Lección 9 MATERIAL AUXILIAR PARA EL MAESTRO
El sábado enseñaré...

RESEÑA

Texto clave: Nehemías 10:29.

Enfoque del estudio: Esdras 2, 8; Nehemías 7, 10, 12.

La Lección 9 analiza varias listas y genealogías que se encuentran en los libros de Esdras y Nehemías. Las listas incluyen: genealogías de aquellos que regresaron a Judá con Zorobabel (Esd. 2), y luego con Esdras (Esd. 8) y Nehemías (Neh. 7), así como la enumeración de los vasos y los artículos que trajo Sesbasar (Zorobabel) para el Templo del Señor (Esd. 1:7-11) después de haber sido llevados a Babilonia por Nabucodonosor. En Nehemías 12 hay una lista de sacerdotes y levitas que se enumeran para que la verdadera adoración a Dios pueda continuar. La atención a todos estos detalles demuestra el cuidado de Dios incluso por las pequeñas cosas de nuestra vida. Además, cada una de las listas nos enseña una lección. La lista de las vasijas del Templo nos retrotrae al banquete de Belsasar, que ofende intencionalmente a Dios al usar estos objetos sagrados para su fiesta (Dan. 5). Por otro lado, Ciro honra a Dios y a su pueblo al enviar los objetos con el pueblo a Jerusalén. Las listas genealógicas le recuerdan al lector que Dios no olvida a su pueblo, que preserva a sus familias y que cada familia tiene un papel en la obra de Dios. Desgraciadamente, la enumeración del pueblo también demuestra que no fueron muchos los israelitas que finalmente regresaron a Israel. La mayoría se sentía cómoda en sus nuevos hogares y cultura, y no quiso volver a la Tierra Prometida. Los que regresaron demostraron coraje y confianza en la conducción de Dios a pesar de las condiciones inciertas de reconstrucción de la nación.

COMENTARIO

Genealogías
Esdras 2 y Nehemías 7 registran el mismo grupo de repatriados. Es una repetición de toda la gente que finalmente regresó a Israel de los tres grupos que fueron con Zorobabel, Esdras y Nehemías. El total de todo el grupo que regresó a Israel es de 42.360 (Esd. 2:64; Neh. 7:66). Sin embargo, esta cifra es confusa porque es considerablemente más alta que la suma de las cifras que figuran en los dos capítulos:
Listas de exiliados
Esdras 2
Nehemías 7
Hombres de Israel 24.144 25.40
Sacerdotes 4.289 4.289
Levitas, cantores, porteros 341 360
Siervos del Templo (descendientes de los siervos de Salomón) 392 392
Hombres de procedencia no comprobad 652 642
Totales 29.81 31.08


Tanto en Esdras 2 como en Nehemías 7, las cifras finales son las mismas (42.360), pero se cuentan de manera un poco diferente. ¿Cómo podemos explicar estas discrepancias? Hay algunas posibilidades. Quizás el número total incluya a sacerdotes de origen desconocido (Esd. 2:61-63) y probablemente también no se mencionen algunos grupos adicionales. Sin embargo, el mensaje general es muy claro: Dios conoce a aquellos que son suyos, y nadie será olvidado (2 Tim. 2:19).

Esdras 2 y Nehemías 7 enumeran varias categorías de personas que regresaron, junto con la identificación de los nombres de las familias, sus jefes y sus representantes. ¿Qué categorías específicas de personas se enumeran? Sacerdotes, levitas, cantores, los nethinim (siervos del Templo), guardianes, hijos de los siervos de Salomón, así como algunos que no pudieron demostrar que eran israelitas pero que fueron aceptados entre el pueblo, solo que no formaban parte del sacerdocio (Esd. 2:59-63). Las diferentes categorías demuestran especialmente los diversos roles que los judíos tenían para trabajar para Dios.

Cada uno recibe diferentes dones y, a veces, asignaciones basadas en las fortalezas, los dones y los talentos que Dios nos ha dado. Él nos ha creado a cada uno de tal forma que juntos formemos un cuerpo completo de creyentes. Los cantores eran tan importantes como los sacerdotes que guiaban al pueblo en la adoración. Los siervos del Templo tenían el importante trabajo de mantener el Templo limpio y organizado. También ayudaban a los levitas con sus deberes.

Lista de animales
Curiosamente, los animales también se cuentan junto a esta lista de personas que regresaron del exilio babilónico, específicamente 736 caballos, 245 mulas, 435 camellos y 6.720 burros (Esd. 2:66, 67). Algunos podrían interpretar esta enumeración como una evidencia poderosa de que Dios también se preocupa por los animales. A lo largo de la Biblia, Dios muestra su preocupación por todo tipo de vida. Dios salvó a los animales en el arca de Noé (Gen. 7:2-3, 8) y se negó a destruir Nínive porque los seres humanos se arrepintieron, y también porque allí vivían muchos animales (ver Jon. 4:11). Además, en la Creación, Dios les dio a los seres humanos una solemne responsabilidad delegada de representarlo y cuidar de su mundo creado (Gén. 1:28). Lo mismo se repitió después del Diluvio, aunque con complicaciones (Gén. 9:2), porque ahora “el miedo de vosotros [los seres humanos]” se instaló en los animales.

