Lección 6 - MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

RESEÑA -

Sería lógico que quienes adoran a un Dios de justicia, rectitud y misericordia practiquen estas virtudes. Pero no siempre es así con el pueblo de Dios. La verdadera adoración no debe ser incompatible con el carácter de quien recibe adoración.
En esta lección, advertimos que cuando el pueblo de Dios se volvió a adorar ídolos, perdió su preocupación por los demás. Se nos alienta a considerar seriamente el hecho de que la adoración a Jehová incluye una relación de pacto en la que él obra a través de sus seguidores para demostrar sus valores, entre los que se encuentran la misericordia y el servicio desinteresado a favor de los oprimidos. Se nos recuerda que las rutinas y los sacrificios religiosos, así como las ofrendas insensibles y carentes de propósito, no son un sustituto de la misericordia y la justicia para con los menos afortunados. Además, al estudiar el mensaje de Isaías 58, aprendemos que Dios define el verdadero ayuno como el servicio desinteresado para “desatar las ligaduras de impiedad”, alimentar a los hambrientos, brindar alojamiento a las personas sin hogar y vestir a los desnudos. Él no oirá oraciones que surjan de una adoración egocéntrica. No aprobará que su pueblo lo adore egocéntricamente en sábado. Al observar su ejemplo, tomamos conciencia de la preocupación fundamental de Jesús de que la adoración de sus seguidores implique pasión por satisfacer las necesidades de los demás.

Objetivo del maestro:
• Explora con tu clase el significado de “adoración integral u holística”, que sugiere que, para ser fieles a Dios, nuestra vida debe concordar con lo que conocemos. Por eso, debemos adorar en espíritu y en verdad.

COMENTARIO
Ilustración

El huracán Irene azotó con furia el Caribe y la costa este de los Estados Unidos a fines de agosto de 2011. Después de que Irene dejó un reguero de destrucción en el Estado de Nueva Jersey, los miembros de una iglesia adventista cercana distribuyeron artículos de socorro durante dos días entre las víctimas de su barrio.
¿Quién necesita tu ayuda en tu vecindario? En la historia del buen samaritano, ¿cómo responde Jesús a la pregunta: “¿Quién es mi prójimo (Luc. 10:25-37)?” Se ha dicho que nuestro prójimo es alguien de nuestro entorno que necesita nuestra ayuda. ¿Qué puede hacer tu iglesia para satisfacer las necesidades de la gente del vecindario? ¿En qué medida el suplir las necesidades de los demás ayuda a profundizar nuestra experiencia de adoración con nuestro Creador? Textos bíblicos: En Pursuing the Passion of Jesus [Tras la pasión de Jesús], Dwight Nelson explica que Isaías 58 tiene dos hitos: el Día de la Expiación (juicio/ purificación del Santuario) al comienzo del capítulo (Isa. 58:1) y el sábado al final del capítulo (vers. 13, 14).1
La Fiesta de las Trompetas marcaba el comienzo de diez días de consagración y arrepentimiento antes del Día de la Expiación. Las trompetas se tocaban el primer día del séptimo mes en preparación para el Día de la Expiación, el décimo día del séptimo mes. (Ver Lev. 23:23-27.)
“Mi pueblo” (el pueblo de Dios), tanto en el Antiguo Testamento como en la actualidad, abarca el juicio y la purificación del Santuario.
El segundo hito, el sábado, es otra creencia que reclama el pueblo de Dios.2 La queja de Dios no tiene que ver con la negligencia de su pueblo de ninguna de estas importantes creencias: el sábado ni el Día de la Expiación. Más bien, se opone vehementemente al descarado incumplimiento de lo que está entre los dos hitos: el verdadero “ayuno” o mostrar misericordia a los pobres y oprimidos. Cuando Isaías presenta las características del verdadero ayuno, hay dos palabras que resumen los temas tratados en Isaías 58: Ortodoxia y Ortopraxia. Estos términos se pueden definir así:
• “Ortodoxia, del griego: orthos- correcta y doxa- opinión; por ende: “pensamiento correcto” o “creencia correcta”.
• “Ortopraxia, del griego: orthos- correcta y praxis– hechos; por ende: “actuar correctamente” o “comportarse correctamente”.3
Otra forma de definir la ortodoxia es conocer la verdad, y la ortopraxia es mostrar (vivir, practicar) la verdad. Analiza esta declaración: “La pasión de la ortodoxia debe estar ligada a la compasión de la ortopraxia”.4 Luego, analiza: ¿Dónde se muestra, o no se muestra, la ortodoxia y la ortopraxia en Isaías 58? Ahora lee la parábola del tiempo del fin en Mateo 25, y luego este comentario sobre la historia:
“Asi´ pinto´ Cristo a sus disci´pulos, en el Monte de los Olivos, la escena del gran di´a de juicio. Explico´ que su decisio´n girara´ alrededor de un punto. Cuando las naciones este´n reunidas delante de e´l, habra´ tan so´lo dos clases; y su destino eterno quedara´ determinado por lo que hayan hecho o dejado de hacer por e´l en la persona de los pobres y sufrientes” (DTG 592; énfasis añadido).
¿Qué relación hay entre creer y practicar las doctrinas correctas y el juicio final en Mateo 25?

