2
Daniel

 

“Los padres de Daniel lo habían educado en su infancia en hábitos de estricta temperancia. Le habían enseñado que debía obedecer las leyes de la naturaleza en todos sus hábitos; que sus hábitos de comer y beber ejercían una influencia directa sobre su naturaleza física, mental y moral…

Durante los primeros años de su cautiverio, Daniel pasó por una prueba que debía familiarizarlo con la grandeza de la corte, con la hipocresía y el paganismo. ¡En verdad era una extraña escuela para capacitarlo para la vida de sobriedad, trabajo y fidelidad! Y, sin embargo, vivió sin corromperse por la atmósfera de mal con la cual estaba rodeado”. (EGW. Conducción del Niño, p. 152)

Estamos acostumbrados a ver que el más fuerte vence siempre al más débil, sea en una pelea en la escuela, en un partido de fútbol, o en la corrida del predador en búsqueda de su alimento. El más fuerte siempre vence, aunque el más fuerte no sea siempre el mejor. Parece ser una ley de la vida, pero en algunos momentos, esta ley es quebrantada: el débil vence al fuerte. La debilidad supera la fuerza, el menor suplanta al mayor.

Usted podría preguntar, ¿cómo es posible? No podemos dar una respuesta exacta del por qué esto acontece, pero al estudiar el libro de Daniel, queda muy claro que aquellos que confían en Dios, aunque sean un número menor y aparentemente estén en desventajas, al final siempre vencen.

Aprendiendo juntos

1. El libro de Daniel presenta, en su introducción, dos ciudades en conflicto, Babilonia y Jerusalen Desde el inicio del libro vemos en marcha el gran conflicto entre el bien y el mal, entre el culto pagano y la adoración al verdadero Dios. Desde el primer versículo, se destacan dos ciudades. Jerusalén: capital del pueblo de Dios, y Babilonia: capital de la idolatría, quien representa la sede del poder que se opone al pueblo de Dios. De hecho estas dos ciudades recorren toda la Biblia, desde el Génesis (4: 18; 10:10) al Apocalipsis (14 y 18; 21: 2, 3), en donde podemos ver la intensa lucha entre la luz y las tinieblas, la verdad y el error en cada momento de la historia.

2. ¿Qué fue lo que Dios permitió que Nabucodonosor hiciese a su pueblo? Daniel 1: 1, 2 El cautiverio babilónico es una prueba de que el Señor controla los acontecimientos en la historia y dirige a su pueblo. Era su intención que los judíos fuesen esclavizados por los babilonios, para que abrieran los ojos al ver las consecuencias de su rebelión, y de este modo, poder futuramente conducirlos a un estilo de vida mejor. Varias advertencias fueron dadas denunciando los pecados cometidos, pero no se manifestó ninguna reforma por parte del pueblo. (Isaías 39: 6, 7; Jeremías 25: 11). Dios entonces, para cumplir sus propósitos y salvar a su pueblo, permitió el cautiverio, entregándolos a Nabucodonosor. Tres desafíos para los jóvenes hebreos

3. ¿Cuál fue el primer desafío impuesto a los jóvenes cautivos en Babilonia? Daniel 1: 3, 4. Siguiendo la costumbre de la época, Nabucodonosor ordenó que los jóvenes cautivos fuesen preparados para servir en el palacio del rey. Para esto debían aprender las ciencias de los caldeos y así adoptar los elementos paganos mezclados con esta nueva cultura. Este período preparatorio duraba tres años (Daniel 1: 3- 5). Al final eran evaluados para saber quiénes estaban aptos para servir en el palacio real. Este fue un desafío cultural, pues los jóvenes fueron impulsados a adoptar elementos de la cultura babilónica que ciertamente contrariaban los principios de la religión hebrea, la cual ellos practicaban.

4. ¿Cuál fue el segundo desafío al cual Daniel y sus amigos, fueron sometidos durante tres años? Daniel 1: 5, 6. Nabucodonosor ordenó que todos los jóvenes debían participar de los manjares ofrecidos en la mesa real. Probablemente, alimentos inconvenientes y bebidas alcohólicas eran parte del menú, elementos que eran inaceptables para un hebreo (Levítico 11; Proverbios 20: 1). Además de esto, las carnes que allí se ofrecían eran, primeramente sacrificadas a los ídolos paganos, costumbre también condenada en el Nuevo Testamento (Hechos 15: 29). Esta fue la segunda prueba, el desafío de mantener un régimen alimenticio saludable. Fueron tentados a comer cosas que Dios no aprueba, porque estos alimentos y bebidas son perjudiciales para la salud y destruyen nuestro cuerpo, que es templo del Espíritu Santo (1 Corintios 3: 16, 17; 6: 19, 20; 10: 31).

