Lección 7- MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

RESEÑA

Texto clave: Apocalipsis 10:7.

Enfoque del estudio: Las siete trompetas (Apoc. 8:2-11:18) emplean como base una visión del ministerio celestial y del Altar del incienso (vers. 3, 4), y contienen un “interludio” (10:1-11:14) que ofrece una visión del pueblo de Dios en medio de la terrible sexta trompeta (9:13-21).

Introducción: El propósito de las trompetas se aclara en el marco del quinto sello (Apoc. 6:9-11). La referencia al Altar del incienso y al Altar del holocausto, así como a las oraciones de los santos en Apocalipsis 8:3 y 4, conecta las trompetas con la escena de Apocalipsis 6:9 y 10. Las siete trompetas responden las oraciones de los santos que piden juzgar a quienes los han perseguido. Por lo tanto, los acontecimientos descritos en las trompetas probablemente caigan sobre los adversarios del pueblo de Dios a lo largo de la historia cristiana.

Temática de la lección:

Aplicación a la vida: Después de leer acerca de las trompetas, piensa de qué manera estas y el quinto sello brindan ánimo a quienes sufren en nombre del evangelio y revelan el destino de quienes se oponen a él.

COMENTARIO Las siete trompetas de Apocalipsis (especialmente Apoc. 8:2-9:21) es uno de los pasajes más difíciles de interpretar de la Biblia. Los adventistas estudiosos de la Biblia no han llegado a un acuerdo sobre su significado, a lo largo de los años. Pero, hay aspectos del pasaje que son razonablemente claros y algunos de ellos se detallan a continuación.

Desarrollo de los temas principales de la Lección 7:

I. El significado de las trompetas en la Biblia Las palabras griegas para “trompetas y “tocar la trompeta” aparecen 144 veces en la traducción griega del Antiguo Testamento. La gran mayoría de esas referencias (105 de 144) se refieren a hacer señales en la guerra, la adoración y la oración, o una combinación de estas. El pasaje más claro sobre el significado de las trompetas es Números 10:8 al 10. En el antiguo Israel, las trompetas siempre debían ser tocadas por los sacerdotes (vers. 8), incluso en la guerra. Por lo tanto, hay un significado espiritual que Israel debía discernir al son de las trompetas. Las trompetas para hacer señales representaban una oración para pedirle a Dios que interviniera en la batalla (vers. 9). Asimismo, en el Templo y en los días festivos, el sonido de las trompetas era una invitación a que Dios interviniera espiritualmente en la vida de su pueblo (vers. 10). Por lo tanto, el significado esencial de las trompetas en el Antiguo Testamento es la oración originada en el Pacto, que invoca a Dios para que se acuerde de su pueblo.
La mayoría de las casos con trompetas y son de trompeta en el Nuevo Testamento se encuentran en Apocalipsis 8 y 9. A primera vista, podría parecer que la razón principal de las siete trompetas de Apocalipsis es hacer señales en la guerra. Pero la conexión entre las trompetas y el quinto sello (ver la “Introducción”) destaca que el tema principal también es la oración. Las trompetas son una respuesta a las oraciones de los afligidos santos de Dios (Apoc. 6:9, 10; 8:2-6). Esta respuesta les asegura que Dios notó su sufrimiento y, a pesar de que en la práctica les pueda parecer que guarda silencio, Dios ya está actuando en la historia contra quienes los han perseguido (comparar con Apoc. 6:10 y 8:13; ver el punto 1 de “Aplicación a la vida”).

