Lección 2: Para el 8 de octubre de 2022
MUERTE EN UN MUNDO PECAMINOSO

Viernes 7 de octubre

 

Audio Comentario EGW Diálogo Bíblico Mat. Damas Mat. Adultos Audio Pr. Bullón
Lee para el estudio de esta semana: Génesis 2:16, 17; 3:1-7; Salmo 115:17; Juan 5:28, 29; Romanos 5:12; 2 Corintios 5:21 .

Para memorizar "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" ( Rom. 5:12 ).

Cuando Dios el Padre le confirió un honor especial a Cristo y anunció que juntos crearían este mundo, "Lucifer estaba envidioso y tenía celos de Jesucristo" (HR 16), y conspiró contra él.
Como fue expulsado del cielo, Satanás estuvo "destruir la felicidad de Adán y de Eva" en la Tierra, y así "causar tristeza en el cielo". Imaginó que "si de alguna manera podría inducirlos [a Adán y a Eva] a desobedecer, Dios haría algo para perdonarlos; entonces él y todos los ángeles caídos dispondrían de una buena oportunidad para compartir con ellos la misericordia de Dios" (HR 29, 30 ). Plenamente consciente de la estrategia de Satanás, Dios descubrió a Adán ya Eva que no se expusieran a la tentación ( Gén. 2:16, 17 ). Esto significa que, aun cuando el mundo todavía era perfecto e inocente, ya había claras restricciones para que los seres humanos las obedecieran.
Esta semana reflexionaremos sobre la caída de Adán y de Eva, sobre cómo el pecado y la muerte se apoderaron de este mundo y cómo Dios plantó una semilla de esperanza para la humanidad ya desde el Edén.



Comentarios Elena G.W
Cuando todos los ángeles se inclinaron ante Jesús para reconocer su supremacía, alta autoridad y gobierno legítimo, [Lucifer] se inclinó con ellos; pero su corazón estaba lleno de envidia y odio. Cristo había sido incluido en el consejo especial de Dios con respecto a sus planes, mientras que Lucifer no los conocía. No entendió, ni se le permitió saber, los propósitos de Dios. Pero Cristo fue reconocido soberano del cielo, Su poder y autoridad para ser el mismo que el de Dios mismo. Lucifer pensó que él mismo era un favorito en el cielo entre los ángeles. Había sido muy exaltado, pero esto no provocó en él gratitud ni alabanza a su Creador. Aspiraba a la altura de Dios mismo. Se gloriaba en su altivez. . . . Había estado cerca del gran Creador, y los incesantes rayos de luz gloriosa que envolvían al Dios eterno habían brillado especialmente sobre él. Pensó en cómo los ángeles habían obedecido su mandato con placentera prontitud. ¿No eran sus vestidos ligeros y hermosos? ¿Por qué Cristo debe ser así honrado delante de sí mismo?—La historia de la redención , pág. 14
En medio del jardín, cerca del árbol de la vida, estaba el árbol del conocimiento del bien y del mal. Este árbol fue especialmente diseñado por Dios para ser la prenda de su obediencia, fe y amor a Él. De este árbol mandó el Señor a nuestros primeros padres que no comieran, ni lo tocaran, para que no murieran. Les dijo que podían comer libremente de todos los árboles del jardín excepto uno, pero que si comían de ese árbol, seguramente morirían. Cuando Adán y Eva fueron colocados en el hermoso jardín, tenían todo lo que podían desear para su felicidad. Pero Dios escogió, en Sus sabios arreglos, probar su lealtad antes de que pudieran estar eternamente seguros. Debían tener Su favor, y Él debía conversar con ellos y ellos con Él. Sin embargo, no puso el mal fuera de su alcance. A Satanás se le permitió tentarlos. Si soportaban la prueba, gozarían del favor perpetuo de Dios y de los ángeles celestiales.— Historia de la redención , pág. 24
  Reavivados por su Palabra: Hoy, 1 Samuel 25