5. ¿Cuál fue la actitud de Daniel frente a la dieta determinada por el rey? Daniel 1: 8 En el momento de la prueba, Daniel se mantuvo fiel a Dios y decidió seguir los principios de temperancia, aunque esta decisión estaba en contra de la orden del rey, poniendo así en riesgo su propia vida. Estos jóvenes habían aprendido hábitos correctos que promovían la salud en todo sentido. Capacidad intelectual, fuerza física y longevidad dependen de leyes inmutables creadas por Dios. En este sentido la casualidad no existe. Es una ley del cielo: “Todo lo que el hombre siembre, eso mismo cosechará”. Gálatas 6: 7.

6. ¿Qué experimento propuso Daniel al mayordomo y cuál fue el resultado? Daniel 1: 11- 16. Daniel pidió para tener una alimentación saludable alternativa durante 10 días. Al final de este período, los resultados probaron exactamente lo contrario de lo que el mayordomo esperaba. Los que habían sido temperantes se veían más saludables, más fuertes y poseían una mayor capacidad mental que aquellos que condescendieron con el apetito. Es impresionante notar que al término de los tres años de estudio, Daniel y sus amigos fueron considerados “diez veces mejores que todos los magos y encantadores que había en todo su reino”. (Daniel 1: 20).

7. El tercer desafío se refiere al cambio de nombres. ¿Cuáles fueron los nuevos nombres que recibieron Daniel y sus amigos?

El cambio de nombres significaba que estos jóvenes hebreos estaban siendo adoptados en la corte babilónica con la intención de que abandonasen su religión hebrea y aceptasen el politeísmo babilónico. Sus nuevos nombres representaban divinidades caldeas. Esta es la tercera prueba: el desafío religioso. Veamos las diferencias entre los nombres: Nombre hebreo Significado Nombre babilónico Significado Daniel “Dios es mi juez” Beltsasar “Bel, protege al rey” Ananías “El Señor es bondadoso conmigo Sadrac “Inspiración al dios sol” Misael “Semejante a Dios” Mesac “Siervo de la diosa Sheba” Azarías “El Señor es mi ayudador” Abed-nego “Siervo de Nebo”

8. ¿Cuál fue el don otorgado por Dios a los jóvenes hebreos como representación de la victoria en el conflicto entre el bien y el mal? Daniel 1: 17, 19, 20. Dios concedió a Daniel y sus amigos conocimiento y sabiduría por encima de todos los otros, permitiéndoles así servir directamente delante del rey. El texto Bíblico nos dice que a Daniel le fue dado “entendimiento en toda clase de visiones y sueños” (Daniel 1: 17). A través de este hecho podemos ver que Daniel ya estaba siendo preparado para ejercer un ministerio profético, para ser el vehículo de las sorprendentes y posteriores revelaciones divinas. En el primer capítulo de Daniel vemos que Dios nunca desampara a su pueblo, más bien le concede sabiduría, valor y liberación delante de las circunstancias adversas. En el conflicto entre el bien y el mal Dios y su pueblo, siempre obtienen la victoria final.

Mi decisión:

Después de conocer mejor la historia de Daniel y sus amigos, deseo cultivar en mi vida la misma firmeza de carácter que ellos demostraron, tomando las siguientes decisiones:

( ) No permitiré que elementos de mi cultura, contrarios a las enseñanzas de la Palabra de Dios, sean asimilados en mi vida.

( ) No haré uso de alimentos condenados por la Biblia (Levíticos 11) ni de cualquier tipo de bebida alcohólica (Proverbios 20: 1; 23: 31-35), ni de cualquier sustancia que me prive de utilizar mi razonamiento.

( ) No adoraré a los ídolos modernos, adoraré solamente al Dios verdadero. ¡Recuerde! Ahora es el momento de responder las preguntas de esta lección.

 


DANIEL 01

CONTENIDO

Introducción