Lista de sacerdotes
En Esdras 8, Esdras el escriba registra la genealogía de los que lo acompañaron desde Babilonia. Solo alrededor de cinco a seis mil personas regresaron con Esdras. La principal preocupación de Esdras es por el linaje sacerdotal, dado que él era sacerdote, pero también porque los sacerdotes eran importantes para el correcto funcionamiento de los servicios del Templo. Por lo tanto, comienza el registro al rastrear a los descendientes de Finees (hijo de Eleazar) e Itamar, que venían de Aarón, el sumo sacerdote. Luego, traza la línea política del rey David a través de Hatús, y luego los ciudadanos comunes completan el resto del relato. Se mencionan exactamente doce clanes, que recuerdan al lector las doce tribus de Israel. Aunque las doce tribus no regresaron en su totalidad, el pequeño número de judíos que lo hicieron es tan importante como si las doce tribus todavía estuviesen intactas. Una de las lecciones de esta genealogía es que así como Dios nunca abandonó a las doce tribus de Israel, así también cuidará a los repatriados.

Después de que Esdras reúne al pueblo en el río Ahava para viajar a Jerusalén, se apena porque los levitas no fueron. Los que debían enseñar al pueblo acerca de Dios y tenían el papel más importante de reintegrar al pueblo en su andar con Dios tomaron la decisión de no regresar a la tierra de Israel. Por lo tanto, Esdras actúa. Llama a nueve líderes y a un par de hombres descritos como “hombres con discernimiento” (Esd. 8:16, NTV) y les da la tarea de ir a un hombre llamado “Iddo”, en Casifia, para pedirle que les envíe levitas, así como algunos nethinims.

No se sabe mucho de Iddo ni del lugar de Casifia, excepto que debió de haber sido un sitio densamente poblado por los judíos. Esdras luego elogia a Dios porque Iddo envió a 38 levitas y a 220 nethinims, quienes fueron designados para servir a los levitas y ayudar en el Templo. El grupo sacerdotal respondió a las indicaciones del Espíritu Santo y decidió unirse a la asamblea en el río Ahava.

Nehemías 12 registra los nombres de los sacerdotes y los levitas desde el primer regreso de Babilonia hasta la época de Esdras y Nehemías. Una vez más, la crónica de los nombres demuestra el significado de las familias sacerdotales. El relato de la dedicación del muro de Jerusalén aparece inmediatamente después de la lista de los sacerdotes y los levitas, porque antes de contar la historia debe establecerse que la nación está totalmente equipada con el personal necesario para la dedicación y comprometido con la piedad.

Lista de artículos de oro y plata
Antes de partir hacia Jerusalén, Esdras proclamó ayuno y oración. Como no quería pedir una escolta del rey, se dedicó a orar. Sabía que necesitaban protección para el viaje y que Dios los librara de los saqueadores. Antes de partir hacia Jerusalén, Esdras dividió los artículos y las ofrendas para el Templo entre doce dirigentes sacerdotales. La lista de estos artículos se registra en Esdras 8:24 al 30. Los objetos de plata y de oro eran una ofrenda voluntaria a Dios. A medida que reciben los artículos, Esdras les dice: “Vosotros estáis consagrados a Jehová, y son santos los utensilios” (Esd. 8:28). El concepto de santidad es fundamental en todo el libro de Esdras, ya que los repatriados deben dedicar su vida a Dios y ser sus representantes en la Tierra. Esdras y los líderes querían revertir el error que cometieron sus antepasados. Estaban en una misión para Dios y la llevarían a cabo comprometidos totalmente con él.

Lista de animales para un holocausto
Otra lista aparece al final de este relato cuando los exiliados llegan a Jerusalén.

La lista consiste en animales ofrecidos a Dios como un holocausto después de llegar a su nuevo hogar de manera segura (Esd. 8:35). El pueblo ofrece 12 toros, 96 carneros, 77 corderos y 12 cabras. La increíble cantidad de animales sacrificados como holocausto demuestra el agradecimiento de los repatriados. Estaban agradecidos por la protección de Dios al reconocer que no era una casualidad que llegaran a Jerusalén a salvo. También contemplaban el futuro. Debido a que Dios los cuidó en el viaje allí, él tenía un plan para que Israel prosperara.

APLICACIÓN A LA VIDA