II. El momento en que comienzan las trompetas

Algunos intérpretes adventistas consideran que el hecho de arrojar el incensario (o el fuego) en Apocalipsis 8:5 indica que es una vislumbre del fin del tiempo de gracia. Las siete trompetas parecen predecir acontecimientos, a lo largo de la historia cristiana, que conducen a ese suceso. Varios indicios en el texto sustentan esta interpretación. En primer lugar, el patrón en la primera mitad del libro es que las visiones comienzan con la era neotestamentaria y abarcan sucesos a lo largo de la historia cristiana. En segundo lugar, más allá del significado que pueda tener el hecho de arrojar el incensario (fuego) en Apocalipsis 8:5, evidentemente el tiempo de gracia aún no ha llegado a su fin al momento de la sexta trompeta. Todavía sigue habiendo intercesión en el Altar (Apoc. 9:13). Todavía se sigue predicando el evangelio (10:11; Material auxiliar para el maestro // Lección 7 11:3-6). El tema IV muestra que el “interludio” de Apocalipsis 10:1 al 11:13 debe incluirse en nuestra interpretación de la sexta trompeta. Finalmente, recién cuando suena la séptima trompeta (10:7) culmina la proclamación del evangelio y se cierra por completo el tiempo de gracia. Por lo tanto, las siete trompetas de Apocalipsis parecen abarcar todo el curso de la historia desde los días de Juan hasta el final del tiempo de gracia y los sucesos finales. III. El significado de las imágenes en las primeras seis trompetas a) La primera trompeta utiliza el lenguaje veterotestamentario de los juicios de Dios (granizo, fuego y sangre; Éxo. 9:23-26; Isa. 10:16-20; Eze. 38:22) dirigidos contra los símbolos del pueblo de Dios del Antiguo Testamento (vegetación y árboles [Sal. 1:1-3; Isa. 61:3; Jer. 11:16, 17]). De allí la sugerencia de la lección de que la primera trompeta representa el juicio de Dios sobre la Jerusalén que había rechazado a Cristo (Mat. 23:37, 38; Luc. 23:28-31). b) En general, la segunda trompeta recuerda los juicios de Dios sobre sus adversarios (Éxo. 7:19-21), y en particular la caída de la antigua Babilonia (Jer. 51:24, 25, 41, 42). Por lo tanto, la lección asocia esta trompeta con la caída del Imperio Romano (cf. la aparente designación de Roma como “Babilonia” en 1 Ped. 5:13). c) El simbolismo de la tercera trompeta es similar a las imágenes bíblicas de la obra de Satanás (Isa. 14:12-19; Luc. 10:18; Apoc. 12:9). Pero el simbolismo de la antorcha, los manantiales, los ríos y el agua sugieren vida espiritual y crecimiento (Sal. 1:3; 84:6, 7; 119:105; Jer. 2:13). La caída de las estrellas y las aguas que se hacen amargas conectan las dos ideas, lo que sugiere una perversión de la verdad y un aumento de la apostasía. Por lo tanto, la lección asocia esta trompeta con la condición de la iglesia en la Edad Media. d) En la cuarta trompeta, las fuentes de luz (el Sol, la Luna y las estrellas) se oscurecen, los símbolos de la verdad se eclipsan parcialmente. Este oscurecimiento podría representar la profundización de la apostasía en la iglesia (Éxo. 10:21-23; Job 38:2; Isa. 8:22; Juan 1:4-11; 3:18-21). e) Con la quinta trompeta, la oscuridad parcial de la cuarta trompeta se vuelve total y mundial (Apoc. 9:1, 2). Esto representa el triunfo de la apostasía religiosa y el secularismo en la era moderna. Una vez que Dios y la verdad quedan totalmente eclipsados, la humanidad pecaminosa queda librada al tormento demoníaco de los deseos destructivos (Apoc. 9:3-11; Luc. 10:17-20). La única seguridad está en una relación auténtica con Dios (Apoc. 9:4; Efe. 1:13, 14). f) Mientras las primeras cinco trompetas tienen muchas alusiones al antiguo Egipto, la sexta trompeta particularmente