Capítulo 10 - DE LA CONFESIÓN AL CONSUELO

La nota inicial de Daniel 9 difiere de todas las otras introducciones a visiones en Daniel. Las otras fórmulas iniciales contienen solo el nombre del rey y el año de su reinado (Dan. 7:1; 8:1; 10:1). La fórmula introductoria de Daniel 9 viene con la siguiente información: referencia cronológica, "en el primer año"; el nombre del rey, Darío; su padre, "el hijo de Asuero"; su origen étnico, "de la nación de los medos"; su título, "que vino a ser rey"; dominio geográfico de su poder, "sobre el reino de los caldeos"; repetición de la referencia cronológica, "en el primer año" (vers. 1,2).1 Esta detallada fórmula introductoria indica que ha amanecido un nuevo día para el pueblo de Dios porque un nuevo rey ha ascendido al poder. Pero este monarca no pertenece a la dinastía previa de los reyes babilónicos. Él es de origen medo, y gobierna sobre los caldeos, lo que significa que el dominio de Babilonia sobre el pueblo de Dios ha sido quebrado. Para enfatizar que el tiempo del cautiverio ha expirado, la referencia al "primer año" del nuevo rey aparece dos veces. Esta fórmula introductoria detallada establece el escenario para la oración corporativa de confesión de Daniel y de la profecía de las setenta semanas que vino como respuesta.

Otro punto para recordar es que Daniel o está separado por trece años de Daniel 8. Sin embargo los dos capítulos están teológica y literariamente interconectados. Iluminándose mutuamente. La profecía acerca de los setenta años de cautiverio se derrama sobre la profecía de las setenta semanas, que a su vez está vinculada con la profecía de los dos mil trescientos días.

En total, Daniel 9 se divide en dos partes principales: la oración de confesión de Daniel y el mensaje de Gabriel de consuelo acerca del plan de Dios de largo alcance para su pueblo.

La oración de Daniel

E1 libro de Daniel retrata a Daniel como un hombre de oración, cuyas peticiones crean una respuesta divina. Pero se registran solo dos oraciones verbalmente expresadas y, es interesante, ambas involucran el problema de comprender.3 En la primera oración, Daniel alaba a Dios por la comprensión y la interpretación del sueño de Na-bucodonosor (Dan. 2:19-23). La segunda petición es mucho más larga, enmarcada en un lenguaje pactual, y emplea exclusivamente el nombre israelita divino de Yahvé (Señor), que aparece solo aquí en todo el libro de Daniel. Es unaoración larga, que ocupa casi dos tercios del capítulo.

Después de estudiar la profecía de Jeremías, muy probablemente Jeremías 25:11 y 12; y 29:10, Daniel comprendió que los setenta años de cautividad estaban por concluir. Pero él todavía estaba perplejo por su relación con los dos mil trescientas días de la visión previa. Por supuesto, él había aprendido de Jeremías que la duración del exilio se extendería por setenta años, lo que signiñcaba que la cautividad estaba próxima a expirar. Pero, la conexión entre la duración del exilio con los dos mil trescientos dias proféticos seguía siendo elusiva. ¿Significaba que la cautividad se extendería? Así, con el corazón pesado. Daniel uviaaa se exieuuena desarrolla a lo largo de

ofrece una larga oración, que se aesau e

dos temas: confesión (vers. 4-14) Y una apelación por mise

Daniel inicia la oración con una invocación que exaíta la grandeza y la fidelidad de Yahve en armonía con su pacto con aquellos que lo aman (Dan. 9:4). Lsto pro-vee un modelo para las oraciones que ofrecemos hoy. Lilas deben reconocer la grandeza de Dios y ser ofrecidas con plena confianza en su promesa de escucharlas y responderlas adecuadamente. La fidelidad de Dios al Pacto esta en marcado contraste con la infidelidad de los cautivos, que motivó la oración de Daniel. El profeta deja bien en claro que la infidelidad al Pacto de parte de Israel era la única causa del exilio. Pero, esta tampoco es una oración intercesora hecha por un intercesor desconectado ni una oración individual. Más bien, es una confesión corporativa en la que el suplicante se identifica plenamente con aquellos que están equivocados, uniéndose a ellos en la necesidad de misericordia y perdón.

La confesión de Daniel es específica y se desarrolla en dos movimientos, enumerando las causas y los efectos de los pecados del pueblo.3

Causas

A. Lista de pecados (vers. 5)
  B. Fracaso en obedecer (vers. 6)
   C. El carácter de Dios (vers. 7a)
    D. El carácter de Israel (7b)
     E. discurso vocativo "Yahvé&q uot; (vers 8a)
    D. El carácter de Israel (vers. 8b)  
   C'. E1 carácter de Dios (vers. 9)
  B: Fracaso en obedecer (vers. 10)
A'. Lista de pecados (vers. 11a)