUNTAS PARA DIALOGAR:

Reavivados por su Palabra - Levítico 1 - 11/01/2019 Creed en sus profetas - Levítico 1 - 11/01/2019