imita los relatos Lección 7 // Material auxiliar para el maestro 86 bíblicos sobre la antigua Babilonia. Hay referencias al río de Babilonia (Apoc. 9:14), la idolatría de Babilonia (9:20; Dan.5: 4, 23) y la caída de Babilonia (Apoc. 9:21; Isa. 47: 9-12). También hay muchas similitudes con la sexta copa (Éufrates, expresiones de batalla, imágenes demoníacas; Apoc. 16:12-16). Por lo tanto, la sexta trompeta describe una oposición a Dios similar a la de la Babilonia del tiempo del fin (17:4, 5). IV. La relación del “interludio” con las siete trompetas Las trompetas se enfocan en los impíos (Apoc. 9:4, 20, 21), pero el “interludio” (10:1-11:13) se centra en el pueblo de Dios. No obstante, el “interludio” no está separado de las trompetas; es parte de la sexta trompeta. Apocalipsis 8:13 describe tres ayes que vendrán sobre los habitantes de la Tierra. El primero es la quinta trompeta (9:12). El segundo ay es la sexta trompeta, pero recién termina en Apocalipsis 11:14. Por ende, la mayor parte de los capítulos 10 y 11 son parte de la sexta trompeta. En tanto que las fuerzas del mal se reúnen para la crisis final durante la sexta trompeta (9:16), las fuerzas de los justos se reúnen para contrarrestarlas (7:4; 10:1-11:13). V. La alusión a Daniel 12 en Apocalipsis 10 Una de las alusiones más claras al Antiguo Testamento en todo Apocalipsis se encuentra en Apocalipsis 10:5 y 6. Apocalipsis 10:5 y 6 y Daniel 12:7 tienen ocho palabras principales en común. Ambos pasajes tienen figuras celestiales paradas sobre cuerpos de agua. En ambos casos, la figura celestial levanta su mano hacia el cielo y jura por el que vive por los siglos de los siglos. La conexión entre “tiempo, tiempos, y la mitad de un tiempo” de Daniel 12:7 con “el tiempo no sería más” de Apocalipsis 10:6 indica que el ángel de Apocalipsis 10 está anunciando el fin de las profecías de tiempo de Daniel en el contexto de la sexta trompeta (preparación para los sucesos finales, ver el tema IV). APLICACIÓN A LA VIDA El material de las siete trompetas no se presta para muchas aplicaciones para la vida. Pero el maestro podría hacer las siguientes preguntas, con posibles respuestas sugeridas. 1. La conexión entre la introducción a las trompetas (Apoc. 8:3-5) y el quinto sello (6:9-11) ¿cuánto ánimo brinda a los que sufren en nombre del evangelio en la actualidad? Las siete trompetas responden al clamor de los mártires para el juicio en el quinto sello. El mensaje de las trompetas es que Dios ve el sufrimiento de su pueblo y responde a la injusticia, no solo en el tiempo del fin, sino a lo largo de la historia. Al igual que Job, quizá no siempre comprendamos lo que Material auxiliar para el maestro // Lección 7 87 Dios hace, pero tenemos razones para confiar en él incluso en los momentos más oscuros. 2. Los juicios de las dos primeras trompetas recaen sobre aquellos poderes que se combinaron para crucificar a Jesús (las autoridades religiosas de Jerusalén al mando de Caifás y la autoridad civil romana a cargo de Pilato). ¿Qué nos dice este hecho sobre la oposición al evangelio? La oposición al evangelio tiende a darse en dos formas distintas: la oposición desde adentro de la iglesia y desde afuera de la iglesia. Jesús fue crucificado cuando los dirigentes de Israel (oposición interna) se combinaron con los poderes externos (Roma). La mayor oposición a menudo proviene de quienes profesan la misma fe, pero que en realidad son lobos con piel de cordero. Se percibe una dinámica similar en la parábola del hijo pródigo (Luc. 15:11-32). El padre finalmente es rechazado por el hijo que se quedó. Aunque aparenta ser leal, en el fondo está motivado por intereses egoístas.