Textos bíblicos e ilustración
Lee Juan 2:12 al 16; Mateo 21:12 al 17; e Isaías 56:7. En el tiempo de Jesús, el lugar central de adoración para el pueblo de Dios se había convertido en un lugar de injusticia.
Podemos utilizar las instalaciones de nuestra iglesia y los cultos de adoración del sábado en nuestras iglesias para fomentar un ambiente de esperanza y ayuda para toda la gente.
Analiza con tu clase de qué maneras pueden promover la esperanza y la compasión en el culto de adoración. Durante los últimos quince minutos de la clase, pide a los miembros de la clase que comiencen a planificar un modelo de culto de adoración que fomente la misericordia y la ayuda bíblicas hacia los pobres y oprimidos. A continuación, hay algunas ideas para comenzar:

Para reflexionar Evalúa a tu iglesia. ¿Es un lugar de sanidad u opresión? ¿Por qué? ¿Qué se puede hacer? Ilustración Si tienen el Himnario Adventista a mano, lean o entonen con la clase las palabras de los himnos “¿Qué estás haciendo por Cristo?” o “Ama a tus prójimos” (Himnario adventista, Nº 557 y Nº 558) Analicen si su iglesia local está a la altura del desafío de estos himnos.

APLICACIÓN A LA VIDA

Una iglesia colocó un cartel a la salida de su estacionamiento. A medida que los fieles salen de la iglesia hacia la comunidad que rodea a la iglesia, pueden ver este cartel que dice: “Entrada al servicio”.
Si nuestro “servicio de adoración” del sábado es verdadera adoración “en espíritu y en verdad” (Juan 4:23, 24), saldremos del culto de adoración listos para servir a Dios de la manera que él nos llame en el mundo. La verdadera adoración es “del corazón, y no el culto que consiste esencialmente en formas rituales realizadas en algún lugar particular”.5 “En espíritu y en verdad” significa “con toda sinceridad, con las más excelsas facultades intelectuales y con todo fervor, cuando se aplican al corazón los principios de la verdad”.6 Si realmente adoramos, no solo estaremos más cerca de nuestro Dios, sino también más cerca de los que son objeto de su tierna consideración: los pobres, los necesitados y los que sufren. “Ace´rquense al gran corazo´n de amor compasivo y dejen que la corriente de esa compasio´n divina fluya a su corazo´n, y de ustedes a los corazones ajenos. Sea la ternura y misericordia que Jesu´s revelo´ en su preciosa vida un ejemplo de la manera en que nosotros debemos tratar a nuestros semejantes” (JT 2:255, 256).
Lee Amós 5:21 al 24; y 8:4 al 6; y Jeremías 7:4 al 7. Estos textos muestran que no alcanza con ser miembros de iglesia y asistir a la iglesia.

Para reflexionar
Cada sábado, en general, ¿dónde está tu mente durante y después de la adoración? ¿Dónde está puesta tu atención, tu mente y corazón, durante las horas restantes del sábado? Propongan formas intencionales de transformar la adoración sabática en servicio durante el resto de la semana.


Referencias 1 Dwight K. Nelson, Pursuing the Passion of Jesus (Nampa, Idaho: Pacific Press Publishing Association, 2005), pp. 18, 19. 2 Ibíd. 3 Ibíd., p. 20. 4 Ibíd., p. 29. 5 Francis D. Nichol, ed., Comentario bíblico adventista (Florida, Buenos Aires, Argentina: ACES, 1995), t. 5, p. 918. 6 Ibíd.